Las últimas encuestas en Reino Unido apuntan a una victoria para el primer ministro Boris Johnson, el candidato conservador, en las elecciones dentro pocos días, pero la política británica sigue siendo impredecible, de manera que hay que aguardar pacientemente. El resultado de los comicios tendrá un impacto en las Bolsas y en las divisas, eso que nadie lo ponga en duda.

En ocho de los nueve años posteriores a una victoria conservadora, el índice FTSE All-Share subió, con una ganancia media de 10.8%. El mercado subió en solo tres de los nueve años posteriores a una victoria laboral, con un rendimiento negativo medio de -5.8%. El mismo estudio destacó que los retornos tienden a ser negativos en el mes y la semana antes de unas elecciones. Sin embargo, ninguna de esas elecciones pasadas contó con un elemento tan imprevisible y desestabilizador como el Brexit.

El ministro de Finanzas británico comentó esta misma semana que ve «extremadamente remoto» un escenario en el que el proceso de salida de la Unión Europea se complete sin que se cierre un acuerdo comercial con la Unión Europea. Así pues, el Partido Conservador ha prometido que aprobará el acuerdo para el Brexit en el Parlamento británico a tiempo para poder abandonar la Unión Europea a finales de enero si consigue una mayoría en las elecciones generales.

La libra cayó a finales de noviembre después de que dos encuestas mostrasen que la ventaja de Boris Johnson se había reducido, lo que demuestra el temor de los inversores ante la perspectiva de un gobierno laborista bajo Jeremy Corbyn. De todas maneras, una encuesta de YouGov (acertaron el resultado de las elecciones de 2017) calificó la victoria de Johnson con una mayoría de 68 escaños, lo que elevó la libra por encima de 1.29. Y es que una victoria convincente para Johnson facilitaría que el primer ministro obtenga un acuerdo de Brexit aprobado por los parlamentarios y garantice que Reino Unido abandone la UE en la nueva fecha límite del 31 de enero.

Pero ojito, que el Partido Nacional Escocés está destinado a ganar incluso más escaños. Si le arrebata suficientes votos al Partido Conservador, podría quitarle al primer ministro Boris Johnson la mayoría que necesita para lograr el Brexit. Si eso llegara a pasar, Sturgeon podría convertirse en una pieza crucial, y su precio para apoyar a un gobierno minoritario laborista podría ser obtener la autorización de ese gobierno para que Escocia realice otro referendo de independencia. Escocia rechazó la independencia en 2014.

Los mercados consideran improbable una victoria laborista, pero si Corbyn entrase en Downing Street tendría un gran impacto tanto en la libra como en las acciones del Reino Unido. El plan de nacionalización de Corbyn, que incluye poner redes de suministro de energía y compañías de agua en propiedad pública, ciertamente asustaría a los inversores. Las grandes empresas de petróleo y gas del FTSE 100 también se verían afectadas por un impuesto único.

En principio, la libra podría llegar a 1.35 si los conservadores ganan las elecciones del 12 de diciembre y el Parlamento ratifica un pacto Brexit. La fortaleza de la libra esterlina, que aumentó un 6,5% en los últimos 3 meses, pesó en el FTSE 100, ya que las multinacionales generan la mayor parte de sus ingresos fuera de Reino Unido.

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.