La crisis griega y sus efectos

La crisis griega y sus efectos

 

Me gustaría comentarles en este artículo un hecho importante para el devenir de los mercados financieros, concretamente para las Bolsas y para el euro. Me estoy refiriendo al tema de Grecia y lo van a entender ustedes muy bien.

Cuando las cosas van bien, todo marcha según lo previsto. Pero cuando surge algún suceso que puede perturbar la paz en los mercados (no hoy, sino en el 2015 si el asunto termina por explotar), conviene conocerlo en profundidad para que no nos coja con el paso cambiado.

La Bolsa griega ha sufrido caídas no vistas desde hace 30 años. Todo viene por la decisión del Gobierno griego de adelantar las elecciones que estaban prevista para el próximo mes de febrero tras la decisión del Eurogrupo de extender dos meses la prórroga del rescate, provocando como primer efecto una salida de dinero y de inversores, entre otras razones porque justo ahora el favorito para ganar los comicios electorales es la formación política Syriza, y nadie duda de que es la opción que más temen los mercados y los inversores. Como resultado de todo ello, la Bolsa griega se hunde con caídas no vistas desde finales de 1987 y el interés de los bonos sigue aumentando, los inversores sopesan que corren más riesgo de perder su dinero en 3 años que en un plazo temporal mayor, por eso «exigen» mayor rentabilidad por la asunción implícita de riesgo. Este hecho deja bien claro que el riesgo de que Grecia caiga en default se ha incrementado demasiado.

¿Pero realmente todo esto es para que las Bolsas europeas caigan o puedan caer? Porque sinceramente, y con todo el respeto del mundo, Grecia no es nadie en la UE, su peso específico es irrisorio.

En efecto, las Bolsas no caerían por ser Grecia donde está sucediendo todo esto, sino por dos causas relacionadas:

* Porque es el telonero de lo que podría pasar en España o en Italia en el 2015 en los comicios generales. Si algo tienen en común Syriza en Grecia, Podemos en España y el Movimiento 5 estrellas en Italia es que llevan en sus respectivos programas electorales la reestructurar de la deuda y la posibilidad de que si es necesario hay que salir del euro.

No se trata de si los programas económicos de estas formaciones políticas son  idóneos y realizables. No pretendo con este artículo juzgarlos. Lo único que trato de decirles es que los inversores se retiran de los países que amenazan con no pagar parte de la deuda, porque les supone indefensión e inseguridad jurídica, aparte de que si finalmente se abandona la divisa comunitaria, esos lugares dejan de ser atractivos para las empresas.

Así pues, primera idea a tener en cuenta: si ganase Syriza en Grecia o bien no ganase pero lograse un resultado muy bueno, el efecto contagio se produciría en España y en Italia, cuyas economías sí tienen un peso específico fuerte en la Unión Europea, con lo que los mercados caerían y el euro también.

En el 2015 tendremos elecciones en España, Portugal, Reino Unido y Finlandia. Al margen de los resultados que puedan surgir y de cómo reaccionen los mercados financieros, se presenta un año apasionante.

* Porque el Banco Central Europeo seguramente no mueva ficha en cuanto a anunciar un programa QE mientras la situación en el país heleno no se tranquilice un poco. Estaríamos hablando de un mero retraso, en modo alguno de un abandono definitivo. La idea que albergaban algunos de que el anuncio de Mario Draghi podría ser en el mes de enero se diluye como el azucarillo.

Claro, cuando los mercados llevan descontando un buen número de meses consecutivos que el QE sería a primeros del 2015, la posibilidad de que podría ser bien entrado el año, hace que cunda un poco el desánimo.

Bien, de todas formas, en mi opinión, como les acabo de exponer, el QE no peligra en modo alguno y aunque hubiese un retrasillo, no pasa absolutamente nada. Es más, fíjense que gracias a la segunda ronda de financiación bancaria (TLTRO), es más real la posibilidad de un QE. Lo comenté el jueves por la mañana en Twitter antes de salir publicado el resultado: «a los bancos no les interesan mucho el TLTRO, prefieren el QE, de manera que si somos mal pensados irán a la cita pero sin dejarse la piel, ya que si el TLTRO no funciona como se espera, será un motivo más para anunciar un QE». Finalmente, como era de esperar, los bancos no apuraron los 400.000 millones y solicitaron bastante menos.

Quédense con la siguiente idea: si gana en Grecia las elecciones Syriza caerían las Bolsas y el euro, si gana Podemos en España caerían mucho más. No entremos en temas políticos ni ideologías, esto sucedería sencillamente por la fuga de capitales y la falta de entrada de dinero e inversión extranjera por el temor a que no se pague la deuda o más adelante se abandone el euro.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.