¿Ortodoxo o heterodoxo?

¿Ortodoxo o heterodoxo?

 

¿Es usted ortodoxo o en cambio es heterodoxo? Pudiera parecer un trámite de pregunta, pero no lo es en absoluto, es una filosofía de vida que abarca en líneas generales todos los campos (política, economía, social).

La ortodoxia es la doctrina o ideología que es sostenida y defendida por la mayor parte de una sociedad. Ortodoxo es aquel que cumple unas normas tradicionales, generalizadas y que está de acuerdo con los principios de una doctrina, una tendencia o una ideología. En definitiva, ortodoxo es quien sigue y está de acuerdo con lo que piensa la mayoría social.

La heterodoxia es la doctrina u opinión que no está de acuerdo con la sustentada por la mayor parte de la gente. Un heterodoxo no está conforme con el dogma y las creencias de la mayoría social.

Sería interesante no ser cortos de miras y no pensar que un heterodoxo es un radical, un extremista, un revolucionario, un tipo raro. Precisamente es todo lo contrario, alguien que se aparta del rebaño de ovejas que siguen al pastor. Un heterodoxo es alguien que no se conforma con aceptar lo clásico o tradicional así porque sí, sino que se plantea las cosas, piensa y analiza y es capaz de llegar a un razonamiento objetivo que le permite extraer sus propias conclusiones, tanto si coinciden con las de la mayoría como si no coinciden y son opuestas.

Los lectores más veteranos de mi blog (son ya 14 años de escribir cada día y compartir con ustedes análisis y artículos) saben de sobra con cuál de estas dos doctrinas me siento identificado. Pues sí, soy un heterodoxo convencido. Pero me voy a centrar principalmente en el ámbito que nos ocupa, el de la economía, finanzas y mercados financieros.

Les pongo varios ejemplos sencillos y simples, lo complejos, sustanciales y más profundos me los reservo…

– Los cánones dicen que nunca hay que operar en contra de la tendencia, que la tendencia es nuestra amiga. Sí, es cierto, ¿pero saben una cosa? Hacer sólo eso es como jugar al fútbol cojo de una pierna. Todos los días los mercados ofrecen muchas oportunidades para aprovechar rebotes en contra (esto es importante, hablo de rebotes, no de giros o cambio de tendencia, que es una cosa muy diferente). Sabiendo operar ni se imaginan la de oportunidades que hay, muchas más que operando únicamente a favor de la tendencia.

– Los cánones dicen que el objetivo ha de ser al menos el doble o el triple que el stop loss. Sí, en un mundo bonito, maravilloso, donde todo fuese de color, no dudo que ha de ser así. En el mundo real, en la selva, las cosas funcionan al revés. Mi objetivo es igual que el stop y punto (salvo que el mercado esté con fuerza en mi dirección, entonces amplío el objetivo).

– Los cánones nos muestran multitud de indicadores técnicos y de patrones o figuras chartistas. Está considerado como el abc del análisis técnico. Sí, para realizar análisis a posteriori y poder rellenar palabras y poner un gráfico con muchas líneas, rayas, números, está muy bien. Para operar, poquito. Yo soy un enamorado del price action, filosofía de trading basada en el precio y en las velas, sin usar apenas ni indicadores, ni patrones o figuras chartistas. Una vez más, lo simple y sencillo es lo que mejor funciona, y los gráficos cuanto más limpios mejor.

Podría seguir enumerándoles muchas más cosas que están generalmente aceptadas por la mayoría, que forman parte del consenso y dogma. Pero creo que con estos ejemplos es suficiente para explicar el tema de la ortodoxia y la heterodoxia.

Para terminar, háganse la siguiente pregunta, ¿por qué las estadísticas oficiales dicen que la inmensa mayoría de las personas pierden dinero operando? Sí, de acuerdo, la psicología juega un papel muy importante también (además de los conocimientos y la experiencia), pero ¿no será que lo que utiliza todo el mundo para operar y para invertir no es lo correcto? Ya saben, ortodoxia vs heterodoxia.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.