Varias razones para esperar que 2020 siga siendo un buen año

Un famoso adagio en Wall Street (el autor es Gary Shilling) dice que el mercado puede seguir siendo irracional por más tiempo de lo que usted puede ser solvente. Algo que tarde o temprano todos los inversores han experimentado cuando estaban plenamente convencidos de que una operación realizada es la correcta y pese a todo el mercado sigue yendo en contra. Cuánto tiempo llevamos escuchando a grandes inversores institucionales y gurús de Wall Street advertir de que hemos tocado techo y se avecina una caída importante. Es algo que llevamos leyendo desde hace tres años. Y es que empecinarse en llevar la contraria a los mercados no suele ser una buena idea.

¿Por qué se puede ser optimista con la renta variable norteamericana en los próximos meses?

  • La economía de los Estados Unidos se mantiene fuerte. El ritmo de la expansión económica puede haberse desacelerado en los últimos trimestres, pero el crecimiento del PIB sigue siendo positivo. Los temores de recesión han disminuido en gran medida mientras la Fed recortó las tasas de interés y la curva de rendimiento volvió a una pendiente positiva.
  • La fortaleza del dólar estadounidense ha ayudado a impulsar la demanda de los mercados extranjeros y ha hecho que las empresas internacionales sean más competitivas.
  • De una forma u otra, se espera que Trump y China no lleguen a más y se pueda alcanzar un acuerdo comercial.

Aprovechando la fecha en la que nos encontramos, les voy a recordar una serie de pautas estacionales interesantes:

  1. Final de año: desde el 25 de diciembre hasta los dos primeros días de bolsa de enero, la bolsa norteamericana tiene un impulso al alza (lo que implica que generalmente arrastra a Europa también al alza). La subida media en Estados Unidos es de un 1,70 %. Incluso se considera que si un año no se cumple esta pauta significa que el año que comienza será un año bajista. En 2018, el mercado se recuperó después de su caída del 24 de diciembre, lo que resultó en una ganancia general del 1.3% para esas siete sesiones de negociación, justo en línea con el promedio histórico (datos desde 1950). La razón por la que se produce esta pauta es que muchas personas realizan aportaciones extras a sus planes de pensiones (ya que si las hacen antes del 31 de diciembre les sirve fiscalmente para el año terminado) y los gestores de fondos de inversión y de fondos de pensiones ven cómo se incrementan sus niveles de liquidez, destinando una gran parte de esta liquidez a la compra de acciones. Por tanto, la pauta se basa en que en esos días se concentra un elevado número de compras de participantes de fondos de inversión y de pensiones. Una vez finalizada la primera semana de enero, cuando los gestores han hecho ya sus compras, el nivel de liquidez se reduce y se da por finalizada la pauta estacional.
  2. El efecto enero: se basa en que en el mes de enero de cada año es cuando se produce una buena parte de la rentabilidad que en todo el año va a tener la Bolsa. Se basa en que el inversor particular acaba de cobrar y decide destinar una parte de sus ingresos a la Bolsa mediante acciones, fondos de inversión, planes de pensiones de renta variable, etc y las gestoras han de meter el dinero inmediatamente para no quedarse excedidos de liquidez. Además, las gestoras a primero de mes revisan su estrategia y realizan los cambios necesarios en sus carteras, moviendo el mercado más que a final de mes. Como ejemplo, tenemos que en el Índice General de la Bolsa de Madrid, entre los años 1941 y 2005, los rendimientos medios de los meses de enero fueron superiores al del resto de meses del año. Incluso a partir de los 80 y los 90 el efecto es aún más intenso, sobre todo porque no fue hasta finales de los años 70 cuando las ganancias y pérdidas patrimoniales empezaron a tener transcendencia impositiva.
  3. El ciclo presidencial: el tercer año de un período presidencial en USA históricamente es el más fuerte del ciclo presidencial de cuatro años. Desde la Segunda Guerra Mundial, las acciones han subido un 16%. En cuanto al cuarto año, la ganancia promedio ha sido del 6,3%.
  4. Los datos muestran que de noviembre a enero es el período de tres meses más fuerte del año, con ganancias promedio en noviembre de 5,94% y en diciembre de 5,1%.

Mercados

Un apunte más a modo de curiosidad: en Estados Unidos, el rendimiento de la Bolsa durante los períodos con un Gobierno federal dividido ha sido superior al rendimiento logrado cuando un sólo partido político controla la Casa Blanca, el Senado y la Cámara de Representantes. Desde 1928, excluyendo las recesiones, cuando el Gobierno federal estaba controlado por un partido, el rendimiento del S&P500 a 12 meses fue del 9%. Sin embargo, el rendimiento con un Gobierno dividido fue del 12%.

¿Qué le ofrecemos? Libros, vídeos formativos, estrategias operativas, carteras de inversión, análisis de mercados. Pinche aquí para ver todo

¿Le gusta el blog? Pues suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse
 

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.

No hay comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: