¿Qué escenario podríamos tener en las Bolsas? Los números y la historia nos dan unas pistas muy interesantes para los inversores.

Las Bolsas del Viejo Continente han tenido un buen rally al inicio de la presente semana por el tema de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus. Basta ver que los dos primeros días hemos asistido a la subida de Eurostoxx 50 +7,4%, Dax germano +5,5%, Mib de Italia +5,4% y Cac francés +9,2%. El Ibex 35 ha sido uno de los triunfadores, sólo superado por el mercado galo y ha permitido que la brecha que en el año había entre el selectivo español y el europeo haya aminorado a 11 puntos, ya que la Bolsa española se deja -19% y la europea -8%.

La verdad es que el escenario podría recordar lo acontecido en 1982 y 2009…

Imagen

Gráfico: LPL Research

Sí, un mes de noviembre que también está siendo jugosos para Wall Street con el S&P500 subiendo +8%. hay que recordar que desde el año 1944, los meses de noviembre en los que ha habido cita electoral para la Casa Blanca, el S&P500 ha tenido un rendimiento medio de +0,8% y el mes siguiente +1,5%. Es más, si tomamos los últimos 70 años, los años en los que ha ganado el presidente la reelección suben de media casi un +11%, en cambio si hay nuevo presidente la rentabilidad es de +3% y si ganan los demócratas el mejor resultado para el S&P500 es en diciembre.

Con Trump de presidente Wall Street marcó bastantes máximos históricos, concretamente el Dow Jones logró 117 máximos. Aquí pueden ver los máximos históricos del Dow Jones con todos los presidentes.

Imagen

Gráfico: LPL Research

Así pues, nadie puede poner en tela de juicio que las bolsas con Trump han tenido un comportamiento espectacular. Desde el 8 de noviembre de 2016 cuando Trump ganó, el S&P 500 registró un rendimiento de +65% hasta finales de octubre, mientras que el MSCI Asia Pacific logró un +40%. Ambos están muy por encima de la renta variable europea ya que el Stoxx Europe 600 subió sólo un +17% incluyendo el pago de dividendos.

Es cierto que todo el tema de las elecciones norteamericanas ha traído consigo incertidumbre, pero pese a todo ello, el sentimiento de los inversores se elevó por encima de su promedio histórico por primera vez en 34 semanas

Imagen

Gráfico: Bespoke

A modo de anécdota, aquí pueden ver el S&P500 antes y después del día de elecciones (de 1928 a 2020).

Gráfico: Bespoke

El primer año de un nuevo presidente ha visto al S&P 500 en las últimas ocasiones, por ejemplo, con Obama subió un +23% en 2009 y con Trump subió un +20% en 2017. Pero imaginemos que tenemos nuevo presidente con Biden (aun no lo es hasta que sea oficial y la fecha tope es el 20 de enero, pero vamos a suponerlo), pues la rentabilidad media del S&P500 el primer año es +4,8%, el segundo año +2,4%, el tercer año +20,1% y el cuarto año +11,7%. en cambio, si fuese Trump presidente, al ser presidente reelegido, la rentabilidad media del S&P500 el primer año es de +9,6%, el segundo año +8,8%, el tercer año +12,1% y el cuarto año -0,4%.

Desde 1950 un Congreso dividido tiende a significar retornos más favorables para el S&P500 (+15,9%) y es el escenario al que podríamos dirigirnos.

La historia sugiere que el repunte del día posterior a las elecciones en las acciones estadounidenses es un buen augurio para mayores ganancias durante los próximos tres meses. El S&P 500 subió un +2,2% el miércoles, su mejor rendimiento el día después de una votación presidencial de EE. UU. En datos que se remontan a 1932, la ganancia media del índice durante los siguientes tres meses ha sido de +4,4%. Ésta fue la primera vez que el S&P 500 subió más del +1,5% tanto el día anterior como el día después de las elecciones.

Ya les comenté en su momento que los años de elecciones, octubre suele ser el peor mes del año para el S&P500 y noviembre el mejor. De momento la pauta estacional también se está cumpliendo en éste 2020.

Imagen

Hemos asistido a una subida del S&P500 de 4 días seguidos subiendo un 1% ó más. Esto que puede parecer algo trivial, únicamente ha ocurrido 3 veces desde la Segunda Guerra Mundial y lo que sucedía luego era que las rentabilidades 6 y 12 meses después eran interesantes:

  • 1 mes después: +0,4%
  • 3 meses después: +4,3%
  • 6 meses después: +14,8%
  • 1 año después: +26%

Para terminar, indicar que existe una pauta estacional en la Bolsa japonesa que indica que el mejor periodo para comprar es del 11 de noviembre al 6 de mayo. Y sí, los datos así lo reflejan, porque en los últimos 53 años la rentabilidad media del índice nipón Nikkei 225 fue de 7,95%.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.