Hoy es el momento de tomar soluciones para el mañana

Hoy es el momento de tomar soluciones para el mañana

 

Suelo ser un poco repetitivo en un tema que me parece crucial dadas las circunstancias actuales y sobre todo futuras al respecto, pero es que si no toman ustedes cartas en el asunto desde hoy mismo, pueden encontrarse el día de mañana con un problema importante, y lo que es peor, sin solución.

Sabemos que nacen pocos niños en nuestro país, que las personas fallecen cada vez con mayor edad, que la pirámide demográfica se está invirtiendo, que por otras muchas razones que no voy a pasar ahora a enumerar para no hacer este artículo excesivamente extenso, la caja de la Seguridad Social atraviesa por serias dificultades hoy, imagínense el día de mañana.

Lo que les quiero recordar, porque seguro que prácticamente todos ustedes ya lo saben, es que el tema de las pensiones de las públicas no está garantizado. Cada vez se tiene que trabajar durante más años, la edad de jubilación se va retrasando, y el importe a recibir en el futuro será bastante más reducido del que cabría esperar.

Urge sin dilación tomar cartas en el asunto, cada persona debería de ser consciente de ello y comenzar ya a complementar su futuro. Sí, lo sé, por desgracia muchísimas personas apenas tienen para llegar a final de mes y no pueden pensar de aquí a 20-30 años porque es una auténtica quimera sobrevivir cada mes. Pero quien pueda, en la medida de sus posibilidades, debería de hacerlo.

Me preocupa y bastante que el día de mañana buena parte de nuestra sociedad tendrá una pensión pública irrisoria que apenas servirá para vivir y llegados a ese momento poco o nada se podrá hacer al respecto. Es ahora cuando se puede y se debe de actuar.

– Planes de pensiones: tiene una ventaja fiscal que se puede aprovechar. Importantísimo ser consciente del perfil de riesgo de cada persona y de la edad actual. La idea es que si se es relativamente joven (entre 30 y 40 máximo 45 años) se ha de apostar por más riesgo. Si va acercándose a la edad de jubilación ha de apostar por lo conservador.

– Planes de previsión asegurados (PPA): es un seguro de vida y ahorro cuyas prestaciones se reciben en el momento de la jubilación con una rentabilidad asegurada y con idénticas ventajas fiscales que los planes de pensiones individuales.

Tienen carácter de seguro, lo que obliga a las entidades a garantizar un tipo de interés mínimo hasta su vencimiento.

El tomador (quien contrata el seguro), deberá ser también el asegurado y el beneficiario.

Los PPA tienen como cobertura principal la jubilación, pero podrán cubrir adicionalmente las contingencias de invalidez y fallecimiento.

Existen dos casos en los que se puede disponer anticipadamente del dinero:

* Enfermedad grave que incapacite temporalmente para la ocupación durante un periodo continuado de tiempo.

* Desempleo de larga duración.

Así pues, ofrecen una rentabilidad asegurada, aunque baja. Prácticamente por encima ligeramente de la inflación, de manera que sirve para asegurar el capital, que no se devalúe por el incremento del coste de la vida.

PIAS: es una figura híbrida entre los planes de pensiones y los seguros. Se trata de un instrumento de ahorro-previsión a largo plazo que permite constituir una renta vitalicia asegurada y tiene como finalidad ir pagando primas para acumular un capital a lo largo del tiempo,

Ofrecen un capital asegurado en caso de fallecimiento de su titular. Ofrece también una rentabilidad cercana a la ofrecida por la deuda pública, ya que las compañías aseguradoras invierten principalmente en estos productos.

Las aportaciones que se realicen podrán ser esporádicas o periódicas (mensualmente, trimestralmente, etc.) Las primas satisfechas a los PIAS no pueden superar el límite anual de 8.000 euros, y el importe de las primas pagadas acumuladas no puede superar la cuantía total de 240.000 euros por contribuyente.

Con los derechos acumulados en estos contratos se constituirá una renta vitalicia asegurada. La cual puede comenzar a percibirse una vez que hayan transcurrido 10 años desde el pago de la primera prima.

A diferencia de los planes de pensiones o los planes de previsión asegurados, los planes individuales de ahorro sistemático no deben tener obligatoriamente como contingencia principal la jubilación y no son ilíquidos, es decir, en los PIAS es posible rescatar el ahorro acumulado en cualquier momento. No obstante, si se rescatan antes de que hayan transcurrido diez años desde su contratación, el titular perderá la ventaja fiscal del producto.

– Cuentas bancarias de ahorro: muchas entidades bancarias, cuando se abre una cuenta corriente, le dan otra cuenta que es de ahorro, sin coste ni mantenimiento, la cual tiene una rentabilidad mayor que la cuenta corriente. Además, en estas cuentas no se puede domiciliar recibos ni gastos, de esta manera se fomenta el ahorro. Es totalmente líquida y disponen de su dinero en cualquier momento.

Esta opción es válida para aquellas personas conservadoras que quieren un sistema lo más sencillo posible, por ejemplo meter en esa cuenta ahorro cada mes por ejemplo 200 euros.

– Unit Linked: es un seguro de vida en el que el tomador decide dónde se invertirán sus aportaciones periódicas dentro un amplio abanico de posibilidades que le ofrece la entidad aseguradora.

En este abanico incluye fondos de inversión que dan cobertura a todos los perfiles de inversor, pudiéndose elegir entre fondos monetarios y asegurados, fondos de renta fija, fondos de renta variable (emergente, de Europa, de USA, de Asia).

La rentabilidad en este tipo de productos no va ligada a un interés que la compañía garantiza por contrato, sino al comportamiento de estos fondos y de su valor liquidativo en el momento del cobro de la prestación.

La persona adquiere fondos de inversión, no como partícipe, sino como asegurado de una compañía, la cual es la titular de las participaciones de estos fondos. Sin embargo, es él el que decide en qué fondos quiere que se invierta.

¿Le gustaría que le ayudásemos con su planificación patrimonial? Pinche aquí para ver lo que podemos hacer por usted 

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.