Nos acercamos al mes de noviembre. El día 3 tendremos las 59ª elecciones presidenciales en Estados Unidos. Veamos la relación de los mercados con este evento, y cómo suele comportarse según haya un presidente demócrata o republicano.

SaxoBank llevó a cabo un informe en el que estudia un periodo de tiempo bastante amplio, de 1930 a 2015. Llegó a la conclusión de que el índice S&P500 sube un +11% en el primer año con un presidente demócrata, pero si se trata de un presidente republicano cae un -1%. En el segundo año la diferencia se estrecha sustancialmente y en el último año, el cuarto, con un presidente demócrata sube un +10% y con un presidente republicano sube un +1%.

Ésto nos lleva a la pauta del ciclo presidencial cuyos datos históricos se remontan nada más y nada menos que desde el año 1900. aporta dos datos interesantes:

  • Tras las elecciones, el mes de noviembre suele subir +3,75% de media si el partido que gana es el que estaba ya en el Gobierno.
  • Si gana el partido político que estaba en el Gobierno y son los demócratas, al año siguiente la bolsa sube de media +16%.
  • Durante el primer año de la elección de un presidente, el rendimiento medio del S&P entre 1936 y 2007 fue de +5,6%, en el segundo año +9,75%, en el tercero año +20,3% y en el cuarto año +12,9%.

La pauta estacional del ciclo presidencial se basa en que en la primera mitad del Gobierno, los dos primeros años del mandato presidencial, son los peores para la Bolsa, ya que es cuando se implementan las medidas más duras, siendo irrelevante que se trate de un Gobierno republicano o demócrata. En cambio, los dos últimos años del mando, el tercero y el cuarto, son el mejor periodo para la Bolsa porque es cuando se adoptan las medidas más populares porque las elecciones se acercan y se quiere ganar popularidad.

Una pauta estacional no es un dogma de fe, no es infalible. Prueba de ello es que por ejemplo, con Obama, los mejores años fueron los dos primeros, con Trump fue más rentable el primer año que el segundo, con Georges Bush, en el 2008, año electoral, el S&P se hundió un -37% (pero claro, fue por la crisis económica mundial de 2008).

Schroders también llevó a cabo un estudio desde el año 1936 al 2007. Su conclusión fue que el S&P500 tiene un mejor rendimiento con un presidente demócrata. También comenta que los sectores que básicamente salen ganando con una presidencia demócrata son biotecnología, industria y salud. Por su parte, los que salen ganando con los republicanos son farmacia y aerolíneas.

Aquí pueden ver la evolución del S&P500 con los diversos Presidentes de Estados Unidos.

Imagen

Sin duda alguna estos pocos meses que llevamos de año 2020 nos ha mostrado que cuando todo parece muy claramente ir en una misma dirección y que no hay nada que lo pare, es cuando precisamente nos damos cuenta de que no es así. Trump llevaba un mandato de lo más plácido. Había podido llevar a cabo la mayoría de sus medidas estrella, Wall Street no paraba de marcar máximos históricos un día sí y al otro también, la economía norteamericana se encontraba en su mayor racha temporal de la historia en cuanto a expansión. Todo iba de dulce para Trump y se avecinaba un paseo triunfal en noviembre.

Pero llegó la pandemia del coronavirus, dando al traste con Wall Street, entrando la economía en recesión. Por si fuera poco, a perro flaco todo son pulgas y se le ha unido el asesinato de George Floyd por la policía que ha desencadenado importantes disturbios a lo largo y ancho del país.

Hay encuestas que empiezan a reflejar que la cosa va a estar muy disputada. Algunas reflejan un incremento de las probabilidades de que Biden pueda ganar los comicios, le dan un 55% a día de hoy y un 50% de probabilidades de que los demócratas se hagan con el Senado. Por otro lado, una encuesta de Fox refleja que biden recientemente incrementó su ventaja sobre Trump a 12 puntos (recordemos que el mes pasado esa ventaja era de 8 puntos). RealClearPolitics le otorga a Biden una ventaja de 9,5 puntos. Y un detalle para no olvidar: en la historia de Estados Unidos, 5 candidatos lograron más votos que su rival, pero perdieron las elecciones, el caso más reciente fue el de Hillary Clinton en 2016.

Como es obvio, no todas las zonas del país tienen la misma importancia, porque ambos candidatos cuentan con territorios asegurados. La pelea se centrará en zonas como Florida y Michigan.

Pero, aunque no hace falta decirlo, estamos en junio, todavía restan 5 meses para la gran cita electoral y todo puede pasar, sin olvidar que siempre el presidente que viene de estar en el gobierno arrastra algo de ventaja consigo, y que Trump es muy elocuente y seguramente sabrá envalentonar a la audiencia.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.