Ismael De La Cruz

Todas las consecuencias de la guerra comercial y aranceles entre Estados Unidos y China

 

La actual guerra comercial entre Estados Unidos y China representan un riesgo significativo para ambos países y para la economía mundial. «Nadie gana guerras comerciales, ni siquiera los transeúntes», escribió Gregory Daco, economista jefe en Oxford Economics.

El origen

Estados Unidos consideraba que tenía que poner punto y final a lo que ellos han denominado «trasvase no justo de tecnología hacia China» en perjuicio de la producción norteamericana. China reaccionó y amenazó diciendo que no se quedarían de brazos cruzados e implementarían aranceles análogos en intensidad y fuerza.

Pero todo ésto tiene su origen en marzo del pasado año cuando USA aplicó un gravamen extra sobre las importaciones de aluminio y acero. Esta decisión hizo estragos en la UE y reaccionó denunciando a Estados Unidos y a China ante la Organización Mundial del Comercio (OMC). Trump rectificó y dio marcha atrás suspendiendo los aranceles sobre importaciones que viniesen de Europa. a finales de marzo, Trump solicitó a la Oficina del Representante Comercial de USA (USTR) que presentara una propuesta de aranceles sobre los productos chinos, hecho que como es lógico no gustó al gigante asiático que tomó reprimendas enseguida aplicando aranceles sobre 128 productos estadounidenses (aparte de demandar a los norteamericanos ante la OMC). En el mes de abril, la Oficina del Representante Comercial de USA publicó una lista con 1.333 productos importados desde China para que fuesen evaluados por el Gobierno de Trump.

¿Por qué es un tema tan importante y qué consecuencias tendría?

Básicamente, y para simplificar todo de cara a que se entienda perfectamente, imponer aranceles supondría incrementar los precios de los bienes importados a Estados Unidos, pero claro, si a ello le sumamos que habrá reacciones con aranceles de China, Canadá y la UE, pues pasará más de lo mismo con los bienes exportados. Ello produciría unas sinergias delicadas que afectarían de lleno al comercio global y asistiríamos a una evidente pérdida de poder adquisitivo por parte de los consumidores. Se puede decir abiertamente que serían los trabajadores y los consumidores quienes se llevarían la peor parte. Así pues, los aranceles sobre las importaciones reducen y limitan el poder de compra de las familias porque el encarecimiento de los bienes comprados al exterior recorta su renta disponible, repercutiendo para mal en el consumo. Y no olvidemos que toda esta situación de incertidumbre originaría que las familias y las empresas ahorren más e inviertan menos, con lo que la economía caería.

Un tema que Trump no suele comentar es que el proteccionismo también tendría otra consecuencia negativa para los norteamericanos, el aumento de la inflación, y si los aranceles se prolongan años o décadas, las inversiones se desplazarían a otras zonas geográficas.

¿Quiénes salen peor parados?

En principio, en Europa, en la Unión Europea, hablaríamos de Irlanda, Reino Unido y Alemania. Respecto a España, decir que prácticamente el 7% de las exportaciones estarían expuestas a la guerra comercial entre USA y China. Sí, es cierto que somos de los países menos expuestos porque nuestras ventas al exterior se dirigen mayoritariamente a la eurozona, pero también es cierto que exportamos unos 18.000 millones de euros anuales a la zona en conflicto, es decir, de nuestras ventas, el 4,8% van a USA (12.500 millones de euros) y el 2,3% a China (5.500 millones de euros).

El impacto

Oxford Economics elaboró un informe muy interesante. LO resumo a continuación. Básicamente estima que si Trump aplica aranceles del 25% a todas las importaciones de China (y éstos toman represalias como es de esperar) el PIB de USA tendrá un impacto de alrededor del 0,5% y el crecimiento del PIB de China se reduciría en torno al 1,3% en el 2020, reduciéndose a un ritmo anual sin precedentes del 5%, mientras que el PIB mundial sufriría una pérdida significativa del 0,5%.

En otro escenario más extremo con una guerra comercial multilateral en toda regla, si USA aplicara aranceles del 35% en todas las importaciones chinas y del 25% en tarifas automáticas a nivel mundial junto con el 10% de aranceles generales en todos los demás bienes importados de la UE, Taiwán y Japón, y todos los países tomaran represalias, calculó que daría lugar a un impacto del 2,1% en el PIB de USA en 2020, lo que empujaría a la economía a una recesión, la economía de China se contraería en un 2,5%, mientras que Europa y Japón verían pérdidas medias del PIB del 1,5% y el PIB mundial se reduciría en un 1,7%.

Todo ello sin olvidar el daño que se provocaría a la confianza del sector privado y la caída de las Bolsas que probablemente forzaría a los Bancos Centrales a realizar importantes recortes de tasas de interés y otras medidas.

¿Le gusta el blog? Pues suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Tags: , ,

A %d blogueros les gusta esto: