El presidente de Mapfre comentó que la compañía podría repartir dividendo con cargos a los resultados de este año. Y es que éste comentario viene a cuento de que Mapfre sembró en su momento la duda de si daría o no dividendos acogiéndose a los consejos de la Comisión Europea, de ahí que se tomase su tiempo y dijese que en octubre tomarían una decisión al respecto.

En principio tenía factores para poder no renunciar al dividendo, por ejemplo la liquidez y la solvencia. De todas maneras, lo que va a hacer la compañía es esperar al 30 de octubre que es cuando presentará los resultados del tercer trimestre y será en ese momento cuando adopten lo que crean más conveniente para la empresa.

El mercado piensa que el dividendo bajará en torno a un 28-28,5% hasta los 0,105 euros brutos por título. El primer reparto se espera para el 21 de diciembre y serían 0,045 euros por acción.

Si todo va bien, Mapfre será de las grandes aseguradoras europeas la que mejor rentabilidad por dividendo ofrezca en 2021 y 2022. Se espera una rentabilidad por dividendo del 10,3% el próximo ejercicio y del 10,5% en 2022 (frente a las rentabilidades del 9,3% y 9,5% que ofrecerá AXA y las del 8,8% y 9,1% de Swiss Re). Y para el año actual, Mapfre ocupa el tercer lugar con una rentabilidad por dividendo esperada del 8,1%, aunque menor que la de AXA con el 8,5% y Swiss Re con el 8,4%.

Todos sabemos que el dividendo de las grandes aseguradoras europeas es más rentable que el del sector financiero, no en vano la media de las aseguradoras será de 6,8%, más que el 4% de los bancos.

En lo que va de año, eso sí, Mapfre sufre pérdidas en bolsa del -39%, en parte por su importante exposición a Latinoamérica, frente al 25% que se deja el Stoxx 600 Insurance europeo.

Si observan el gráfico, el fuerte soporte de 2009 funcionó muy bien al ser tocado en 2012 y éste año ha sido tocado dos veces. la primera también lo hizo bien y la segunda fue el mes pasado. No hace falta que les diga la importancia de no perderlo, aunque tampoco sería algo extraño ya que el sector va a seguir sufriendo. De todas maneras, para inversores con un horizonte temporal de medio y largo plazo es una buena oportunidad de comprar en los precios actuales, ya que no siempre se va a poder tener títulos de Mapfre por apenas un poco más de un euro.

Otra cuestión diferente es para aquellos inversores que buscan operaciones swing, es decir, operaciones que desde que se abren hasta que se cierran transcurren días o a lo sumo semanas. No se puede decir que sean operaciones especulativas, ya que no estamos hablando de intradía ni de corto plazo. En este caso de swing decir que la zona de 1,28 euros es la clave, un nivel que seguramente vea entrar dinero si es puesto a prueba y por consiguiente podríamos asistir a un rebote al alza.

Interesante añadir que 1,28 euros es el suelo de mercado y se produjo con sobreventa, hecho que tiende a ayudar a que se forme un rebote al alza (lo mismo sucedió con el suelo del pasado mes de marzo, aunque en aquella ocasión la intensidad de la sobreventa medida por el indicador RSI fue mayor). Les digo ésto porque lo ideal sería que si el precio llega a 1,28 euros lo haga de nuevo con sobreventa, ya que un soporte unido a sobreventa conforma una sinergia que tiende a incrementar las probabilidades de que se frenen las caídas y se produzca el ansiado rebote al alza.

En principio, atendiendo a los cánones, que no son una ciencia exacta ni mucho menos, el rebote debiera de intentar llegar al menos a 1,35-1,36 euros.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.