El oro cae algo más de un 7,5% desde que el pasado 9 de noviembre la compañía Pfizer hiciera un anuncio de su vacuna contra el Covid 19. Ese día asistimos a la segunda mayor caída en siete años. y los ETF vieron salir dinero por segunda semana consecutiva (están preparados para registrar el primer mes de salidas este año después de que las tenencias se elevaran a un nivel récord en octubre) al mismo tiempo que el interés comprador de los hedge funds bajó a su nivel más pobre en año y medio (ésto sucedió hace algo más de semana y media). Pero aun con todo, estaba cerca de su mayor ganancia anual en diez años.

Por cierto, el oro alcanzó su anterior récord hace 9 años, en cuanto terminó la crisis y los bancos centrales comenzaron un programa de relajación cuantitativa, lo que despertó el temor de hiperinflación.

El tema es que el oro es un activo refugio y en tiempos de incertidumbres y preocupaciones los inversores sacan su dinero de la renta variable y lo invierten en refugios como el oro, el franco suizo y el yen japonés, motivo por el cual cuando hay temores las Bolsas caen y los activos refugio suben. Esto es algo que todos ustedes ya saben, hasta aquí nada nuevo.

Como es lógico, con el tema del Covid 19 el oro se animó y con los anuncios de varias compañías en lo referente a la efectividad de sus vacunas también se entiende que el metal precioso lo acuse cayendo.

Bien, si nos centramos en esta premisa básica, podría decirse que se acabó la tendencia alcista del oro por la proximidad de la llegada de las vacunas y porque cada día que pasa es un día menos que queda para que termine el invierno (periodo de más contagios del coronavirus).

Pero no podemos quedarnos en lo simple. Verán, el oro y los tipos de interés reales han estado muy correlacionados en los últimos años. Con los rendimientos nominales de los bonos sustentados de manera artificial por los bancos centrales, la recuperación de las economías no se traducirá en un incremento de los rendimientos reales, por no hablar que las previsiones de inflación también se incrementarán, hecho que hace que el interés por el oro también aumente. Y es que el oro también sirve como cobertura contra la inflación, y claro, con las ingentes sumas de dinero que se están volcando en las economías, poco a poco asistiremos a una subida del IPC, con lo que los inversores volverán a mirar al oro.

Y no sólo eso favorece todavía al oro, es que el otro elemento que lo estaba haciendo subir con fuerza era el hecho de la debilidad del dólar, ya que existe una relación inversa con el billete verde debido a que el oro cotiza en dólares. Verán, ésto es porque cuando el dólar cae, los compradores extranjeros tendrán más poder adquisitivo y por lo tanto, aumentarán la demanda de esos productos, lo que a su vez provocará una subida en los precios de los productos.

La realidad a día de hoy es que lleva 3 meses de recortes y todo apunta que tras noviembre serán ya 4 meses consecutivos de caídas llevando el precio a la zona de 1797 dólares (recordemos que venía de los 2090 dólares en el mes de agosto.

¿Entonces qué podemos esperar del oro? El 14 de abril escribí en EXPANSIÓN un análisis titulado «Por qué el oro podría seguir siendo una buena inversión los próximos meses» y explicaba las razones de que esperaba que llegase a sus máximos del año 2011. Ese día estaba en 1768 dólares y llegó a los máximos de 2011 y lo superó hasta 2089 dólares. Además ahí también explicaba las diversas maneras para invertir en oro

Pinche aquí para leer el artículo

Degussa (que viene de ver cómo el pasado mes de marzo sus ventas de oro físico se incrementaron un 150%, cree que es cuestión de tiempo que vuelva a la senda alcista.

En mi opinión, nos encontramos en una fase correctiva tras una fulgurante subida marcando máximos. Cuando ésto sucede, los inversores comienzan a dudar si vender ya o aguantar, pero están a flor de piel y cualquier cosita que vean la utilizan como pretexto para deshacer posiciones, vender y hacer caja. Y es lo que ha sucedido, los inversores acumulaban buenas rentabilidades y en cuanto vieron las noticias de las vacunas no se lo pensaron y vendieron, tanto minoristas como institucionales.

Desde el punto de vista técnico también había otro motivo de peso para las ventas. Se produjo sobrecompra como pueden ver en el anterior gráfico, algo que no sucedió en todo lo que llevamos de año.

Y sí, soy de la opinión que es una fase de corrección, no un cambio de tendencia, porque el dólar va a seguir débil y todo el dinero que están inyectando los bancos centrales producirá inflación, de manera que estos dos catalizadores harán que el oro mantenga su brillo, pero otra cosa es atacar y superar los máximos, ya que para ello seguramente llevará tiempo.

No querría terminar sin antes recordarles que existen 4 Indicadores importantes que tienen al oro como protagonista: indicador HUI, ratio oro/plata, ratio cobre/oro, ratio oro/petróleo. Les aconsejo que les echen una ojeada.

Pinche aquí para leerlo

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.