El S&P 500 está a menos de un 1% de establecer una de las recuperaciones más rápidas de un mercado bajista que se haya visto nunca. Veamos en el S&P500 el tiempo de recuperación viniendo de un mercado bajista:

  • Agosto 56-octubre 57 (-22%): cayó 14 meses, tardó en recuperarse 11 meses.
  • Diciembre 61-junio 62 (-28%): cayó 6 meses, tardó en recuperarse 14 meses.
  • Febrero 66-octubre 66 (-22%): cayó 8 meses, tardó en recuperarse 7 meses.
  • Diciembre 68-mayo 70 (-36%): cayó 17 meses, tardó en recuperarse 21 meses.
  • Enero 73-octubre 74 (-48%) cayó 21 meses, tardó en recuperarse 69 meses.
  • Septiembre 76-marzo 78 (-19%): cayó 18 meses, tardó en recuperarse 17 meses.
  • Noviembre 80-agosto 82 (-27%): cayó 21 meses, tardó en recuperarse 3 meses.
  • Agosto 87-diciembre 87 (-34%): cayó 4 meses, tardó en recuperarse 20 meses.
  • Julio 90-octubre 90 (-20%): cayó 3 meses, tardó en recuperarse 4 meses.
  • Julio 98-agosto 98 (-19%): cayó 1 mes, tardó en recuperarse 3 meses.
  • Marzo 00-octubre 02 (-49%): cayó 31 meses, tardó en recuperarse 56 meses.
  • Octubre 07-marzo 09 (-56%): cayó 17 meses, tardó en recuperarse 49 meses.
  • Abril 11-octubre 11 (-19%): cayó 6 meses, tardó en recuperarse 4 meses.
  • Septiembre 18-diciembre 18 (-20%): cayó 3 meses, tardó en recuperarse 4 meses.
  • Febrero 20-marzo 20 (-34%): cayó 1 meses y de momento tarda en recuperarse 5 meses.

La media de la duración de las caídas son 12 meses con un recorte medio de -30% y la media de recuperación son 20 meses.

Mientras, el índice de optimismo de las pequeñas empresas norteamericanas cayó el mes pasado de 100,6 a 98,8 y es que la incertidumbre se incrementó mientras que las expectativas de ventas y las condiciones comerciales disminuyeron.

Imagen

Pero el ratio put/call sigue por debajo de 1 lo que implica optimismo entre los inversores. En los últimos 15 años sólo fue tan bajo en diciembre de 2010 y en enero de 2006.

Imagen

Comenté en Investing.com que el Nasdaq subía tanto éste año (+25%) en relación al S&P500 (+3%) y al Dow Jones (-35) por el tema de la capitalización bursátil. Y es que hay sectores que todos conocen pero cuya ponderación es muy baja o simbólica (grandes almacenes, las aerolíneas, sector viajes, sector petróleo y gas, los complejos turísticos y casinos), en cambio, las grandes compañías que están volando este año tienen mucho peso en el índice, son los sectores de Internet, software y electrónica de consumo que representan más de 8 billones de dólares en valor de mercado, una cuarta parte del valor total del mercado de valores de Estados Unidos (que es de 35 billones de dólares). Es decir, únicamente 5 compañías (Apple, Microsoft, amazon, Facebook y Google) representan el 23% de la capitalización total del S&P 500. Eso es un aumento de alrededor del 16% a principios de año, superando incluso la ponderación de 1.999-2.000.

Las cinco compañías suponen el  22% del S&P500 y apenas un 35% de las acciones del índice la superan éste año en rentabilidad. Estos números contrastan con los vistos en Europa, donde el 53% de las acciones del Stoxx 600 logran superar al índice. Éstas cinco empresas cotizan con una prima del 70% frente al resto del índice, la más alta en 20 años aunque lejos del 150% que se llegó a abonar. Por su parte, la bolsa europea cotiza con un descuento del 35% frente a la norteamericana, lo que supone la mayor rebaja desde el año 2014.

Y es que además el S&P 500 ha subido en 7 de las últimas 12 recesiones (la duración media de las recesiones fue de 11 meses y la rentabilidad del S&P 500 fue +1,3%). Así pues, entre la ponderación fuerte de las compañías tecnológicas que son las que más suben en el año (al aumentar fuertemente la demanda de sus productos y servicios durante la pandemia), los estímulos de la Reserva Federal de Estados Unidos y que Wall Street tiende a subir en la mayoría de las recesiones, tenemos las razones de por qué la renta variable aguanta el chaparrón.

¿Qué pasó cuando el S&P 500 subió en abril, mayo, junio y julio (como ha sucedido éste año?  Pues que los últimos 5 meses terminó más arriba y ésto pasó 10 de 11 veces, siendo el año 2018 el único que no funcionó.

Las mejores acciones en el S&P 500 este año:
1) Operador global: + 142%
2) DexCom: + 102%
3) NVIDIA: + 91%
4) Microdispositivos avanzados: + 85%
5) PayPal: + 84%
6) West Pharmaceutical: + 82%
7) Abiomed: + 82%
8) Amazonas: + 71%

Las peores acciones en el S&P 500 este año:
1) Norwegian Cruise Line: -76%
2) Carnaval: -72%
3) Coty: -64%
4) United Airlines: -61%
5) Royal Caribbean: -60%
6) TechnipFMC: -60%
7) Occidental Petroleum: -60%
8) Energía noble: -58%

Fíjense en el siguiente gráfico de Bank of America que muestra cuántos trimestres de crecimiento del PIB se han perdido debido a la recesión por el Covid 19…

Les cuento una curiosidad: hace algunos años Research Affiliates y Towers Watson hicieron un «experimento» probándolo con datos desde 1964 hasta 2012. Querían saber qué habría pasado si un inversor hubiese elegido 30 acciones al azar cada año y hubiera invertido su dinero por igual en las 30, cobrarlo al final del año y volverlo a invertir haciendo lo mismo al año siguiente. Cogieron al azar 30 compañías de una lista de 1.000 empresas y comprobaron qué habría pasado. En total, hicieron el experimento 100 veces. ¿Qué pasó? Las carteras aleatorias arrasaron y 96 de 100 veces batieron al S&P500. De media superaron al índice en 1,6 puntos porcentuales al año, 11,26% frente a 9,66%. Es decir, si usted hubiera invertido 1,000 dólares en 1964 en un fondo del S&P500, en el 2012 tendría 83.600.dólares. Si hubiera seguido la estrategia de 30 acciones al azar tendrías el doble, 167.600 dólares.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.