El S&P 500 y el Nasdaq 100 marcaron nuevos máximos históricos ayer miércoles, y es que armas a favor no les falta:

  • Por un lado, el optimismo de que China tomara más medidas para apuntalar su economía y evitar que descarrile y con ello que afecte al resto del mundo.
  • Por otro lado, las actas de la Reserva Federal de Estados Unidos que reflejaron que sus miembros eran optimistas sobre la capacidad para mantener los tipos de interés estables este año.
  • También que el número de nuevos casos de coronavirus disminuyó por segundo día consecutivo en China.

Así pues, parece que los inversores están respirando con alivio al creer que lo peor del coronavirus ha quedado atrás, a la vez que se sienten se sienten respaldados por las medidas de los bancos centrales.

Claro, algunos inversores comienzan a preguntarse si los mercados no están demasiado envalentonados pese a todo. Y es que el Nasdaq está ante el mejor mes de febrero en 20 años con compañías que se duplican en apenas 7 semanas y la relación precio/ganancias del índice es el doble que en 2011. Pero no sólo el Nasdaq está fuerte, el S&P 500 también está a un paso de su mejor febrero desde el año 2000.

La idea que subyace es que no hay forma de detener el sector tecnológico, al menos en este momento. Sí, las valoraciones son altas, pero a los inversores de momento eso les da igual, están enfrascados en la inercia alcista y no le impide seguir comprando acciones. El listado de compañías que se salen es amplio. Virgin Galactic tuvo su segundo rally de mínimo un 20% en 3 días. Tesla ha subido un 119% en lo que llevamos de año, subiendo un 15% esta semana. Bioxcel Therapeutics y ACM Research también se han duplicado este año.

Mientras, el Índice de Sorpresa Económica de Citi muestra que los datos macro están superando las expectativas de los inversores.

Citi's Economic Surprise Index shows reports are beating expectations

Gráfico: Citigroup

Por cierto, aquí pueden ver las 20 acciones principales en el S&P 500 en los últimos 20 años.

Gráfico: Wall Street Journal

Y para los inversores en bonos, aquí tienen el rendimiento de los bonos a 10 años de USA de 1928 a 2019.

Gráfico: Compound

Pero en Asia la cosa es diferente con el brote del virus. Un pico en las infecciones confirmadas en Corea del Sur y dos muertes más en Japón sacudieron los mercados el jueves, haciendo que el won y el dólar de Singapur bajaran hasta un 1%. Las acciones asiáticas cayeron a un mínimo de dos semanas, y algunos gestores de fondos dijeron que se preparan para más pérdidas. La tasa de transmisión en Singapur también sugiere que la propagación del virus puede continuar incluso durante el verano. Si bien es cierto que China informó de una fuerte disminución de las nuevas infecciones, los cambios en las directrices de presentación de informes del país han suscitado dudas sobre la fiabilidad de los datos.

En el Viejo Continente, aunque las Bolsas están fuertes, hay sectores que no las tienen todas consigo.

– Uno es el sector de la automoción. El primer perjudicado por el cierre de algunas fábricas en China es el grupo Fiat que se plantea la posibilidad de detener la producción de su factoría en Serbia debido a la falta de componentes importados del país asiático. Recordemos que China es el principal fabricante de vehículos del mundo. En 2018 copó el 29% de la producción total de automóviles y vehículos comerciales. Nissan es otro perjudicado, ha suspendido la fabricación en su planta de Japón ante los problemas para recibir piezas procedentes de China. Honda cuenta con dos plantas de producción en China y ha optado por alargar las vacaciones con motivo del Año Nuevo chino. Hyundai Motor y su filial Kia Motors, ya anunciaron que suspendían la producción en todas sus plantas en Corea del Sur ante la escasez de componentes llegados desde China por el brote de coronavirus. Renault ordenó suspender la producción en su planta de Corea del Sur y mantiene igualmente parada su planta de China. También Volkswagen ha pospuesto la reapertura de algunas de sus plantas.

– Otro es el de las aerolíneas. La situación sigue delicada y Air France ha cuantificado el impacto del coronavirus en su negocio (200 millones de euros). La aerolínea francesa se hundió en Bolsa, y arrastró al sector.

Les comenté antes que desde el principio se ha dudado de la vericidad de los datos oficiales que China está suministrando acerca de todo lo relacionado con el coronavirus. Y es normal, es un país que se caracteriza por su opacidad y poca transparencia. Es por ello que gestores de fondos y de hedge funds se han puesto el mono de trabajo para intentar esclarecer un poco el tema.

Por ejemplo, Nathaniel Polachek, director de Commodity Asset Managementestá, muy atento al destino de un barco anclado cerca de Weihai, China. El buque transporta unas 750 toneladas de concentrado de plomo que compró en Grecia para venderlo en el territorio continental chino. El brote de coronavirus ha mantenido al buque inactivo frente a la costa de China durante semanas debido a las restricciones de movimientos. El hecho de que se haya permitido al barco atracar en Weihai (un punto de acceso a uno de los principales centros industriales de China y sede de varias refinerías y fundiciones de metal) sería una señal de que la actividad comercial finalmente está aumentando. Otra señal alentadora sería el aumento de los niveles de contaminación atmosférica en las principales zonas de fabricación de China, que Polachek supervisa diariamente utilizando el sitio web del Índice de Calidad del Aire.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse
 

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.