Ismael De La Cruz

Los mercados se acogieron a la festividad de agosto

Sesión ligeramente alcista, muy tranquila, sin sobresaltos ni nada especial desde el punto de vista técnico.

Sesión tras sesión va adquiriendo más solidez y credibilidad el suelo realizado por el futuro del SP500 (el índice de referencia mundial). Pese a ello, exigimos que  supere el nivel de los 1255-1260 puntos para comenzar a asentar el rebote (hoy ha llegado a las puertas de los 1200 puntos, de momento).

La prima de riesgo española, es decir, la diferencia entre el tipo de interés que ofrece Alemania y España para poder colocar sus bonos a diez años en el mercado, ha cerrado hoy en los 266 puntos.

La rentabilidad del bono español a diez años ha terminado la sesión en la zona del 4,942%. El bono alemán sin apenas cambio en el 2,322% y el italiano en el 4,999%.

Un apunte reseñable es que el Banco Central Europeo, que llevaba 19 semanas consecutivas sin comprar deuda pública, finalmente se lanzó y compró hace días deuda soberana de la zona euro, concretamente 22.000 millones de euros, sobre todo de España, Italia, Irlanda y Portugal.

¿Recuerdan que instó a los Gobiernos de Italia y España a realizar reformas estructurales, ya que sin este requisito no comprarían sus deudas? Parece ser que todo quedó en un “farol”, puesto que poco ha tardado la institución que dirige el señor Trichet en adquirir bonos sin las reformas exigidas.

Mañana martes, el Tesoro Público español tiene una subasta importante, en la cual espera colocar 6.000 millones de euros. La cuestión no es solo lo que logre colocar, sino a qué rentabilidad, qué contrapartida ha de ofrecer a los inversores para que a éstos les resulte atractiva la inversión con sus riesgos inherentes, ya que se trata de lograr financiación sin tener que asumir un coste muy elevado.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea