Desde la recta final del pasado año les vengo diciendo que éste año 2021 podía ser interesante para las materias primas. El pasado año las mejores materias primas fueron: madera 68%, plata 47%, soja 37%, paladio 29%, cobre 26%, maíz 25%, oro 24%, gas natural 16%, azúcar 15%, trigo 15%, algodón 13%, platino 10%.

Básicamente dos son las razones para esperar que la buena racha siga vigente:

  • La debilidad del dólar: pese a que de momento el billete verde aguanta bien el tipo este ejercicio y se revaloriza, lo esperado es que en el cómputo del año no sea así. Pero incluso con el dólar apreciándose, las materias primas llevan un 2021 bastante fuerte.
  • El incremento de la demanda: China es el mayor comprador y consumidor a nivel mundial de materias primas. Se está recuperando muy bien de la crisis económica producida por la pandemia del coronavirus, y ello está haciendo que vuelva su voraz apetito en forma de más compras de commodities.
  • Las medidas monetarias y fiscales.

Basta comprobar que los hedge funds están comprando invirtiendo en el sector a un ritmo que no se veía en diez años. Desde Wall Street también se suman a esta tesis y creen que estamos en un gran ciclo alcista (en los últimos cien años ha habido cuatro, siendo el más reciente en 2008 cuando llegó a su techo tras más de 10 años de fortaleza).

En lo que va de año hay de todo: Madera: +38% Gasolina: +34% Gas Natural: +27% Petróleo Brent: +22% Platino: +16% Algodón: +15% Maíz: +14% Cobre: +9% Plata: +3% Azúcar: +3% Café: -2% Paladio: -3%.

Pero ojo, en los últimos 12 meses: aluminio +67%, estaño +56%, cobre +51%, plata +49%, níquel +46%, zinc +31%. Por su parte el índice DJ Commodity Industrial Metals ya está en niveles del año 2011.

Imagen

El oro subió en 2020 un +25% (desde 2010 nunca subió tanto). Pero este año va cayendo un -7% (en lo que es el peor comienzo de año desde hace 30 años). Fíjense en el gráfico que formó un patrón hombro-cabeza-hombro invertido que es una figura chartista de cambio de tendencia, pero al no superar su neckline (línea de cuello) no se activó. El oro se acercó a un mínimo de tres meses de 1.770 dólares la onza y se encaminó a registrar su peor semana de los últimos doce años. Las caídas de los últimos días se han visto acentuadas por un repunte del dólar, y por un aumento de la rentabilidad del bono estadounidense a 10 años. Mientras, el SPDR Gold Shares, el fondo cotizado en bolsa respaldado por lingotes más grande del mundo, cayó a su nivel más bajo desde el pasado mes de junio.

Imagen

Los futuros del algodón subieron por encima de los 89 centavos por primera vez desde agosto del 2018, impulsados por las interrupciones de la oferta a corto plazo después de que las heladas dañaran los cultivos en Texas, el mayor estado productor de Estados Unidos.

Imagen

Los precios del azúcar subieron hasta alcanzar el nivel más alto en casi cuatro años, en medio de señales de escasez de oferta a corto plazo. El precio está en camino de su décima ganancia mensual consecutiva que sería la racha más larga desde el año 1961. En la semana, los precios subieron un +8% y en el año lleva +15,50%.

Imagen

Los precios del petróleo cayeron debido a que las interrupciones del suministro en Estados Unidos por las fuertes heladas disminuyeron y el Servicio Meteorológico dijo que se espera que vuelvan las temperaturas más cálidas el 20 de febrero. Alcanzó finalmente máximos de 13 meses.

Imagen

En lo que va de febrero, los metales industriales suben un +11,41%. Es el mejor rally durante los primeros 14 días de un mes desde septiembre del 2012. Los únicos otros dos meses de los últimos 30 años con mayores ganancias fueron marzo de 2009 y abril de 2006.

Imagen

El cobre en niveles del año 2012, cerró en su nivel más alto en más de 9 años, duplicando con creces su mínimo del pasado mes de marzo, ya que las expectativas de una recuperación económica impulsada por los estímulos y las vacunas aumentaron las perspectivas de una mayor demanda industrial. De hecho, las acciones de Freeport-McMoRan, uno de los principales productores de cobre, se han triplicado en el último año. Les dejo lo que escribí acerca de la subida del cobre y el ratio cobre/oro, pinche aquí para verlo

Imagen

El índice CRB de materias primas sube +86% desde su mínimo de abril. El índice comprende una cesta de 19 materias primas, con un 39% de peso en la energía, un 41% en la agricultura, un 7% en metales preciosos y un 13% en metales industriales. Es un índice que mide la evolución de los contratos de futuros de varias materias primas y fue creado en el año 1957. Históricamente, alcanzó un máximo histórico de 370.73 en abril de 2011 y un mínimo histórico de 155.53 en febrero de 2016.

Imagen

Los futuros de la colza en máximos históricos debido a la mayor demanda y a la preocupación por la oferta. Canadá redujo las previsiones de existencias en un 42% (Canadá es el mayor productor mundial y el 90% de su producción se envía a 50 países).

Imagen

El índice sectorial Stoxx Europe 600 Oil & Gas sube ya un +68% desde marzo.

Imagen

El índice sectorial Stoxx Europe 600 Basic Resources que lo forman principalmente mineras está en máximos de 11 años. En el año +17% y desde marzo +120%.

Imagen

En los últimos 50 años, las materias primas han tenido en su mayoría resultados anuales positivos, el GSCI subió en 34 de esos 50 años. Sin embargo, la última década ha sido una excepción y las materias primas sólo aumentaron 4 veces durante la década de 2010, convirtiéndose en la peor década con un rendimiento anualizado a 10 años del -8,65%. En 2020, el GSCI cayó un -24%, arrastrado por las materias primas energéticas que constituyen más del 60% del índice. El bajo rendimiento de la ganadería también contribuyó negativamente.

Imagen

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.