impuestos

¿Subir impuestos o emitir deuda?

 

Un dilema que siempre ha sido motivo de debate y controversia es la manera idónea de financiar los gastos públicos, si ha de hacerse mediante una subida de los impuestos o bien mediante una emisión de deuda.

Un gobierno puede optar para financiar su gasto mediante los impuestos que cobra a sus ciudadanos o mediante la emisión de deuda pública. Lo que sucede es que si elige la emisión de deuda pública, es una realidad que tendrá que pagar dicha deuda mediante el incremento de la presión fiscal, un incremento de los impuestos más adelante que implicaría tener que subirlos por encima del nivel en el que se encontrarían en el futuro si  el gobierno hubiese optado en su momento por la primera opción. Este es el motivo principal del debate, elegir entre pagar impuestos hoy o pagar impuestos mañana.

Imaginen que un gobierno decide financiar un gasto adicional a través del déficit, es decir, cobrando impuestos mañana. Aunque bien es cierto que sus ciudadanos tendrían más dinero hoy, serían plenamente conscientes de que tendrían que pagar más impuestos en el futuro, de manera que tenderían a ahorrar el dinero necesario para poder hacer frente el día de mañana a dichos impuestos. Por tanto, la idea que se podría extraer es que ese incremento del ahorro por parte de los ciudadanos compensaría el gasto adicional del gobierno, permaneciendo la demanda agregada tal cual.

Primera conclusión que hay que extraer: la teoría de la equivalencia ricardiana se basaría en que los intentos de un  gobierno para influir sobre la demanda agregada mediante la política fiscal es un grave error que terminaría en fracaso.

Pero no nos engañemos, los ciudadanos no se complican la vida y no son, precisamente, ingenuos. Independientemente de la opción que escoja el gobierno, gastarán lo mismo. Así pues, segunda conclusión a considerar: los ciudadanos gastarán lo mismo tanto si el gobierno elige subir impuestos ahora o bien emitir deuda, porque la realidad es que los ciudadanos, de un modo u otro, terminarán pagando el mismo dinero.

Por tanto, si el gasto público lo financia el gobierno mediante la emisión de deuda, el día de mañana subirán los impuestos para poder el gobierno pagar dicha deuda. Así pues, da exactamente igual si un gobierno decide subir los impuestos ahora o el día de mañana, porque la deuda actual son los impuestos de mañana.

Es cierto que habría una tercera forma de financiar los gastos públicos mediante la devaluación de la moneda nacional y la impresión de dinero, principalmente con la idea de reactivar la economía y lograr más ingresos. Esto está muy bien para países como Estados Unidos y Japón, que le han dado a la maquinita de imprimir billetes a base de bien. El problema de los países que forman parte de la Unión Europea es que no depende de ellos la adopción de estas medidas, ya que compete única y exclusivamente al Banco Central Europeo.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.