¿Un QE para Europa?

¿Un QE para Europa?

 

¿Un QE sería la solución en Europa? Conviene tener claro a quién favorece realmente este tipo de programas de estímulos, porque desde luego el desempleo no lo reduciría y los ciudadanos no notarían mejoras significativas.

El Banco Central Europeo no descarta implementar medidas de flexibilización cuantitativa, en una palabra, medidas de estímulo, al estilo de lo que ha hecho la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón.

Pero convendría no olvidar que este tipo de medidas no son la panacea. Yo no las he defendido, simplemente me he limitado durante todo este tiempo a decir que eran la causa de las subidas en los mercados de renta variable. Esto es un hecho incuestionable y objetivo, han inflado de manera artificial como si fuesen esteroides a los mercados y ahí los tenemos, varios de ellos en máximos históricos.

Pero como toda medida artificial que se precie, crea una adicción y cuando se retira el efecto vacío actúa como reacción en contra. Este es el temor, por ejemplo, que tiene Janet Yellen, la reacción de los mercados.

Es un error pensar que un QE va a solucionar los problemas de las economías. Para empezar, a quien sí beneficia es a los Gobiernos, a los bancos y a los mercados. El ciudadano de a pie no notará gran cosa a su favor. Y en lo referente al desempleo, otro error pensar que un QE puede ayudar a reducirlo, que se lo digan a Estados Unidos, miren el desempleo que tenía antes de los tres QE y después. Por tanto, imprimir dinero no es la manera ideal de salir de una crisis económica.

En lo referente a la posibilidad de que el BCE aplique una tasa negativa a los depósitos, es una opción que la entidad parece ser que se está tomando en serio, básicamente bajar la tasa de depósitos del 0% de hoy en día al -0,1%. La idea es que a los bancos les cueste dinero aparcar el capital en el BCE, de manera que habría más opciones de que lo muevan y se abriese el grifo del crédito para empresas y familias.

Ya saben que no estoy muy convencido de que esta medida pueda resultar en el objetivo perseguido, máxime viendo los antecedentes como el de Dinamarca, cuando en el 2012 el Nationalbank colocó el interés de depósito por debajo del 0%, pasando a ser negativo, lo redujo de 0,05% a -0,20%.  A Dinamarca no le salió bien. Los bancos intentaron compensar y minimizar el impacto de las tasas negativas endureciendo las condiciones para conceder préstamos a las empresas. Al incrementarse el coste de financiación, elevaron el precio de los préstamos independientemente de las tasas oficiales, con lo que, aunque pueda parecer una paradoja, unas tasas negativas pueden terminar por hacer que los bancos incluso presten menos dinero aún.

Un hecho que empieza a preocupar es la falta de consenso o de unidad en el seno del BCE. Alemania sigue en contra de varias cuestiones (tales como aplicar un programa de compra de activos, reducir los tipos de interés) y el Financial Times ya lo ha avisado recientemente: hay una división entre los representantes de los países del norte y los países periféricos en el sentido de que los primeros piensan que las medidas del BCE van encaminadas a ayudar a los segundos en vez de pensar en el bien común o general.

Foto cortesía de Free Photo Bank

 

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.