Ismael De La Cruz

Por qué no conviene hablar con tanta facilidad de recesión económica

Cuando se habla de recesión económica o riesgo de que estemos cerca, hay que tener cuidado con las palabras que se escogen, o mejor dicho, con el tiempo verbal, ya que se pueda llegar a confundir a los lectores. Miren, las cosas no son exactamente como se están contando en muchos medios de comunicación.

Veamos algunos datos para comprender mejor lo que les quiero decir…

– Estados Unidos creó 250.000 empleos en el mes de octubre (supera la media mensual de 211.000 nuevos empleos durante el último año), situándose la tasa de desempleo en el 3,7%, su nivel más bajo desde diciembre de 1969. La tasa de participación se incrementó en dos décimas, hasta el 62,9%. los ingresos medios por hora de los trabajadores del sector privado aumentaron en 5 centavos, hasta 27,30 dólares, lo que representa un incremento anual del 3,1%, el mayor incremento desde el año 2009.

Como dato histórico, decir que la tasa de desempleo en Estados Unidos promedió 5.77% desde 1948 hasta 2018, alcanzando un máximo histórico de 10.80% en noviembre de 1982 y un mínimo histórico de 2.50% en mayo de 1953.

– El consumo continúa con una tendencia al alza, con un ritmo anualizado del 4% basado en el consumo trimestral (superior al 3.05% del segundo trimestre).

El consumido representa casi el 70% del crecimiento económico. La fortaleza en el consumidor está respaldada por un mercado laboral sólido con oportunidades de empleo que continúan superando a las contrataciones de trabajo (las vacantes de empleo aumentaron un 18% interanual y superan el número de personas que buscan empleo).

– Dado que el mercado laboral y el gasto del consumidor siguen creciendo, no debería sorprender que la confianza del consumidor también sea sólida. El informe del Índice de Confianza del Consumidor (The Conference Board), después de una mejora considerable en agosto, aumentó aún más en septiembre y se mantiene en su nivel más alto en 18 años.

– Por su parte, la actividad manufacturera y no manufacturera es sólida.

– Y no olvidemos el Índice Báltico (BDI). Se creó en el año 1985 y mide la evolución del transporte por mar de las principales materias primas (trigo, algodón, hierro, azúcar, carbón, etc). Se confecciona cada día (a las 13:00 horas de Londres) a partir de las encuestas que se realizan a los propietarios navieros que aportan información del coste medio por tonelada con el que fletan sus barcos.

Tiene una gran utilidad, entre otras razones porque refleja la demanda real existente de materias primas y la cantidad de contratos de envío de mercancías que se cierran en las principales rutas marítimas mundiales. Por ejemplo, si el índice sube significa que la demanda de materias primas aumenta y con ello la producción y el crecimiento económico mundial. Es por ello que es considerado como un barómetro fiable de la economía.

Digamos que el movimiento en la cotización del Índice Báltico depende de una serie de factores, tales como el crédito, la demanda de materias primas, y a su favor cuenta con que no tiene un sentido especulativo.

En el año 2010 llegó a niveles de 4.000 puntos, con la crisis económica internacional en el 2008 pasó de los 11.000 puntos a los 700 puntos. Por tanto, aventuró la que se venía encima.

¿Y cómo refleja o indica la llegada de tiempos duros? Básicamente muestra la reducción de los contratos de transporte de materias primas, con lo que el Índice Báltico cae.

Pues bien, el índice continúa apoyando un entorno de expansión. Como se muestra en el siguiente cuadro, la línea BDI azul continúa en una tendencia alcista, aunque el MSCI World (índice de renta variable mundial) se ha reducido.

Sí, es cierto que el índice de probabilidad de recesión de JPMorgan ha subido un 30% al nivel más alto desde mediados de 2016, pero es algo normal dado el escenario en el que nos encontramos.

Por cierto, y siguiendo con JP Morgan, creen que el mercado bajistas continúa avanzando y hay cada vez más pruebas de que se está transformando en un mercado bajista cíclico, por lo que aconseja aprovechar los repuntes al alza para vender y esperar. Creen que no sería descabellado que el S&P500 caiga un 5-6% y que luego suba a los 2.850 puntos.

Por su parte, Goldman Sach piensa que el mercado de valores se está vendiendo de forma diferente a otras caídas recientes y es un mal augurio. Las pérdidas se concentraron en los sectores donde los administradores de cartera están más expuestos, como la tecnología y el consumo. Esperan que el crecimiento del producto interno bruto de Estados Unidos se desacelere y las estimaciones de ganancias de las compañías son demasiado optimistas.

Respecto al tema de las probabilidades de subidas de tipos de interés de la FED en las próximas reuniones está de la siguiente manera:

  • Noviembre: 4,77%
  • Diciembre: 67,33%
  • Enero: 1,39%
  • Marzo: 65,81%
  • Mayo: 8,5%
  • Junio: 43,19%

* Suscríbase al blog (es gratuito) y recibirá en tiempo real en su correo los artículos que escriba. Pinche aquí para suscribirse

Hágase socio del blog para garantizar un trabajo serio, riguroso e independiente, libre de anuncios y de influencias corporativas o políticas. Juntos podemos hacer grandes cosas. La información seria y de calidad es fundamental, pero hoy existe un exceso por lo que se requiere filtrarla. Le ofrezco una información veraz, objetiva, contando lo que ocurre, qué está pasando, a qué mercados financieros afectará, por qué, y cómo poder aprovecharlo. Todo explicado de manera sencilla y amena. Pinche aquí para más información

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: