El momento del BCE se descuenta ya

El momento del BCE se descuenta ya

 

Pocas veces el Banco Central Europeo suele dar pistas a los inversores, cosa que suele ser más habitual en otros Bancos Centrales, pero en esta ocasión las cosas han cambiado y conviene tener presente una serie de cuestiones importantes al respecto.

Primero fue el propio BCE diciendo que un recorte de los tipos de interés no serviría como medida principal, tan solo como complemento y que sería necesario adoptar medidas monetarias no convencionales para luchar contra la baja inflación.Tengan en cuenta que la inflación en la eurozona subió dos décimas en el mes de abril pero por el efecto estacional de la Semana Santa, y que probablemente vuelva a caer en mayo.

Segundo fue el Bundesbank confirmando que apoyaría al BCE si decide finalmente optar por una política no convencional y más agresiva si se rebajasen las estimaciones de inflación, dato que precisamente se conocerá en el mes de junio. Este giro radical del Bundesbank alemán es importante, ya que hasta hace poco se oponía frontalmente a todo esto.

Se habla mucho de un programa QE, pero el principal escollo que se debería de solventar es el hecho de que el BCE no puede, por imperativo legal, financiar de manera directa a los países, y claro, si la entidad compra deuda pública, implicaría pasar a ser inmediatamente prestamista en última instancia de los países. Si se logra «resolver» esta cuestión, estaríamos hablando de que el BCE compraría deuda, inyectaría dinero al sistema, con lo que se crearía inflación y se depreciaría el euro. Es decir, mataría a dos pájaros de un tiro: combate contra la temida deflación y caída de los precios y debilita a la divisa comunitaria frente al resto de monedas).

En el caso de que el BCE no se decidiese por un programa QE, tendría otras opciones, tales como recortar el coeficiente de reservas (de esta manera los bancos se verían obligados a abrir el grifo del crédito), dejar de esterilizar las compras de deuda pública que realizó en el periodo 2010-2012, intereses negativos en los depósitos (para que aparcar dinero no produzca beneficios y los bancos tengan que movilizarlo), un programa LTRO o préstamos a los bancos a un bajo tipo de interés.

Así pues, señores, por muchas pistas que haya y muchos rumores, conviene ser prevenidos y estar atentos a la realidad, de manera que saldremos de dudas pronto. En principio, junio o julio debieran de ser las fechas para ver al BCE ponerse en acción.

¿Reacción de los mercados? Pues al descontarse este escenario, tenemos subidas en la renta variable y depreciación del euro.

En Estados Unidos, tenemos en el futuro S&P500 nuevos máximos históricos tras romper ayer la resistencia de los 1884,50 puntos.

En Europa, el futuro Dax alemán está en su resistencia de 9771. De momento no puede con ella, pero romperla le implicaría nuevos máximos históricos.

El futuro Eurostoxx rompió ayer su resistencia de 3175, aunque no supone máximos históricos.

El euro se deprecia frente al dólar. Desde que llegase este mes a su resistencia de 1,3931 se han impuestos las caídas.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.