Ismael De La Cruz

Sepa soluciones que los bancos dan con la crisis

Hipotecas

El Gobierno se ha comprometido a actuar como avalista para la mitad de las cuotas de los hipotecados que se queden en paro y los autónomos en dificultades durante un plazo de dos años. Pero hay entidades que también han tomado la iniciativa.

• Hipotecados en paro. Cajastur ha ido más allá de la propuesta del Gobierno y ofrece a sus clientes en paro dos años de carencia total -ni capital ni intereses- en el pago de su hipoteca. El requisito, tanto para trabajadores por cuenta ajena como autónomos, es que los ingresos netos de la unidad familiar, una vez descontada la cuota de la hipoteca, no deben ser superiores a 2,5 veces el salario mínimo interprofesional (1.500 euros). Las cantidades aplazadas se podrán pagar durante el resto de la vida de la hipoteca, sin coste adicional.

Bancaja aplaza de forma gratuita durante seis meses el pago de la hipoteca si el cliente pierde su empleo. Esta opción se podrá disfrutar una vez cada tres años, siempre que el titular no esté en situación de impago y haya perdido su puesto de trabajo en los últimos tres meses. Las cuotas aplazadas se pagarán al final del préstamo sin intereses adicionales.

• En previsión de desempleo. También hay ofertas específicas para quienes deseen anticiparse a una posible situación de paro. BBVA anunció esta semana el pago de 200 euros al mes durante un año a aquellos que contraten su hipoteca, con la condición de que sea por un plazo de al menos 15 años y un importe mínimo de 120.000 euros.

Caja Duero también ha lanzado un plan para clientes que creen que van a tener problemas con su hipoteca. Ofrece la posibilidad de ampliar el plazo de amortización en 10 años más o un período de carencia del capital de hasta dos años, a lo que se puede añadir la prolongación del plazo de la hipoteca por el tiempo de la carencia, ambas opciones sin coste para el cliente.

En cualquier caso, la fórmula más segura para resguardar la hipoteca del desempleo es la contratación de un seguro de protección de pagos. Las entidades reconocen que con la crisis ha crecido la demanda de este producto.

En Banco Sabadell, el 19% de las operaciones hipotecarias realizadas este año tienen contratada la cobertura de protección de pagos.

• Hipoteca multidivisa. En entidades como Banco Popular, y de forma muy restringida, están ofreciendo a sus clientes la modificación de su hipoteca vinculada al euríbor a una hipoteca en yenes, justo ahora que se prevé una caída de la divisa japonesa tras la fuerte apreciación del 30% registrada en los últimos seis meses.

Se trata de aprovechar el diferencial de tipos de interés entre la zona euro (3,25%) y Japón (0,3%) y la depreciación futura del yen para abaratar la cuota, si bien las hipotecas en divisas son un terreno acotado para clientes que plantean muy pocas dudas al banco sobre su solvencia.

• Alquiler. Caixa Catalunya es una de las pocas entidades que ofrece la posibilidad de transformar la hipoteca en un contrato de alquiler. El cliente renuncia a la propiedad de su vivienda y la entrega al banco en pago de su deuda. Sigue en su casa, en alquiler con opción a compra, y rebaja la cuota mensual.

• Carencia y plazo. Son las dos variables con las que más juegan en estos meses las entidades financieras para intentar aligerar la cuota de la hipoteca. En una hipoteca de escasa antigüedad, contratada en los últimos años de boom inmobiliario, no basta con ampliar el plazo de amortización -que ya de por sí será amplio- sino que se hace necesario también recurrir a la carencia. La cuota no se reduce tanto como a la mitad, pero la rebaja sí puede llegar al 30%.

Nóminas

El anticipo de la nómina no es la solución con la que afrontar las dificultades para pagar la hipoteca, ni mucho menos en caso de desempleo, pero sí puede ayudar a resolver una estrechez económica más o menos pasajera.

Numerosas entidades ofrecen a sus clientes anticipos en la nómina sin intereses. Las diferencias aparecen en el máximo del importe que se adelanta, en el número de nóminas que se anticipan y en el plazo en que hay que devolver el dinero al banco.

Por ejemplo, Barclays anticipa hasta dos nóminas, sin intereses aunque con comisión de apertura y a devolver en un plazo de hasta un año. Unicaja y Caixa Catalunya dan adelantos por hasta 3 nóminas y Bancaja anticipa sólo la cuantía de una nómina, si bien el cliente puede recurrir a esta fórmula tres veces al año.

Santander anticipa hasta tres nóminas, con un máximo de 5.000 euros y a devolver en cinco meses.

Recibos

Junto al anticipo de la nómina, y a menudo vinculado a la domiciliación del sueldo de cada mes, algunas entidades también permiten a sus clientes retrasos en el pago de sus recibos habituales, como el de la luz, el gas o el teléfono.

Si se domicilia la nómina en BBVA, el banco se compromete a asumir durante dos años la subida del IPC en los recibos domiciliados. Uno-e regala el 20% de la nómina si se la domicilia en el banco junto con tres recibos.

En Bancaja, el cliente puede tener la tranquilidad de que no le van a devolver recibos del hogar. Puede quedarse en números rojos por hasta 500 euros y 30 días, sin comisiones.

Descubiertos

Los bancos no pasan por alto que una cuenta se quede en números rojos y aplican una comisión por descubierto más intereses sobre la deuda. La penalización máxima por descubierto -comisión más intereses- no puede superar este año el 13,75%, si bien algunas entidades dan una pequeña tregua.

Unicaja permite un descubierto, sin costes, de 300 euros mensuales y no sólo para recibos del hogar sino para cualquier tipo de gasto, aunque el cliente deberá sanear su cuenta en un plazo máximo de 40 días.

Autónomos

Es un colectivo castigado por la crisis y al que los bancos, en caso de dificultades, suelen aplicar soluciones similares a las de los particulares en paro. Además, surgen ofertas en las que darles protección en caso de incapacidad temporal.

Así, Santander ofrece un plan de pensiones que incorpora gratis un seguro de incapacidad laboral por accidente y BBVA regala 200 euros a los autónomos que contraten un plan de pensiones.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea