Recordarán ustedes que Donald Trump siempre ha aprovechado la tremenda fortaleza de la Bolsa norteamericana durante los años de su mandato presidencial para sacar pecho y atribuirse buena parte del mérito, al igual que con el bajo nivel de desempleo y la buena marcha de la expansión económica del país. Y es normal, con esos números cualquier político, cualquier gobernante lo habría hecho. Pero con la pandemia del coronavirus esta estrategia se ha ido al traste como es obvio, produciéndose una venta masiva de Wall Street (S&P500, Dow Jones, Nasdaq, Russell). Y es que, por ejemplo, el Dow Jones ha caído más de un -30% en algo más de un mes, llevándose de por sí todas las ganancias que había obtenido desde que Trump llegase a la Casa Blanca.

El presidente norteamericano es un asiduo visitante de Twitter y utiliza esta red social un día sí y otro también. Recordarán cuando el 24 de febrero escribió que tras las grandes caídas en renta variable el mercado de valores empezaba a estar muy bien para él, un claro intento por animar a los inversores a comprar acciones. Pero la realidad es que el S&P500 desde ese día ha caído más de un -25%.

Ahora ha vuelto a intentar animar a los inversores diciendo que cuando el coronavirus desparezca asistiremos a una fuerte subida en Bolsa como nunca hemos visto. Hombre, eso lo sabemos todos, la cuestión es cuándo llegará ese momento, porque se espera una segunda oleada del coronavirus en otoño-invierno y es seguro que la vacuna no está aprobada y lista antes de otoño, sin olvidar que no hay ninguna evidencia científica acerca de que este coronavirus en concreto vaya a verse afectado con el calor en verano.

Y es que Trump ha tenido mala suerte, aunque no creo que le afecte a las elecciones presidenciales del próximo mes de noviembre. Resulta que en 23 elecciones presidenciales desde el año 1928, si el S&P 500 subió tres meses antes del día de la votación, el partido  que estaba el poder casi siempre ganó. Normalmente pierde cuando las acciones están a la baja.

Gráfico: LPL Research

Pero como les digo, no creo que este dato histórico le esté quitando el sueño a Trump. Primero porque es Trump y su confianza en sí mismo va más allá de todo ésto, y segundo porque la caída de la Bolsa no se debe a una mala gestión de su Administración, sino a un hecho externo del cual él ni es responsable ni tiene culpa alguna, por lo que seguramente vuelta a ganar las elecciones e incluso fácilmente.

Pero sigamos con los mercados. Este es la segunda mayor caída del S&P500 S durante un año electoral desde 1940. Únicamente en el 2008 con la gran crisis económica mundial fue peor.

Imagen

El S&P 500 ha caído un -30% en la actual coyuntura. Nadie puede saber a ciencia cierta cuándo se tocará fondo (ayer les comenté en otro artículo que será cuando se forme un techo o pico en el número de contagios diarios, porque así nos lo muestra el caso de la Bolsa de China en febrero y anteriormente con el otro virus, pero saber qué día o semana empezarán a descender los casos de infección es imposible saberlo), pero si podemos mirar un poco el pasado, porque la historia está siempre ahí, para aprender del pasado y evitar cometer los mismos errores. Desde el año 1950, la duración media de un mercado bajista es de 20 meses para recuperar las pérdidas sufridas, si la economía está en recesión se tarda 30 meses y si no hay recesión se tarda de media 10 meses. De ahí que la media en general sean 20 meses. Es más, los 3 últimos mercados bajistas sin recesión económica recuperaron las pérdidas en menos tiempo aun (tres meses, cuatro meses y cuatro meses). Mientras, la volatilidad del mercado sigue campando a sus anchas con el S&P500 cerrando al alza o a la baja al menos un 4% o más durante siete sesiones consecutivas, lo que supone algo no visto nunca en la historia.

Los Bancos Centrales del mundo siguen actuando, la gran mayoría bajando tipos de interés. El plan de los republicanos del Senado incluye 250.000 millones de dólares en préstamos para pequeñas empresas y 50.000 millones de dólares para compañías aéreas. Además de 2 cheques de 1.000 dólares directamente a los estadounidenses. Por su parte, el Banco Central Europeo tiene su programa de 750.000 millones de euros en compra de bonos (públicos y corporativos) hasta final de año, aunque no se descarta que continúe más tiempo.

Todo esto está muy bien, pero a los inversores no les «sirve» para tranquilizarse, porque ahora mismo lo que más preocupa es la salud y luego la economía. Por ello, no sería ninguna tontería copiar lo que ha hecho Corea del Sur para combatir el virus y que le está yendo realmente muy bien. Hacen pruebas a 20.000 personas al día. Si es negativo, recibes un mensaje de texto. Si es positivo, recibes una llamada. Todo el proceso dura sólo 5 ó 6 horas y esta estrategia les llevó 17 días implementarla y ejecutarla. las ventajas son muchas, por que se puede detectar el virus antes, y así se puede aislar y disminuir bastante la velocidad de propagación.

Gráfico: Compound

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.