Ismael De La Cruz

Santander la lió

El pasado verano ya les comenté acerca del manido tema del Santander y sus bonos convertibles para financiar la compra de ABN Amro, dónde estaba el truco y que, por desgracia, muchas sucursales “engañaban” a sus clientes ocultando la realidad de la inversión.

Yo fuí testigo, justo al comenzar hace 5 años todo ésto. Un amigo me pidió consejo y yo le dije que me parecía bien, pero que tuviera en cuenta que tras los 5 años (salvo que pudiera vender sus bonos en el mercado interno, algo harto difícil por su reducida liquidez) no recibiría su dinero invertido, sino acciones del Santander con un precio muy por encima del que tenían las acciones al suscribir los bonos convertibles. Pero resulta que el director del banco le dijo que no era así, que no se preocupara.

Claro, en un país donde se considera que un director de banco es un “dios”, así nos va. Voy a ser muy crítico, porque realmente no tienen mucha idea ni de economía, ni de bolsa, ni de nada. Son comerciales, cuyo trabajo es colocar y vender los productos que más convengan al banco (y dichas referencias vienen de arriba).

Miren, no hablo por hablar. Podría comentarles muchas anécdotas que he vivido con directores de bancos. Unos que no saben lo que es un trader o hacer trading (tras preguntarme mi profesión he de explicarles en qué consiste). Otros que aseguraban que un PPA no es garantizado (cuando precisamente se caracterizan por esto y además por ley). Otros que el dividendo es un regalo porque al día siguiente recupera toda la bajada que experimenta el día del reparto. Otros que los derivados solo están al alcance de los institucionales y un particular no puede operar con estos productos (futuros, divisas, etc).Otros que ofrecían un producto estructurado que dependía de la evolución de una cesta de varias acciones del Eurostoxx 50 y se le ofreció a clientes que iban pidiendo un fondo de inversión garantizado con nada de riesgo. Y créanme que podría seguir contando más anécdotas tan escalofriantes como éstas.

No es que tenga manía a los directores de banco, simplemente que he sido testigo de “ocultación de verdades” que eran claves para que un inversor les contratara o no el producto y las consecuencias han sido nefastas. Como ejemplo, los bonos convertibles del Santander que se colocaron a finales del 2007, con un precio de canje de 16,04€. Curiosamente en noviembre del 2008 se adaptó a 14,63€.

Pues bien, si el inversor vendiera ahora las acciones, teniendo en cuenta el precio de canje y el precio actual de las acciones, tendría que asumir una pérdida del 58% más o menos. Recuerden que es en octubre del 2012 cuando de manera automática se convierten los bonos en acciones con el precio de canje comentado anteriormente y si en esa fecha las acciones están por debajo de los 14,63€ se asumirían cuantiosas pérdidas en caso de vender los títulos.

No se molesten en reclamar al banco amparándose en que no les informaron correctamente o le ocultaron la verdad, ya que el problema es el de siempre, probar que no le dijeron la realidad, puesto que en España la carga de la prueba recae en el que acusa y no en el que es acusado.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea