Diciembre ha sido históricamente un mes fuerte para la renta variable, aunque ciertamente no lo fue el año pasado. A estas alturas del mes de diciembre de 2018, el S&P500 ya había caído más de un 5% en el mes, y el índice caería otro 9,6% durante la siguiente semana y media antes de alcanzar su nivel más bajo en Nochebuena. En el siguiente gráfico tienen la evolución del S&P500 a lo largo del mes de diciembre de 1983 a 2018, así como de 2009 a 2018 (el actual mercado alcista). Básicamente muestra el camino que el S&P500 ha tomado durante el mes de diciembre. Pueden observar que la primera mitad de diciembre suele ser más débil para las acciones, y es la segunda mitad del mes donde las ganancias realmente comienzan. Ya hemos pasado la mitad de diciembre este año, por lo que los inversores sin duda tienen la estacionalidad como un viento a favor desde aquí hasta finales de año. A partir del día 16 el S&P500 ha visto históricamente una ganancia media del 1.07% durante la siguiente semana, una ganancia media de 2.94% durante el siguiente mes, y una ganancia media del 5% durante los próximos tres meses.

Gráfico: Bespoke

¿Pero no hay miedo a una recesión? Miren, los temores de una recesión inminente en Estados Unidos son exagerados y todo apunta a un fuerte consumo y a un crecimiento continuo durante el próximo año, cosa que cree que el propio presidente de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren. Es que es poco probable que tengamos una recesión económica el año que viene dadas las políticas monetarias y fiscales acomodaticias. Además, la tasa de ahorro y el patrimonio neto de los hogares tienden a aumentar simultáneamente, lo que significa que los consumidores están bien posicionados para gastar más y el crecimiento de los ingresos han proporcionado mejoras en la confianza, siendo un buen presagio para las ventas durante las fiestas y más allá. En principio, espero que 2020 sea un año aburrido para la política monetaria y el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Robert Kaplan, también considera que las tasas de interés se mantendrán estables el próximo año.

El siguiente gráfico muestra la historia del mercado de valores después de la tercera reducción de la tasa de interés de la Reserva Federal dentro de un ciclo. La historia muestra que durante los ciclos en los que la Reserva Federal continuó recortando agresivamente (dos o más veces adicionales después del tercer recorte), el mercado bursátil sufrió en relación con los momentos en los que la Fed continuó recortando menos de dos veces adicionales.

121619_3rd Rate Cut

121619_3rd Rate Cut Table

Gráfico: Liz Ann Sonders

Es probable que la próxima década no se parezca a la anterior, pero hay lecciones para los inversores que seguramente servirán de cara al futuro. Dado que casi todos los mercados del espectro de renta variable y renta fija han tenido rendimientos superiores a la media en la última década, es probable que se trate de una hazaña que no se repetirá en la próxima década. El recientemente anuncio del acuerdo comercial «Fase Uno» entre Estados Unidos y China podría ayudar a estabilizar la inversión en manufactura y negocios, pero poco más.

Aunque Estados Unidos y China han acordado un acuerdo comercial, éste se queda muy por debajo de los objetivos iniciales de Estados Unidos de obligar a China a transformar su economía para que sea más abierta y justa. Por ahora, aplaza las tarifas arancelarias que se establecieron para entrar en vigor el 15 de diciembre, una buena noticia, y además se produjo una reducción parcial de los aranceles anteriores, ya que los que se impusieron el pasado mes de septiembre se redujeron del 15% al 7,5%. Pero no olvidemos que este acuerdo tampoco significa que Trump no continuará utilizando los aranceles y otras barreras comerciales como una herramienta para coaccionar o castigar a otros países.

Otra cuestión relevante es la exposición de los hogares estadounidenses a la renta variable. En la actualidad, los hogares estadounidenses tienen casi el 54% de sus activos expuestos a las acciones.

121619_Household Stock Allocation Table

Hay un hecho que ha sorprendido a los inversores. .Hay muchas veces que el oro y el dólar estadounidense han subido juntos. Estos casos suelen estar centrados en momentos de estrés macroeconómico global. La correlación positiva entre el oro y el dólar estadounidense tiende a desvanecerse rápidamente a medida que la situación de riesgo se resuelve por sí sola. Sin embargo, algo inusual ha sucedido en los últimos 14 meses con la relación entre el oro y el dólar estadounidense. Desde principios de septiembre de 2018 hasta principios de octubre de 2019, ambos activos iniciaron una correlativa tendencia al alza. El dólar estadounidense ganó un 11% y el oro un 30% (el oro ha perdido parte de su fuerza en noviembre de 2019, pero actualmente tiene una ganancia del 20%).

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse
 

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.