Ahora más que nunca, aparte de la labor de los Bancos Centrales, se necesita unos Gobiernos a la altura, lo que implica unos políticos a la altura. Pero estamos lejos de eso, no sólo en España, en Reino Unido también.

Miren, si había un momento sin duda alguna que fuese el peor para tener en el Gobierno a Unidas Podemos es ahora, con la pandemia del coronavirus. Obviamente ésto es una opinión a título personal, tan respetable como cualquier otra en sentido contrario.

Les pongo unos ejemplos sencillos, para no extender el tema más allá:

– Estancos: Iglesias pretendía que los estancos también estuviesen cerrado durante la cuarentena, aduciendo que en este tiempo los fumadores consumirían en sus casas más cigarrillos de lo habitual cada día. Y es cierto. Pero hombre, ¿de verdad creen ustedes que éste es el mejor momento para que un fumador lo deje teniendo en cuenta que los niveles de ansiedad, estrés, preocupación, incertidumbre se incrementan sustancialmente? Seguramente en esta situación de confinamiento, muchas personas fumadoras si lo dejaran se volverían del todo insoportables en sus casas y lo acabarían pagando su familia.

– Alquiler: en el Consejo de Ministros se planteó la opción de aprobar una moratoria también a los pagos del alquiler, medida propuesta por los ministros de Unidas Podemos. En el caso de hipotecas es «asumible», porque el problema y el impago lo soportan los bancos. Si se aplicase la moratoria al alquiler la sufrirían personas normales que viven de ese alquiler (jubilados que con su pensión no les llega para vivir, parados que viven del alquiler, personas que ganan poco y el alquiler les salva). Lo que no se puede permitir es que para salvar a unos se hunda a otros que sí cumplen. Aparte de ésto, el efecto sería que personas que se lo pueden permitir optarían por no alquilar antes que tener una vivienda ocupada y sin ver un euro (eso sí, pagando mientras IBI, seguro, derramas), con lo que el precio del alquiler subiría al reducirse la oferta. Pero la cosa va más allá, el sindicato de inquilinos exige la suspensión del pago del alquiler para autónomos y trabajadores sin ingresos (no ya el retraso del alquiler, sencillamente dejar de pagar y no poder reclamarlo nunca). Claro que hay que ayudar a quien por desgracia no pueda pagar el alquiler, pero no a costa de hundir al dueño. Es labor del Gobierno.

– Cuarentena: Iglesias se salta la cuarentena, eso de predicar con el ejemplo no va con él. Un partido populista como el suyo quiere aprovechar al máximos la coyuntura social actual (recordemos el famoso tweet en el que decían «debemos politizar el dolor, que el dolor se convierta en propuestas para cambiar la realidad»). Pues en éso están ahora. Irene Montero e Iglesias no podían dejar pasar la ocasión. la primera no puede porque contrajo el virus, pero el segundo se saltó la cuarentena, primero para salir en la foto del Consejo de Ministros (podía perfectamente hacerlo vía telemática), segundo para salir ayer junto al Ministro de Sanidad (qué paradoja) dando más un mitín político que un mensaje institucional (no olvidemos que están excluidos de los Ministerios que asumen la autoridad)

– Manifestación: puede parecer que ahora se critica a toro pasado, pero no es así, se venía diciendo con antelación a la misma que era una locura convocar manifestaciones en todos los lugares de España.

– Sanidad: Unidas Podemos se llena la boca de dar las gracias en Twitter cada dos por tres a los profesionales de la sanidad pública. Pero a los profesionales de la sanidad privada nada, no existen, le hacen asco. ¿Acaso todos los médicos, cirujanos, especialistas, enfermeros (todos éstos grandes profesionales, hombres y mujeres) no están salvando vidas, no hacen nada?

– Nacionalizar: en varios medios de comunicación contaban que en la reunión de Gobierno Pablo Iglesias quería nacionalizar los medios de comunicación y hubo una bronca monumental en la que la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, lanzó un órdago (o dimite él o nos vamos nosostros) ante la intención de Iglesias de intervenir los medios.

En lo referente al Gobierno de España en general, es cierto que no es nada fácil tomar determinadas medidas, pero no posponer la manifestación famosa fue un craso error, no hay que ser un experto en la materia para saber que tantísimas personas en todas partes del país, juntitas, durante horas, es un escenario muy propicio para el contagio. Al igual que no se entiende que se cerraran colegios y Universidades, pero en cambio las discotecas, terrazas y demás seguían abiertas un tiempo más. Y por ultimo, también es difícil de comprender que cualquier persona que llegase a España en avión podía entrar tranquilamente sin tomarse ninguna medida, mientras que muchos países tomaban la temperatura, entre otras cosas, antes de dejar pasar a nadie a su país.

Y un apunte final, hombre, en plena crisis sanitaria mundial no es de recibo que el Gobierno instase ayer a la Junta de Andalucía a inciar los trámites para retirar los restos de Queipo de Llano de la basílica de la Macarena atendiendo a la Ley de memoria Histórica. ¿Es que no puede esperar ésto a que se solucione el gravísimo problema de salud que tenemos en nuestro país con más de 1.000 muertos y más de 20.000 contagiados (a día de hoy)?

Pero insisto, seguramente desde fuera se vea todo muy fácil y hay que estar allí dentro tomando decisiones para darse cuenta de lo complejo que es.

En Reino Unido también les ha tocado «el Gordo de Navidad» con Boris Johnson. Este señor restaba importancia a la pandemia, se negaba a cerrar colegios e Universidades, se jactaba de que ellos no iban a confinar a la población en sus casas, y demás lindeces. Pues lo que son las cosas, ha empezado a dar marcha atrás después de que los expertos le dijeran que habría 250.000 muertes potenciales. Eso sí, a día de hoy, cierra colegios pero los pubs siguen abiertos, con lo que peor no se puede hacer, toda una irresponsabilidad.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.