El BCE moverá ficha pronto

El BCE moverá ficha pronto

 

El Banco Central Europeo (y lo mismo sucede con la Reserva Federal de los Estados Unidos) nos tiene acostumbrados a no decir muchas novedades en sus comparecencias, pese a ello los mercados financieros reaccionan siempre con volatilidad y virulencia. Es un buen momento para hablar un poco del papelón que tiene Mario Draghi por delante, que no es poco.

En la reunión del jueves, el BCE ha mantenido los tipos de interés en el 0,25%,  el tipo de depósito en el 0% y el préstamo marginal en el 0,75%. Así pues, ninguna sorpresa que no esperasen los mercados, era un secreto a voces. Los principales mensajes han sido los siguientes:

– El BCE actuará si fuese necesario implementando una mayor relajación monetaria.

– Existe unanimidad en el seno del Consejo de aplicar medidas monetarias no convencionales.

– El mercado laboral comienza a mostrar las primeras señales de mejoría.

– La inflación se mantendrá en niveles muy bajos durante un buen tiempo aún (bastante alejada del objetivo del 2%).

– Reconoce que un euro fuerte es una amenaza. Como ya les comenté en el artículo que escribí esta semana en EXPANSIÓN, Al tener la eurozona una demanda interna floja, las exportaciones adquieren una importancia inusitada, pero con la divisa comunitaria por las nubes es difícil que las exportaciones crezcan. Por tanto, un euro fuerte lastra la recuperación económica y además impide que se frene la caída de los precios.

La parte que conviene hablar, la importante, es la referente a las medidas que el BCE podría adoptar en breve. Una opción es un QE, un programa de expansión cuantitativa que crea dinero y lo pone en circulación. Con este programa la entidad procedería a comprar deuda en el mercado. De esta manera, el BCE crearía dinero y lo usaría para comprar determinados activos financieros como deuda pública a instituciones financieras, de esta manera, los bancos utilizan ese dinero que han recibido del Banco Central para aumentar los prestamos o para comprar nueva emisiones de deuda al gobierno, a la par que se crea inflación.

Importante resaltar que un  QE se suele utilizar también para luchar contra la deflación en economías con tipos de interés muy cercanos al 0%. Tengan en cuenta que es la última bala en la recámara cuando la política de tipos de interés se ha agotado.

¿Cómo reaccionan los mercados? Pues la renta variable del país en cuestión sube al alza y la divisa de dicho país baja.

Es una posibilidad real esta medida porque hace varias semanas, Mario Draghi ya la mencionó como opción, la cual fue escogida en su momento por Japón, Estados Unidos e Inglaterra.

Pero un programa QE no es la única herramienta con que cuenta el BCE, podemos enumerar otras más como dejar de esterilizar las compras de deuda pública e incluso rebajar el coeficiente de reservas.

Mención aparte exige un LTRO, préstamo que hace el BCE a los bancos de la zona euro, un préstamo a largo plazo y a un tipo de interés bajo para que los bancos puedan financiarse. Tuvimos un primer LTRO en diciembre del 2011 y una segunda edición en febrero del 2012. Si sumamos ambos préstamos, tenemos la cifra de 1 billón de euros. El problema que hubo es que los bancos prefirieron hacer carry trade de la deuda española endeudándose al 1% y comprando deuda española a un tipo de interés incluso del 5%. De esta manera, la financiación que el BCE prestaba a los bancos era utilizada por éstos para hacer negocio y dinero con el carry trade, en vez de para conceder créditos a empresas y familias.

Y se preguntarán ustedes, ¿qué sucede con otra rebaja de los tipos de interés, queda descartado como medida del BCE? En absoluto, lo que pasa es que estando los tipos en el 0,25% poco margen de maniobra le queda a la entidad. En todo caso, no se descarta que sea en junio.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.