El cobre suele ser tenido en cuenta como barómetro o indicador de la salud de la economía. La buena noticia es que el lunes subió y llegó a su mayor nivel en más de 2 años. Veamos por qué sube el cobre y la importancia del ratio cobre/oro.

Básicamente está subiendo el cobre por las siguientes razones:

– La noticias de que Pfizer estima que la efectividad de su vacuna contra el coronavirus es del 90% y que en cuanto tenga autorización llegará a finales de éste año y que de momento no han observado ningún caso adverso en los pacientes del ensayo. Éste motivo es favorable para el cobre porque implicaría que la vacuna se acerca y con ello va quedando menos tiempo para el final de ésta pesadilla, con lo que a medio plazo las economías mundiales se podrían recuperar poco a poco.

– La victoria de Biden en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, puesto que ello se traducirá en un relajamiento de las tensiones geopolíticas que mantenía Trump con China y otros países.

– China es el primer consumidor a nivel mundial de cobre y representa casi la mitad del consumo mundial. Importante que las exportaciones chinas crecieran al ritmo más rápido en 19 meses mientras que las importaciones también lo hicieran. La la actividad manufacturera china se expandió por sexto mes consecutivo en casi una década. Y más importante aún es la creciente demanda de China por el cobre. 

Cobre en Colombia

– La disminución de la producción de cobre en Chile ha descendido un 0,8% con respecto al año anterior y supone ya la cuarta caída consecutiva.

Hay un ratio, un indicador que es especialmente interesante: el ratio cobre/oro. Cuando el precio del cobre baja suele ser señal de que se avecina una recesión. De hecho, en Wall Street, al cobre le llaman Dr. Copper porque en muchas ocasiones adivina la evolución de la economía (es una mera herramienta más, no lo vayan a elevar a la categoría de ciencia). El oro por otro lado, es un activo refugio por excelencia. Así pues, cuando sube el cobre significa optimismo en una expansión económica basada en un incremento de la demanda en sectores como la construcción, el transporte y la industria. cuando el oro sube es lo contrario, miedo, temores, incertidumbre, el dinero sale de la Bolsa y busca cobijo en el oro. Si dividimos el precio del cobre por el del oro tendremos una visión de las expectativas económicas del mercado.

Imagen

La idea es que si este ratio baja significa que los inversores compran más oro que cobre, no esperan nada nuevo de la economía. En cambio, si sube implica que los inversores no ven nubarrones y son optimistas ante el panorama que se avecina.

En el anterior gráfico pueden ver cómo éste año se hundió a niveles nunca vistos y lo positivo es que está empezando a repuntar al alza.

Por otro lado, decir que la correlación del ratio cobre/oro con el S&P500 es de un 95%.

En el siguiente gráfico pueden ver la evolución del cobre y del oro en los últimos años, concretamente desde 1992 a 2020.

Imagen

¿Alguna idea operativa en el cobre? Pues les dejo dos ideas a tener en cuenta:

1ª Se está acercando a su fuerte resistencia que se formó en diciembre de 2017 y que fue puesta a prueba en junio de 2018 con éxito. Se trata de 3.414. Ésto significa que la próxima vez que llegue seguramente tampoco pueda romperla en el primer intento y rebote a la baja. Pero cuando finalmente la rompa será momento de seguir comprando.

2ª Inversores agresivos seguramente entrarán en torno a 3043.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.