Termina el año y comienza un nuevo ejercicio, el 2020. La gran pregunta de los inversores es obvia, ¿qué harán las Bolsas? ¿Cuáles lo harán mejor y peor y por qué? ¿Qué acciones y qué sectores podrían ser interesantes para invertir? Momento de responder a todas estas cuestiones.

Para empezar, decir que yo nunca he sido muy partidario de hacer este tipo de artículos o análisis, más que nada porque generalmente sirve de poco, nadie puede saberlo, si no todos seríamos ricos. ¿Entonces por qué me he decidido a hacerlo en esta ocasión? Pues porque en la mayoría de las ocasiones no hay fundamento para poder decir nada que pueda tener sentido de cara a adivinar lo que pasará durante todo un año por delante. Pero en esta ocasión es diferente, los catalizadores pueden darnos pistas muy interesantes.

Verán ustedes, cuando se realiza un análisis de lo que harán los mercados y cuáles pueden ser las mejores oportunidades de inversión, lo que primero se hace es establecer un escenario base geo-económico-político, de manera que trabajamos sobre ese escenario base. Eso sí, si por las circunstancias que sean, posteriormente dicho escenario base cambia total o parcialmente, el análisis se viene abajo.

Escenario base

En esta ocasión, he elaborado un escenario base bien definido que tiene en cuenta los catalizadores clave. Primeramente les expongo y explico este escenario y luego paso a realizar el análisis de los mercados.

Personalmente estoy trabajando con un escenario en el que Donald Trump volverá a ganar las elecciones a la Casa Blanca el próximo mes de noviembre. Tampoco espero que la economía de Estados Unidos entre en recesión, en todo caso una ligera desaceleración. No creo que Trump y China logren alcanzar un acuerdo comercial pleno en lo referente a la ya manida disputa de aranceles que nos han tenido acostumbrado estos meses atrás, pero sí soy de la opinión que al menos se alcanzará un acuerdo de mínimos que resuelva la contienda en mayores términos a los existentes (luego le podrán poner los nombres o etiquetas que quieran, eso ya es otro tema eminentemente de semántica). En España tendremos Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos con apoyo del PNV, ERC y otras formaciones políticas «menores». No será un año precisamente fácil, Pedro Sánchez se verá abocado a ceder a sus socios más de lo que quisiera cederles, pero se aprobarán los Presupuestos y llevarán a cabo medidas que venían pregonando en sus campañas electorales (derogación de la reforma laboral del PP, subida gradual del salario mínimo interprofesional, incremento de las pensiones, incremento de los salarios de los funcionarios, límites a la subida de los alquileres, etc, etc). Reino Unido abandonará la Unión Europea, no será un acuerdo como el que quisieran ambas partes, pero al menos logrará evitar el peor de los escenario que no era otro que el de un divorcio total.

Bien, este es mi escenario base a grandes rasgos, no es necesario profundizar mucho más en él. Trabajando sobre él, llega el momento de ver los mercados.

Los mercados: los números y la historia no suelen engañar

La volatilidad ha estado siempre presente en los mercados, y pese a ello siempre da miedo y respeto a los inversores, pero sepan que entre 1935 y 2018 el S&P 500 ha sido testigo de ello:

– 4.563 días en total con movimientos de precio de +/- 1%.
– 1.094 días en total con movimientos de precio de +/- 2%.

Sin embargo, durante este largo período de tiempo, y después de toda esa volatilidad, el S&P 500 ha crecido un 25,290%. Las oscilaciones diarias de los precios pueden parecer una montaña rusa. Pero si se da un paso atrás y se mira el panorama general, esta volatilidad es sólo un punto en el radar. Por ejemplo, si se observa un gráfico del S&P 500 de agosto de 1990 a febrero de 1991, se ve que la volatilidad diaria fue desenfrenada. Pero reduzcan el zoom a un gráfico de 10 años, y estos cambios diarios o semanales son apenas perceptibles.

Wall Street terminó un año glorioso. El Nasdaq subió a 8.000 al cierre del 27 de agosto de 2018 y las ganancias de algunos de los gigantes de la tecnología han ayudado al índice a generar un retorno de alrededor del 36% en el año. Las acciones de Microsoft han ganado más del 44,8% desde agosto de 2018, mientras que las de Apple han ganado un 33% en el mismo período. El índice tardó 335 días de negociación en recorrer 1.000 puntos. Mientras tanto, el Dow Jones ha subido un 25% ganando un 9.87% desde finales de agosto de 2018, mientras que el índice S&P 500 sube un 29.2% y en los últimos 16 meses un 11.85%.

Y aquí no acaba todo, el S&P500 este año ha marcado máximos históricos en 34 ocasiones, y en la década van 241 veces (solamente le supera la década 90-99 con 310 veces).

Los números y la historia son tozudos, pero están ahí y no se pueden obviar:

  • Desde 1950, el S&P500S nunca ha perdido el año siguiente a subir un 25% ó más (salvo dos veces 1981 y 1990).
  • El S&P 500 ha subido en un año un 20% o más en 24 ocasiones en su historia desde 1928. Y en el año siguiente, el índice subió el 66% de las veces. El S&P 500 subió un 15% o más en 8 de los 24 años siguientes a un aumento anual del 20%. Por ejemplo, el índice subió 31% en 1997, el año siguiente a su ganancia de 20.3% de 1996.
  • S&P500, Dow Jones y Nasdaq suben en el año más de un 20%. Si las estadísticas de los últimos 70 años se mantienen, el próximo año probablemente produzca ganancias interesantes. Las cifras que se remontan a 1950 indican que el Dow Jones tiende a subir el 75% del tiempo, con un rendimiento medio del 8,9% el año siguiente, cuando termina el año anterior con un retorno de por lo menos el 20%. El S&P 500 tiende a alcanzar una ganancia promedio anual de 11.2% cuando termina el año anterior con un avance de por lo menos 20%, y gana 83% del tiempo, Mientras tanto, el Nasdaq sube de media un 14,2% subiendo alrededor del 78% del tiempo.
  • Desde el año 1987, el mes que más han subido los mercados es diciembre, un 79,2% de las veces. El segundo mes con mejor comportamiento histórico ha sido abril, subiendo el 74,2% de las veces. En cambio, los meses con peor comportamiento han sido agosto, junio y septiembre.
  • La Bolsa estadounidense ha subido de forma habitual en los años electorales, tomando en cuenta lo sucedido casi en el último siglo, con la excepción de cuatro ocasiones que coincidieron, por otra parte, con el estallido de crisis económicas.

Qué esperar de los mercados, cuáles lo harán mejor y objetivos

Jeremy Grantham, un inversor al que se le atribuye la predicción de las caídas de 2000 y 2008, dijo a la CNBC que los inversores tendrían rendimientos mediocres en el mercado de valores durante las próximas dos décadas. Comenta que en los últimos 100 años, estamos acostumbrados a un rendimiento medio del 6%, pero eso se acabó y ahora será de un 2% o 3% de promedio durante los próximos 20 años. Como ya les dije, suele ser generalmente casi imposible saber a un año vista, como para saber a 20 años de horizonte, pero bueno, dicho queda.

Espero que los mercados emergentes se vuelven más atractivos, que las acciones de USA suban, que la economía norteamericana se fortalezca y que Donald Trump sea reelegido de nuevo Presidente. Y no olvidemos que si la Reserva Federal cumple su promesa de comprar 60.000 millones de dólares en bonos del Tesoro hasta el segundo trimestre de 2020, el balance de la Reserva Federal estará cerca de un máximo histórico en 2020. La flexibilización cuantitativa es como imprimir dinero (pero sólo para las instituciones financieras) y esto infla los precios tanto de las acciones como de los bonos.

Una cuestión que hay que dilucidar es qué Bolsa lo hará mejor, la europea o la norteamericana. En condiciones normales les diría que la europea aprovechando que está más barata y no viene de hacer máximos históricos unos detrás de otros, aparte de otras cuestiones también. Pero yo le veo el tema del Brexit como incertidumbre, puesto que si bien es cierto que espero un acuerdo básico y no pleno, luego habrá que ver detalladamente la letra pequeña del acuerdo, y es que a día de hoy les aseguro que ni Reino Unido ni la UE tienen la menor idea de qué van a hacer, con éso les digo todo. Y otro tema también a considerar, para decantarnos sin miramientos por la renta variable europea necesitamos ver que las empresas del sector financiero van mejor, señales de que el Banco Central Europeo y la política fiscal impulsarán la actividad económica, y un aumento de la demanda de los mercados emergentes. De momento estamos a la espera.

Pero aun así, creo que la renta variable europea podría hacerlo mejor que Wall Street. No obstante, en ninguno de estos mercados veremos los guarismo de este año. El Eurostoxx 50 podría subir un 8-10% a los 4080-4150 puntos y el S&P500 subir un 3-5% a los 3316-3381 puntos.

En USA los sectores tecnológico, energético, financiero y de atención sanitaria podrían sufrir volatilidad ante el riesgo de un mayor control regulatorio producto de las elecciones presidenciales. Prefiero compañías con un dividendo sólido, orientadas al consumo y de perfil más doméstico, menos expuestas al ánimo voluble del comercio global.

Respecto al Ibex 35, tenía todo a favor para poder aspirar a ser la mejor Bolsa europea en el 2020, pero finalmente hay demasiados elementos de incertidumbre, de manera que por precaución prefiero ser modesto. Sí, elementos como la fuerte inestabilidad que existe en América Latina (recordemos que compañías con fuerte peso en el selectivo español tienen una importante exposición en dicha zona), la posibilidad de cambios regulatorios en algunos sectores clave, la creación de nuevos impuestos e incrementos de otros existentes. ,Podríamos ver subidas en el Ibex 35 en torno al 4-6% y mirar a los 10.000-10.200 puntos (una lástima porque a nada que se resolviesen algunas de estas dudas que les he enumerado, podría fácilmente subir un 10-12%).

Respecto al oro, decir que el apetito por el metal podría verse apoyado en las próximas semanas, ya que los compradores tradicionales de metales preciosos recogen lingotes de oro como regalo para las fiestas como el Año Nuevo Lunar. El metal precioso alcanzará los 1,600 dólares la onza en el primer trimestre. Como dato, mencionar que desde el año 1980, enero es uno de los mejores meses para el oro, con una ganancia promedio durante el mes de 1.53%. Sin embargo, el mejor mes para el oro es agosto, cuando el metal precioso tiene un promedio de ganancia del 1.57%.

Y en lo referente al euro y el dólar, podríamos ver el nivel de 1,15-1,16 en eur/usd (a la hora de escribir ésto cotiza en 1,1171).

Acciones que podrían ser interesantes

  • España: Cellnex, Repsol, FCC, ACS, Ferrovial, Grifols, MásMóvil, Logista, Almirall, Faes Farma, OHL.
  • Estados Unidos: Amazon, Microsoft, Alphabet, Visa, Cigna.
  • Europa: Axa, Engie, Evotec, Rubis, Total, Volkswagen, Exor, Aroundtown.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse
 

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.