La realidad de la prisma de riesgo

La realidad de la prisma de riesgo

 

En este artículo les explico todo lo que deben de saber sobre la prima de riesgo, qué es, su formación y funcionamiento, y sobre todo si sus efectos positivos y negativos son reales o ficticios.

La prima de riesgo es el diferencial entre los bonos alemanes y los bonos de un país, dicho de otra manera, es el sobreprecio que exigen los inversores por comprar la deuda de un país frente a la deuda alemana, cuyo precio es el que se utiliza principalmente como referencia al ser considerada como la más segura y menos proclive a experimentar demasiada volatilidad.

La cuestión es que a menor riesgo, menor rentabilidad, por lo que los inversores aceptan obtener menos intereses (y por tanto menor rentabilidad) cuando adquieren bonos alemanes en el mercado secundario.

El proceso comienza con el Estado realizando emisiones mediante subastas en el mercado primario de deuda soberana a un precio o interés que dependerá en buena medida de la demanda y del plazo temporal de vencimiento. De esta manera, los títulos se podrían clasificar entre los de corto plazo que van desde los 3 y 6 meses pasando por los 12 y 18 meses, y los de largo plazo que serían de 3 años en adelante, pasando por 5, 10, 15 y 30 años. Aquí hay que tener en cuenta que cuanto mayor es el plazo temporal, mayor es la rentabilidad que los inversores exigirán por adquirirlos, entre otras cosas porque en un largo periodo de tiempo o años pueden suceder muchos acontecimientos imprevisibles y los inversores no están dejando de jugarse su capital, puesto que hasta transcurrido el tiempo no podrán acceder a su dinero.

¿Y quiénes son los grandes compradores de estos títulos? Pues los inversores institucionales, como pueden ser las entidades bancarias y los fondos de inversión.

¿Qué repercusiones tiene la prima de riesgo? En primer lugar habría que incidir en las consecuencias para el sector bancario, ya que de ahí surgirán posteriormente las incidencias sobre un país, las empresas y los ciudadanos. Los bancos acuden al mercado interbancario para poder financiarse, es el lugar donde las entidades financieras se prestan dinero entre sí, y claro, dependiendo de si la prima de riesgo está elevada o no, terminarán pagando más o menos dinero por financiarse.

La cuestión es que si la prima de riesgo está elevada y por tanto a los bancos les resulta más caro financiarse, incrementarán los intereses que cobran a los clientes por conceder créditos. Y es aquí donde viene toda la vorágine con sus consecuencias: al ser los préstamos bancarios más caros, llega menos dinero a las pymes (pequeñas y medianas empresas) y a las familias, con lo que gastan menos dinero, de manera que el consumo cae con fuerza y la economía se resiente enormemente. Pero aquí no acaba todo, cuando piensen que es imposible que la cosa vaya a peor, sean cautelosos. Pues bien, la sinergia entre que la economía de desploma y que llega menos dinero de los bancos a las empresas, provoca que se incremente el desempleo por verse abocadas muchas pymes a echar el cierre. Y este incremento del desempleo hace que la morosidad bancaria suba por las nubes (por lo que los bancos cierran más aún el grifo de la liquidez), que se produzcan desahucios y un malestar social comprensible.

Bien, hasta aquí hemos visto los efectos y repercusiones que produce una prima de riesgo elevada, que por cierto, les tiene que resultar todo muy familiar , entre otras razones porque el 24 de julio del 2012 tuvimos un pico o techo en los 638 puntos, algo del todo imposible de aguantar para ningún país por mucho tiempo sin ser rescatado internacionalmente.

¿Entonces todo esto significa que una prima de riesgo baja es positiva para los ciudadanos y las familias? Sí, al menos en la teoría, porque el efecto sea el contrario al comentado, los bancos se financian muy barato y pueden permitirse el lujo de abrir ampliamente el grifo del crédito, de manera que las empresas reciben préstamos y pueden contratar a más trabajadores (con lo que el paro se reduce) y las familias al recibir también más préstamos pues consumen más, con lo que la economía del país se acelera. Además, hay un estudio que dictamina que un país con una prima de riesgo de 400 puntos tendría que soportar un sobrecoste tremendo para poder financiarse, a la vez que sufrir el impacto negativo de un 0,8% anual en el PIB.

Pero ojo, esta es la teoría, y es aquí donde viene la mala noticia, no todo el monte es orégano, y este especialmente menos aún si cabe. ¿Y por qué digo esto? Pues porque los bancos por poder financiarse más barato no van a abrir el grifo del crédito así como así. Y para muestra un botón: ¿Cuántos años lleva el Banco Central Europeo favoreciendo el crédito barato a las entidades bancarias europeas? Bastantes, ¿no? ¿Y han visto ustedes abierto el manido grifo? Pues eso, no hay más preguntas, señoría.

Como apunte anecdótico, les diré que hubo una época en que los inversores exigían a los bonos españoles y a los bonos alemanes casi el mismo interés. Es más, incluso llegamos a tener una prima de riesgo negativa (el 25 de noviembre del 2004 era -5,9 puntos). Claro, eran otros tiempos, a raíz de la crisis económica que comenzó en el 2008 la cosa cambió radicalmente, culminando, como les indiqué anteriormente, en un techo de 638 puntos el 24 de julio del 2012.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.