Ismael De La Cruz

Todo sobre la reunificación de deudas

La reunificación de deudas consiste en agrupar todos los préstamos e hipotecas que tengamos en un solo préstamo. Así, únicamente tendremos que hacer frente al pago de una única cuota mensual cuya cuantía será menor que la suma de las diferentes cuotas que anteriormente teníamos.

La idea es la siguiente: se unen deudas para reducir de manera sustancial lo que pagamos cada mes, a cambio se incrementa el plazo de amortización y como es lógico el coste total de la operación, más que nada por los intereses. Por tanto, pagamos menos dinero cada mes a cambio de que tardemos más tiempo en quitarnos la deuda, cuyo montante final será mayor.

Hay que tener en cuenta una serie de cuestiones:

  1. No podemos elegir qué deudas unificamos y cuáles no, ya que hay que unificar todas las deudas bajo una misma hipoteca.
  2. La cuantía de la nueva hipoteca no puede superar el 80 % del valor del bien hipotecado.
  3. Se ha de demostrar que se tiene capacidad de pago suficiente para poder abonar las cuotas mensuales del nuevo préstamo.
  4. Las entidades estudiarán nuestro historial crediticio para comprobar que no estamos en los listados de morosidad.
  5. En algunos habrá que aportar garantías reales (hipotecarias) o avalistas.+
  6. Se suele obtener un interés menor si se aporta garantía hipotecaria (los tipos de las hipotecas son menores que lo de los préstamos personales).
  7. Se puede elegir el plazo de amortización.
  8. En el caso de ampliar una hipoteca existente, el banco modificará al alza el tipo de interés, de manera que aunque se reduzca el tipo que se paga de otras deudas, perjudica la deuda pendiente de la hipoteca.

Generalmente, todo este tema lo llevan a cabo empresas especializadas:

– Mediadoras: unifican préstamos e hipotecas que tengamos con diferentes entidades bancarias.

– Entidad bancaria: se pueden unificar las deudas a través de la entidad en la que tengamos la mayoría de préstamos o hipotecas.

Todo ello resulta en que se cancelan todos nuestros préstamos e hipotecas y se unifican en una sola hipoteca con las nuevas condiciones previamente negociadas, la cual sumará el total de nuestras deudas pendientes y tendrá un nuevo tipo de interés y un nuevo plazo de amortización.

Claro, todo esto no se hace gratis, tiene una serie de gastos:

  • Los nuevos intereses.
  • Las comisiones por cancelación o amortización anticipada.
  • Los gastos de apertura de una nueva hipoteca, costes de tasación de la vivienda, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, gastos de la notaría.
  • Si se decide gestionar la reunificación a través de una compañía mediadora, esta cobrará sus propias tarifas. Si es nuestro propio banco, no suele tener tarifas.
No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea