Fiscalidad de las operaciones bursátiles

Fiscalidad de las operaciones bursátiles

 

¿Saben ustedes cuál es la fiscalidad de las operaciones bursátiles en función de la duración que tenga cada una (desde la fecha de entrada a la fecha de salida? Pues conviene que lo sepan, porque recientemente hubo cambios importantes al respecto.

Las operaciones financieras tienen la categoría de ganancias y pérdidas patrimoniales en el impuesto del IRPF. Desde el año 2012 el régimen era el siguiente en toda España (menos en Navarra y el País Vasco):

– Las ganancias inferiores a 6000 euros anuales rendían al 21%.

– Las ganancias entre 6001 y 24000 euros rendían al 25%.

– Las ganancias superiores a 24000 euros rendían al 27%.

Pero desde el 1 de enero del 2013 se introdujeron una serie de cambios importantes en el régimen fiscal, que afecta a todo tipo de activos (acciones, fondos de inversión, opciones, futuros, Cfd’s, etc) que se pueden resumir en dos puntos básicamente:

1º A las ganancias obtenidas en operaciones que hayan durado menos de 1 año (entre la fecha de entrada y la fecha de salida) se les aplica el gravamen de la base general, con lo que no se le aplica el de ahorro como venía siendo habitual hasta entonces. Por tanto, estas ganancias tributan al tipo marginal del inversor. Esto quiere decir que se suman a las rentas obtenidas con el trabajo y pagarán el tipo marginal del contribuyente, de manera que se pagará más que por las ganancias obtenidas en operaciones superiores al año.

2º A las ganancias obtenidas en operaciones que hayan durado más de 1 año (entre la fecha de entrada y la fecha de salida) se les aplica  lo mismo que en el año 2012 y que les he comentado al inicio del presente artículo.

Se mantiene en vigor la regla de los 2 meses, de manera que para que las minusvalías puedan compensarse no se tienen que haber comprado acciones de la misma empresa ni en los 2 meses anteriores a la venta que generó la minusvalía ni en los 2 meses posteriores.

En lo referente a la compensación de minusvalías y plusvalías, decir que  las operaciones de más de 1 año se compensan entre sí (igual que en el año 2012). En cambio, las minusvalías de menos de 1 año no pueden compensarse con las plusvalías de más de 1 año, y las minusvalías de más de 1 año no pueden compensarse con las plusvalías de menos de  1 año.

Hay un caso que muchos inversores suelen plantearse. Imaginen que una persona tiene compradas acciones del Santander a 6 euros y pasados 8 meses llega el precio a 9 euros. Si este inversor vende para lograr una buena plusvalía, fiscalmente hablando es perjudicial si lo comparamos con esperar 4 meses más para vender (porque de esa manera la operación supera 1 año y fiscalmente pagaría menos a Hacienda). Pero claro, no desea arriesgarse 4 meses más no vaya a ser que al final baje el precio de cotización y la mejora fiscal es inferior a la ganancia obtenida, en una palabra, que habría ganado más vendiendo antes sin esperar al año pese a pagar más impuestos.

En estos casos, se puede hacer lo siguiente: vender un contrato de futuros sobre acciones del Santander a 9 euros con vencimiento a 5 meses. No quiero extenderme más en este tema porque el artículo versa sobre fiscalidad y no sobre temas técnicos ni estrategias de inversión.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.