Ismael De La Cruz

Sepa qué es la Deflación

Cuando la economía entra en fase de bajo crecimiento o de contracción como el actual nos encontramos con el fantasma de la deflación.

La inflación es una subida continuada de los precios de los bienes y servicios que consumimos, y está directamente relacionada con la actividad económica, de tal manera que en una época de fuerte crecimiento las empresas tienen capacidad de subir los precios (aumentan sus márgenes) y los consumidores pagamos esta subida por la propia inercia del momento (expectativas de una buena situación laboral).

La deflación entendida como la bajada de los precios de los bienes y servicios es considerada como el cáncer de la economía ya que sus efectos son devastadores. (Japón aún los está sufriendo desde el año 1991).

Los principales efectos son:

– Retraso de cualquier decisión de compra: si creo que los activos están sobrevalorados retraso mi decisión de compra hasta que caigan al nivel que considero oportuno. Por tanto, caída fuerte del consumo con el efecto que tiene sobre las economía y principalmente caída de bienes duraderos ( aquellos bienes con plazo de vida superior a 3 años y que suponen una importante decisión para el comprador, por ejemplo automóviles)

– Deudas: la inflación hace que mi deuda vaya perdiendo valor con el paso del tiempo (si debo 100, dentro de un año con una inflación del 4% tendría una deuda de 96) en cambio la deflación haría el efecto contrario (si debo 100 con una deflación del 2% tendría una deuda de 102).

Las medidas para evitarlo son:

– Política Monetaria expansiva: es la que se está haciendo actualmente con bajadas de tipos agresivas, el problema que se plantea es que los tipos de interés tienen un suelo y estamos cerca de ellos.

– Política Fiscal expansiva: es la siguiente fase, en la que nos podemos encontrar ahora con medidas fiscales (bajadas de impuestos, paralización de deudas hipotecarias).

– Gasto Público: es la medida que no se aplicó correctamente en Japón y parece que actualmente existe unanimidad de que el Estado tiene que tirar con una fuerte inyección de liquidez que permita crear empleo para posteriormente dar paso a la empresa privada, además medidas de elevado Gasto Público a su vez generarían que la curva de tipos de interés aumentase la pendiente (tipos a largo plazo más altos que tipos a corto plazo) con lo que eliminaríamos el fantasma de la deflacíon.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea