análisis técnico

 

Extracto de mi libro (aún en proceso) Instituciones de Análisis Técnico. Vamos a ver en este artículo el fundamento y la importancia de los soportes y en los próximos artículos cómo trabajar y sacarle todo el rendimiento.

El análisis técnico consta de una serie de herramientas fundamentales, unas más importantes y decisivas que otras. Pero sin lugar a dudas, los soportes y las resistencias forman la columna vertebral, el abc del análisis.

En una época en la que surge la moda de buscar cosas nuevas, extravagantes, exijo una vuelta a lo clásico, una operación Renacimiento (que precisamente significa eso), porque en el análisis técnico ya está todo inventado, se trata de profundizar en su estudio y adquirir una especialización, dominio y destreza inusitada.

Se puede afirmar que en los soportes y las resistencias se basan las tendencias y buena parte de los patrones chartistas.

Un análisis técnico en el que los soportes y las resistencias no conformen la base esencial no es un análisis técnico serio ni riguroso.

Un soporte es un nivel del precio donde el interés de los compradores es superior al interés de los vendedores, con lo que se impone la presión compradora, resultando en una subida del precio cuando alcanza dicho nivel, es decir, tendremos un rebote al alza. Por tanto, en un soporte se tiende a comprar esperando el rebote al alza.

Me gustaría añadir que cuando el precio llega a un nivel de soporte y se detiene la caída comenzando a rebotar al alza, no significa necesariamente que se vaya a producir un cambio o giro de tendencia de bajista a alcista, ya que podríamos estar simplemente ante un mero rebote al alza pero dentro de un contexto bajista, es decir, un impulso al alza pero sigue vigente la tendencia bajista.

Esto es importante tenerlo presente, porque cuando se compra en un soporte (siempre implica que el precio está cayendo y viene desde más arriba), es imposible saber si estaremos ante un cambio de tendencia o ante un rebote al alza. Por difícil que pueda parecer, esto no debería de suponer un problema para el análisis técnico, porque el inversor ha de conformarse con buscar posibles puntos de entrada en el mercado, y una vez dentro observar su evolución y gracias a otras herramientas técnicas que veremos más adelante, sabrá si ha de permanecer dentro o ir pensando en cerrar su posición y salir.

Así pues, la función del soporte es ofrecernos un posible punto de entrada en el mercado y una vez dentro, utilizando otras técnicas, sabremos si estamos ante un cambio de tendencia o un rebote al alza.

Tiende a menospreciarse el mero rebote al alza y esto es un craso error. Tengan en cuenta que los inversores intradiarios o los de corto plazo no necesitan imperiosamente un cambio de tendencia, un rebote les es más que suficiente para lograr sus objetivos. Es más, un inversor de medio o largo plazo que sí tiene más sentido su afán por la búsqueda de un cambio de tendencia, el hecho de poder aprovechar un rebote suele ser también muy jugoso, entre otras razones porque al trabajar con gráficos de amplias dimensiones temporales, todo rebote en dicho gráfico supondrá una plusvalía interesante.

Un soporte puede ser aprovechado de dos maneras:

– Como punto de entrada para comprar: es precisamente todo lo que les acabo de comentar.

– Como punto de salida y cierre de un corto: en los derivados (futuros, cfds) un inversor puede intentar aprovechar una caída del mercado poniéndose corto (es el argot utilizado, largo es comprar, corto es vender), de manera que cuanto más caiga el mercado mejor para su operación. Pues bien, en estos casos, los soportes pueden ser utilizados como objetivos de cierre y salida de la operación.

Antes de continuar, veamos un ejemplo de soporte en el gráfico.

soportes

Pueden ver cómo el precio marcó un nivel de soporte donde dejó de caer y comenzó a subir. En dicho soporte se traza su correspondiente línea horizontal para estar atentos la próxima vez que llegue el precio. Y en efecto, cuando regresó tocó el soporte comenzó a rebotar al alza. En este ejemplo tenemos un nivel de soporte que actuó como giro o cambio de tendencia, frenando los descensos producto de la tendencia bajista y originando el inicio de una nueva tendencia alcista.

soportes

En el siguiente ejemplo gráfico tenemos la otra opción, un nivel de soporte que se creó al detenerse las caídas y subir el precio. Trazamos la línea horizontal y cuando el precio más adelante volvió a tocar el soporte, rebotó al alza, pero no se produjo un cambio de tendencia, sino un rebote al alza, que no fue desdeñable, ya que en intradía supuso una subida de 100 puntos que en este mercado en cuestión, el índice Eurostoxx, es bastante interesante.

Hablamos de caída libre cuando un mercado se encuentra en mínimos históricos y su precio se mueve a la baja perdiendo su último nivel de soporte, encontrándose la cotización en una zona donde jamás ha estado previamente.

En principio, estas situaciones suelen originar fuertes caídas, ya que no hay ninguna referencia por abajo donde pudiera rebotar.

En estos casos, habría que esperar a la formación de un patrón chartista de cambio de tendencia o incluso a un nivel de precio con efecto número redondo, ambas cuestiones que veremos más adelante.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.