Ismael De La Cruz

Letras del Tesoro

Todo inversor conservador tiene una buena parte de su capital invertido en las Letras del Tesoro, así como muchos inversores cuando la renta variable está bajista.
Veamos en qué consiste esta inversión.

Son títulos de Deuda del Estado a corto plazo. Comenzó a utilizarse en el año 1987 y hoy en día posee un volumen muy elevado.

Son emitidas por el Estado para captar recursos, financiarse y reducir el déficit, a cambio ofrece una rentabilidad.

Son emitidas al descuento sobre su valor nominal (1.000 €) por lo que su precio de adquisición será inferior al que el inversor recibirá en el momento del reembolso, que será a su vencimiento.

La rentabilidad es la diferencia entre el valor de reembolso de la Letra y su precio de adquisición.

Hasta el año 2006 los vencimientos eran de 6, 12 y 18 meses. Desde el 1 de enero de 2006, las Letras a 6 meses dejaron de emitirse debido a la escasa demanda.
Luego se eliminó también las de 18 meses.
A partir de febrero de 2007 todas las emisiones tenían un vencimiento a 12 meses.

Las principales características son las siguientes:

– La inversión mínima es de 1.000 €.

– Se representan sólo como anotaciones en cuenta.

– Su rentabilidad es interesante, teniendo en cuenta el bajo riesgo que se tiene.

– Los rendimientos tienen retención fiscal (rendimiento del capital mobiliario) pero las Letras no, ni a cuenta del IRPF o IS.

– La seguridad es muy alta, ya que son emisiones garantizadas por el Estado.

– Tiene mucha liquidez, tiene un mercado secundario muy activo.

– Es importante no vender hasta el vencimiento si se desea tener una rentabilidad acorde.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea