Ismael De La Cruz

Programar la jubilación privada con tiempo

Todos sabemos que la Seguridad social en España no está atravesando su mejor momento y no sabemos qué condiciones nos encontraremos el día que nos jubilemos.

La pirámide de la población se está invirtiendo, se estima que dentro de 30 años la poblacón de más de 65 años será muy elevada y la de jóvenes se verá reducida drásticamente. Las aportaciones a la Seguridad Social están bajando.

Tengan en cuenta que en España somos muy nuestros. Por ejemplo, en materia de vivienda, todo el mundo quiere ser titular de un piso. En Europa tienen la mentalidad enfocada al alquiler (por movilidad, desplazamiento, libertad, adaptación a la cuota mensual, etc). En materia de estudios también. En España existe titulitis, parece que si no tienes una carrera no eres nadie. En Europa, el equivalente a la FP de España triunfa, tiene menos porcentaje de desempleo.

Pues bien, en cuanto a la jubilación, también tenemos diferencias. En España estamos acostumbrados a que la pensión pública nos sirva para vivir una vez estemos jubilados. En Europa, la mentalidad es distinta, la pensión del Estado supone el 60% de los ingresos, el resto se complemente con un programa privado.

Por todo ello, urge tener una estrategia privada que sustituya o que complemente la pensión pública el día de mañana.

Les voy a explicar cuál es mi estrategia privada de cara al día de mañana….

– Acciones: todos los meses destino una cantidad de dinero a comprar acciones. En mi caso me decanto por el Santander (aunque se puede diversificar o elegir otro valor, eso ya es decisión personal). Digamos que destino 600 euros todos los meses a comprar acciones el día 1-2 de cada mes. Me da igual el precio, si están alcistas o bajistas, ya que el horizonte temporal es 30-35 años.

De esta manera, cada trimestre recibo un dividendo que hoy en día en el caso del Santander son unos 9 céntimos netos por acción. Al ir acumulando títulos, cada trimestre recibo una cantidad mayor y al mismo tiempo, estoy comprando a precios muy bajos, con lo que el potencial de revalorización será mayor.

Elijo Santander porque cotiza a precios bajos, tiene máxima liquidez, es un blue chips sólido y diversificado, ofrece un dividendo constante incluso en periodo de crisis, no tiene una volatilidad excesiva.

La “cuota” de 600 euros al mes se mantiene constante los doce meses del año, pero cada año le aplico un porcentaje para cubrirme del IPC o carestía de la vida. Por regla general aplico un 4% (siempre que IPC no sea superior, en cuyo caso lo igualo).

Pasados unos años, el dividendo a recibir empieza a ser un dinero interesante, el cual reinvierto también acciones. Finalmente, nos encontraremos con un número elevado de títulos.

– Unit Linked: es la otra pata de mi programa privado. Es un producto muy interesante. Es una cesta con varios fondos de inversión (renta fija, garantizado, renta variable de USA, Europa, Asia, emergentes). Destino cada mes por ejemplo 200 euros. Yo mismo lo distribuyo entre esos fondos. Actualmente, mi distribución es 60% emergentes, 10% USA, 10% Europa, 10% Asia, 10% renta fija.

No soy muy amigo de los planes de pensiones ni de los asegurados como PPA.

Finalmente, como una tercera pata opcional, tengo la hipoteca inversa (aunque dependerá de qué condiciones ofrezcan el día de mañana).

Bien, este es un ejemplo, lo he querido comentar porque muchas personas me preguntaban acerca de este tema.