Todo gratis, todo a cero euros

Todo gratis

Todo gratis

 

La mentalidad que impregna a la sociedad está abocada a llevarse por delante la mayoría de las iniciativas y proyectos tecnológicos y de autor. Sinceramente me parece un paso atrás en el avance y en el progreso, pero tenemos lo que nos merecemos.

Detrás cada proyecto, de cada iniciativa emprendedora, de cada trabajo de autor, hay muchísimo tiempo invertido de duro trabajo, de ilusiones, de sueños, de satisfacción por aportar algo a la sociedad, un valor añadido. Pero no, somos como somos y no llegaremos a nada.

Un ejemplo lo tenemos en la aplicación Whatsapp para los móviles. Todo el mundo lo utiliza, es fantástico y resulta utilísimo. Pero resulta que desde que se puso un precio de menos de 30 céntimos al año, llegaron las reacciones, protestas y migraciones a su competidor chino Line.

Es curioso, porque antes de existir Whatsapp no había más remedio que utilizar los sms del móvil que tenían un precio desorbitado. Solo con lo que costaba mandar un sms se tenía para pagar Whatsapp durante 6-7 meses. Pero no, queremos que sea gratis, es más, exigimos que sea gratis, porque claro, veinti pocos céntimos al año (sí, al año, no al día ni al mes, al año) es una ruina para nuestros bolsillos.

Otro ejemplo lo tenemos con el fútbol. Realmente, para quien le guste el deporte rey, poder ver cada mes todos los partidos de la liga, toda la Champions, otras ligas internacionales, etc, etc, pagar 15 euros mensuales es una auténtica ganga. Estamos hablando que sólo de la liga española son al mes unos 40 partidos.

Pero no, es un robo, se están aprovechando de mi hobby, prefiero entrar en algunas de las páginas webs donde puedo ver en directo y gratis los partidos, aunque la calidad no sea la misma, aunque en muchas ocasiones se colapse la página por el enorme tráfico que está recibiendo, aunque tenga que ver el partido a trompicones.

Un último ejemplo lo tenemos con los libros. El otro día ví en Twitter que Carlos Bravo (experto en marketing y SEO) había escrito un libro que aún no estaba a la venta y resulta que en un mercadillo vio que se vendía su libro. Imaginen su cara de asombro y desilusión.

Nos estamos acostumbrando a exigir que cualquier cosa sea gratis, porque nosotros lo valemos, como diría el anuncio de televisión. No comprendemos que si esta mentalidad continúa, cada vez saldrán menos iniciativas emprendedoras, menos obras de autor, porque apenas les reportará beneficios económicos, porque no les compensará en absoluto el tiempo (y dinero) invertido en ello. Y no olvidemos que es un trabajo, una profesión como otra cualquiera, no hablamos de ONGs.

Podría continuar exponiéndoles muchos más ejemplos, pero creo que no es necesario, han entendido perfectamente la idea que quería transmitir.

Foto cortesía de Free Photo Bank

 

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.

18 Respuestas to “Todo gratis, todo a cero euros”