Semana dura la que vivieron los mercados, no sólo en Europa sino también en Wall Street, y es que se juntaron dos hechos:

– Se conocieron unos pésimos datos macroeconómicos:

* La economía alemana se contrajo un 2,2% en el trimestre después de una caída del 0,1% en el período anterior y entra en recesión. Se trata de la mayor disminución del PIB desde el primer trimestre de 2009 y la segunda contracción más pronunciada desde la unificación alemana.

* Los nuevos pedidos de bienes industriales de Italia cayeron un 26,5% con respecto al mes anterior. Es la mayor caída registrada.

* Las ventas al por menor en Estados Unidos se hundieron un 16,4%. Se trata de la mayor caída en la historia. Las mayores disminuciones se observaron en las ventas de ropa y accesorios (-78.8 por ciento), electrodomésticos (-60.6 por ciento) y muebles (-58.7 por ciento).

* La economía de los Estados Unidos se contrajo en un 4,8 %  en el primer trimestre de  poniendo fin al período de expansión más largo de la historia del país. Fue el ritmo de contracción más pronunciado del PIB desde el último trimestre de 2008. El consumo de los hogares fue el que más cayó desde el cuarto trimestre de 1980 y la inversión empresarial se contrajo por cuarto período consecutivo.

– El miedo a un nuevo rebrote del coronavirus, ya que en algunos países que han comenzado sus medidas de desescalada se observa un repunte en el caso de contagiados.

– Las tensiones entre EE.UU y China se intensifican después de que Trump anunciara más restricciones teconológicas y económicas a la compañía china Huawei con el fin de limitar la capacidad de la empresa para emplear tecnología y software estadounidense en la fabricación y diseño de sus semiconductores en el extranjero. En respuesta a la supuesta negligencia china en la gestión del coronavirus, el presidente ha amenazado con aprobar nuevos gravámenes a las importaciones de productos fabricados en China pero de momento no ha activado esta vía. Cualquier cambio en este sentido terminaría con la tregua comercial pactada en enero que frenó la carrera arancelaria y obligó a Pekín a comprometerse a comprar más productos agrícolas.

La semana terminó con las Bolsas europeas cayendo (Ibex -4,54%, Dax -4,03%, Mib -3,37%, Cac -5,98%, Stoxx 600 -3,74%). Los sectores más penalizados han sido el turismo y el automovilístico con caídas de -8%. Dentro del selectivo español los mayores desplomes correspondieron a Amadeus (-13,44%), IAG (-15,71%) y ArcelorMittal (-22,96%). Se salvan de la quem Enagas (+3,64%), MásMóvil (+3,49%)  y Red Eléctrica (+1,42%). En Wall Street también se impusieron los números rojos con el Dow Jones cayendo -2,65%, el S%P500 -2,26% y el Nasdaq -0,73%.

Los inversores sacaron otros 6 mil millones de dólares de los fondos de capital en la última semana, llevando la salida neta del año a 40 mil millones de dólares.

Así las cosas, el sentimiento semanal de los inversores (AAII) queda de la siguiente manera:

Alcistas: 23,3% (-0,4% respecto pasada semana)

Neutros: 26,1% (+2,4% respecto pasada semana)

Bajistas: 50,6% (-2% respecto pasada semana)

Habría que destacar que tras la fuerte subida de Wall Street (más de un 30%) desde los mínimos del 23 de marzo, el mercado se topó con varios impedimentos para seguir subiendo. En el S&P500 se ve mejor:

1º La reciente resistencia en 2939 puntos formada a finales de abril ha actuado como freno al ser tocada el 11 y 12 de mayo sin poder ser superada.

2º Precisamente esa resistencia es justo un nivel Fibonacci (61,8%), es decir, el tercer objetivo de subida.

3º Cuando en un mismo punto coincide resistencia + nivel Fibonacci, tiende a fortalecerse dicha resistencia de cara a actuar con mayor solidez.

4º Mientras se mantenga por encima de los 2730 puntos no habrá síntomas de debilidad.

Un sector donde los inversores se han centrado es en el tecnológico (de ahí que el Nasdaq tenga un mejor comportamiento en el año que el resto de índices). Esto es debido a que con el confinamiento las personas han recurrido al uso de plataformas de películas y series, videollamadas y videoconferencias, redes sociales, etc. Es por ello que internet ha cobrado una mayor importancia en la vida de las personas. Por este motivo hay un ETF interesante, el First Trust Dow Jones Internet Index Fund. Cuando el mercado de valores cayó, este ETF superó al Dow Jones en un 16%; durante el rally superó al Dow Jones en un 27% y al propio Nasdaq en un 5,5%. Si hubiese que elegir un medio para invertir en el sector, éste ETF sería el idóneo.

Respecto a compañías que han tenido movimiento en las carteras institucionales tenemos a Netflix, Peloton, Amazon y Zoom Video. En lo que va del año, cada una de ellas ha subido dos dígitos. En particular, Zoom subió un 157% hasta el 15 de mayo. Por su parte, Peloton vio su gran repunte después de una caída en el primer trimestre, y ahora está subiendo alrededor del 70%. Facebook cayó un 19% en el primer trimestre, ya que su negocio de publicidad se vio afectado por la crisis, pero está recuperando con una subida de 22,73% en abril y 3% en mayo, recuperando el terreno perdido y ganando ya en el año +6,75%. Berkshire Hathaway de Warren Buffett recortó posiciones en JPMorgan y en Goldman..

Hay un mercado que como inversor convendría vigilar, es la libra esterlina. La divisa británica cayó un quinto día consecutivo frente al dólar después de que las últimas negociaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea en materia Brexit parecieran estar en punto muerto, con ambas partes negándose a comprometerse en cuestiones clave como el comercio y el movimiento de ciudadanos.

La libra ya es la divisa del G10 con peor comportamiento y seguramente siga sufriendo y cayendo más con el primer ministro Boris Johnson amenazando con abandonar las conversaciones si no se hacían suficientes progresos. Esto aumenta el riesgo de que el Reino Unido termine su período de transición el 31 de diciembre sin un acuerdo de libre comercio, lo que pone más presión en una economía que ya se está enfrentando a la peor recesión en tres siglos.También decir que la libra es ya una de las monedas más volátiles este año del G10 después de la corona noruega.

En el gráfico se puede ver que la resistencia de 1,2624 formada a mediados de abril actuó muy bien al ser tocada el 30 de abril. Pero éste no es el problema, porque rebotar a la baja tras tocar una resistencia entra dentro de lo normal y previsible, el problema es que el viernes perdió el rango (1,2230) cerrando la sesión y la semana por debajo de esta referencia. En líneas generales, aparte del tema técnico, la libra seguramente siga débil y bajista frente al billete verde los próximos meses.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.