Qué es el BPA y el PER y cómo se utiliza a la hora de invertir

Hoy vamos a ver dos ratios muy interesantes para todo inversor: BPA y PER. Dos ratios que habrán escuchado en muchas ocasiones y con razón. Veámoslos de una manera sencilla y clara.

El beneficio por acción (BPA)es la parte de beneficio que corresponde a cada una de las acciones de una compañía. Se puede afirmar que este ratio es utilizado para evaluar la rentabilidad de la compañía en cuestión. Su cálculo es “sencillo”: se obtiene dividiendo el beneficio neto de la empresa entre el número de acciones totales durante el año. Un ejemplo: si una compañía presenta como beneficio neto 1 millón de euros y su capital está compuesto por 2 millones de acciones, el BPA sería de 0,50 euros por acción.

Pero no nos confundamos, un accionista no va a cobrar ese beneficio, eso únicamente sucedería si la empresa decide repartir el beneficio en forma de dividendos.

Por si no se habían dado cuenta, el BPA no tiene por qué ser siempre positivo, ya que si la empresa espera cerrar el año con pérdidas, su BPA será negativo.

Ineludiblemente, cuando hablamos de BPA hay que hacer referencia al PER, un ratio que mide la relación entre el precio de mercado de una compañía y su beneficio total. Realmente indica el número de veces que el beneficio por acción de una empresa está contenido en el precio de la acción de esa determinada compañía. Es decir, el ratio PER nos dice cuanto están dispuestos a pagar los inversores por cada euro de beneficio, se puede interpretar como el número de años que la empresa va a tardar en generar los beneficios equivalentes al precio que está pagando el inversor por el precio de la acción (si el precio de una acción es 15 euros y el beneficio por acción anual es un 1 euro, el PER es 15 e indica que en 15 años, si el beneficio se mantiene estable, la empresa generará suficientes beneficios para devolver el precio inicialmente pagado

Se obtiene dividiendo el precio de cotización de las acciones entre el BPA. Ejemplo: si las acciones cotizan a 10 euros y el BPA es 0,50, pues el PER sería 20.

En principio, un PER alto implica que la cotización de la compañía es alta con respecto a sus beneficios, de manera que la acción está sobrevalorada. Pero no hay que llevarlo al extremo, porque un PER alto tampoco es algo malo si hay perspectivas de incremento de los beneficios de la empresa. Por tanto, un PER elevado, generalmente por encima de 25, puede indicar que la empresa esté sobrevalorada o bien que los inversores creen que los beneficios de la empresa van a subir en los próximos años.

Por el contrario, un PER pequeño, por debajo de 15, indica que la empresa está infravalorada o que los inversores creen que los beneficios van a reducirse.

Fundamental para los inversores es tener presente que para saber si el PER de una empresa es alto o bajo, se requiere compararlo con el PER del resto de empresas del sector. Y esto es debido a que, generalmente, el sector tecnológico tiene un PER elevado y el sector bancario un PER más bajo.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse
 

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.

No hay comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: