Ismael De La Cruz

La realidad del fracaso de los stress test

Comentemos el porqué del fracaso tremendo de las dos últimas pruebas de stress test a la banca europea, porque así entenderán muchas cosas y porqué el mercado está perdiendo (si es que no la ha perdido ya) la confianza en los dirigentes políticos y dirigentes de insituciones europeas.

La primera prueba se realizó a mediados del año 2010 resultando en un fracaso estrepitoso, ya que poco después el sistema financiero de Irlanda cayó y eso que aprobó con nota.

La segunda prueba se realizó el pasado mes de julio, Dexia aprobó con nota y ahora el banco belga también ha caído.

¿Por qué fracasaron las dos pruebas de stress test? Pues básicamente porque no eran realistas. Para no alarmar a la sociedad con resultados demoledores se realizaron simulando un escenario negativo, pero muy alejado del real, incluso no tuvieron en cuenta que hubiera problemas de deuda soberana ni que tuvieran que aplicarse quitas. Además, se aplicaron unos “recursos o trucuñuelas”, como ejemplo más significativo el no contabilizar a precio de mercado los bonos que los bancos acumulaban en sus balances.

Ahora se está hablando de realizar un tercer stress test. ¿Aplicamos el cuento del lobo (eso de que a la tercera es la vencida pero ya no nos creemos nada) o nos comemos directamente a la abuelita? Tal como estamos, da igual una cosa que otra.