En Wall Street ya han empezado a valorar dónde terminarán más o menos el año algunos índices bursatiles. Por ejemplo, creen que el Dax germano podría finalizar en torno a los 12.710 puntos (viene subiendo un +50% desde los mínimos del pasado mes de marzo, más que el S&P500, el Dow Jones y el Eurostoxx 50). Respecto al FTSE 100 británico creen que sería en los 6155 puntos. El Stoxx Europe 600 sería en 370-372 puntos. De todas maneras todo ésto son meras conjeturas, fíjense que por ejemplo JPMorgan ve al Stoxx 600 caer -9% a final del año mientras que Makor Capital cree que subirá un +13%, de manera que uno de los dos fallará estrepitosamente.

En lo que sí hay cierto consenso es en que los fondos de inversión prefieren las acciones de la eurozona de cara a tener una mayor exposición (de hecho su ponderación ha subido al 26%), mientras que las acciones británicas son las que menos gustan.

La realidad es que de aquí a finales de año hay demasiados elementos de incertidumbre, tales como la pandemia del coronavirus, las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el Brexit, el paquete de ayudas y estímulos de Estados unidos.

¿Qué opciones tiene un inversor serio que se precie? Miren, compañías tradicionales de dividendo como Procter & Gamble, Colgate, General Mills y Campbell Soup son no cíclicas, es decir, da igual cómo esté la economía que la gente seguirá comprando sus productos, pero generalmente no funcionan muy bien cuando la economía se recupera. ¿Entonces qué hacemos? Pues confiar en acciones cíclicas que repartan dividendo, y es que el próximo año no se puede descartar que la economía norteamericana tenga una buena recuperación gracias a los fuertes estímulos que la Reserva Federal y el Gobierno implementan, unos estímulos jamás vistos. Basta fijarse que para luchar contra la pandemia suponen nada más y nada menos que el 35% del producto interior bruto, lo que supone la mayor cantidad desde 1915, más que en 2009 (18% del PIB) y en la Primera Guerra Mundial (17%). Además, los estímulos tienden a tardar un año en surtir efecto, por lo que sus virtudes aflorarán a mediados de 2021. Y no olvidemos tampoco que los consumidores tienen actualmente una elevada tasa de ahorro y bajos niveles de deuda, es decir, hay mucho poder adquisitivo en el sector del consumo si se recupera la confianza.

El Nasdaq sigue acaparando la atención de los inversores, sobre todo los minoristas que vuelven a la carga con las opciones de compra, y es que desde los recortes del 23 de septiembre el índice ha subido casi un 10%. Por ciero, se observa buena entrada de dinero en el ETF Invesco QQQ Trust Series que ha alcanzado los 144.650 millones de dólares en activos bajo gestión, todo un récord.

Reuters Graphic

El volumen también se ha incrementado en las opciones de compra de acciones. La relación entre las opciones de compra y las opciones de venta  ha aumentado desde finales de septiembre y está cerca del máximo logrado justo antes de la venta de septiembre.

Reuters Graphic

El interés en las opciones de compra de empresas como Apple, Facebook y Netflix Inc NFLX.O también ha aumentado en las últimas semanas.

Reuters Graphic

¿Y el oro y la plata qué pueden hacer en lo que resta de año? Un dólar más débil, el incremento de los riesgos de inflación y la demanda impulsada por las medidas de los principales bancos centrales ayudarán a que 2021 pueda ser un buen año para las materias primas (el índice S&P/Goldman Sachs GSCI podría subir un 19-20% en los próximos 12 meses. El oro podría subir a 2250-2300 dólares en 2021 y la plata a 30 dólares.

Por último, recordarán que hace unos días las acciones de L’Oreal, LVMH y Kering en París fueron suspendidas de cotización por la mañana por un fallo técnico de Euronext en Bélgica, Holanda, Portugal e Irlanda. No  fue ninguna tontería puesto que las acciones negociadas en las bolsas afectadas suponen el 22% del Stoxx Europe 600. No es algo nuevo, en septiembre del año pasado también hubo problemas con las opciones de acciones en Amsterdam, Bruselas y París. La Bolsa de Japón suspendió sus operaciones durante todo un día el 1 de octubre debido a un error en las copias de seguridad. La Bolsa de  México también se detuvo el 9 de octubre por un problema técnico. Deutsche Boerse sufrió dos interrupciones este año, en abril y julio, que dificultaron el comercio de derivados y acciones en varios países y ambas interrupciones fueron causadas por un software defectuoso.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.