Vamos a ver todo lo que hay que saber de la relación de los mercados con las elecciones presidenciales de Estados Unidos y con la victoria de demócratas o republicanos. Un compendio muy completo que todo inversor serio debería conocer.

La llegada de Trump a la Casa Blanca supuso un buen impulso al alza para la Bolsa norteamericana, algo que no se veía desde hacía dos décadas. Se puede afirmar que ha sido una etapa muy favorable en ese sentido, la mejor desde Bill Clinton y es que el S&P500, desde el 8 de noviembre de 2016, ha subido más de un 65% y el Nasdaq100 más de un 140%, sin olvidar al índice Russell2000 que aglutina a las pequeñas y medianas empresas que ha subido un 26%. Por su parte, el índice dólar cae un -5%, hecho que favorece  las exportaciones de las compañías estadounidenses (incluso llegó a ir cayendo casi un -9%). Por cierto, tanto el S&P 500 como el Nasdaq 100 los meses que más han subido de media han sido en septiembre y en octubre, exactamente ha sucedido en 9 de los 15 últimos ejercicios.

Generalmente, viendo lo que hace el índice S&P500 3 meses antes de las elecciones se puede saber quién ganará. Si sube tiende a ganar el presidente que se presenta a la reelección (en éste caso Donald Trump). Si cae pues gana el aspirante (en éste caso Biden). Desde el año 1920 ésto ha sido así el 87% de las ocasiones, exactamente 20 de las 23 veces.

Gráfico: LPL Research

El dólar también suele dar pistas certeras de quién gana las elecciones. Si el billete verde está débil tres meses antes de las elecciones favorece al partido que está en el poder, en cambio si está débil favorece a la oposición. Ésto ha sucedido en 7 de las últimas 8 elecciones.

Gráfico: LPL Research

También añadir que si el ingreso real per cápita disponible es mayor, el presidente en funciones suele ganar. Por el contrario, si los salarios son débiles, es favorable para el aspirante.

Éstas elecciones son especiales por todo el tema de la pandemia del coronavirus, pero también hay otro elemento que la diferencia de las anteriores, y es que desde la Segunda Guerra Mundial, ningún presidente ha ido a elecciones con una tasa de desempleo más elevada que Trump. Por ejemplo podemos recordar algunos casos tales como Ford (7,6 %), Carter (7.5 %) y Obama (7.8 %).

Imagen

Gráfico: Deutsche Bank

No hace falta decirlo, pero los mercados no son una ciencia exacta, basta mencionar a modo de ejemplo que después de ser asesinado Kennedy en noviembre de 1963, el S&P500 subió durante ocho meses seguidos en lo que ha sido uno de sus rallys más largos de su historia.

Veamos qué ha hecho el Dow Jones con cada presidente

Imagen

Se aprecia que el mejor comportamiento fue con los presidentes McKinley, Roosevelt, Harding, Coolidge, Truman, Eisenhower, Kennedy, Johnson, Ford, Reagan, George H.W. Bush, Clinton, Obama y Trump. En cambio el peor comportamiento del Dow Jones fue con Talf, Wilson, Hoover, Nixon, Carter y George W. Bush.

Si un inversor hubiera invertido 10.000 dólares desde el año 1.900 en el Dow Jones cuando los republicanos estaban en el poder ahora se habrían convertido en 99.000 dólares. Esos mismos 10.000 dólares habrían crecido hasta 430.000 dólares si se hubieran invertido sólo cuando los demócratas eran presidente. Es más, esos 10.000 dólares desde el año 1.900 habrían crecido a 4,2 millones de dólares si el inversor hubiera permanecido en el mercado todo el tiempo, independientemente del partido que gobernase.

100520_DJIA Invested Since 1900

Gráfico: Charles Schwab

Aquí pueden ver todos los presidentes de Estados Unidos desde el año 1.900 y el rendimiento del Dow Jones durante los cuatro años de cada ciclo electoral. la conclusión es que el Dow Jones ha funcionado mejor cuando los demócratas están en la Casa Blanca en detrimento de los republicanos.

100520_DJIA Election Year Performance

Gráfico: Charles Schwab

Viendo todos los años de elecciones desde 1900, decir que hubo 14 años de elecciones durante los cuales hubo un mercado bajista y/o una recesión. En nueve de esos casos, el presidente en ejercicio perdió, mientras que en otros cinco ganó. Los seis años de elecciones desde 1952 que estuvieron acompañados de un mercado bajista y/o una recesión vieron al presidente titular perder. De los 16 años de elecciones en los que no hubo ni mercado bajista ni recesión, el titular ganó 13 veces, mientras que sólo perdió tres veces.

¿Y el dólar? Pues aquí tenemos al billete verde con los presidentes anteriores.

Imagen

Gráfico: Bloomberg

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.