A nadie escapa que la fuerte subida de las acciones desde el suelo formado en el mes de marzo ha sido demasiado exagerado, máxime si tenemos en cuenta que el motivo de fondo que llevó a los mercados a hundirse (la pandemia del coronavirus) sigue vigente, puesto que no se ha resuelto ni mucho menos el tema en cuestión (sigue habiendo fallecidos, nuevos rebrotes de contagiados, no hay vacuna, la crisis económica a nivel mundial va a ser tremenda).

No hay descripción alternativa para esta imagen

Viene a ser la disociación entre Main Street y Wall Street que les expliqué recientemente. El gráfico lo dice todo. Para leer el artículo donde explico qué es todo ésto pinche aquí

El índice de Sorpresa Económica de Citigroup para EE.UU está en su punto más alto, lo que significa que los datos están llegando mucho mejor de lo que esperaba el mercado. De todas maneras, una cosa es que sean mejores de lo previsto y otra que sean buenos, porque claro, viniendo desde tan abajo como estábamos en marzo, es relativamente fácil superarse.

Hay un hecho que es muy significativo. Se espera que las ventas de coches en el viejo continente caigan un 25% este año, después de que la pandemia de coronavirus cerrara las fábricas y salas de exposición, provocando un colapso en la demanda, concretamente una caída a 9,6 millones de coches desde los 12,8 millones del año pasado. Estaríamos ante el menor número de unidades vendidas desde 2013 y la caída porcentual más intensa de la historia. Las empresas presentarán resultados del segundo trimestre y se esperan datos realmente malos (como ejemplo tenemos que en Estados Unidos Ford espera una pérdida de 5.000 millones de dólares en el trimestre.

Mientras, los PMI empiezan a recuperase. El PMI manufacturero de Alemania subió a 44,6 desde 36,6. Es la lectura más alta en 3 meses, sin embargo, la lectura aún apunta a una marcada contracción en el sector manufacturero y al 18º mes consecutivo de caída de la actividad.

Imagen

El PMI manufacturero de Francia aumentó a 52,1 desde 40,6. La lectura apuntaba a la mayor expansión del sector desde septiembre de 2018. Los nuevos pedidos siguieron disminuyendo, aunque a un ritmo más suave.

Imagen

Pese a que la renta variable sigue optimista, los futuros del oro superaron los 1.754 dólares por primera vez desde el año 2012 ante el riesgo de un rebrote de la pandemia de coronavirus. Sube en el año +25%. Es otro dato revelador, si el mercado tuviese todas consigo el oro no estaría tan fuerte. Aun está por debajo de su pico de 1.889,70 dólares en agosto de 2011. La plata sube en el año +17% A diferencia del oro, que está cerca de los máximos de los últimos ocho años, la plata está lejos de los máximos que vio a principios de la última década. En 2012, la plata se negociaba por encima de los 30 dólares y en abril de 2011 se negociaba casi en 50 dólares. Desde 2014, la plata ha estado en un rango relativamente estrecho con un tope alcista de 20 dólares.

Imagen

El siguiente gráfico de JP Morgan es también revelador

Imagen

Evidentemente la escalada bursátil obedece básicamente a factores especulativos irracionales basados en expectativas y animado de fondo por las medidas adoptadas, no sólo por la Reserva Federal de Estados Unidos (tipos de interés en cero durante unos años y compra de bonos corporativos), sino por la mayoría de Bancos Centrales y Gobiernos.

Pero no perdamos de vista dos hechos clave:

  • Como ya he comentado, se basa en expectativas. Si no se cumplen o decepcionan, la reacción de los mercados no se hará esperar y las caídas serán de una intensidad semejante a la subida.
  • Las acciones en general están caras, el S&P500 a 22 veces las ganancias previstas para los próximos 12 meses, cerca de un máximo de 20 años.

De momento, el sector de la energía sube +65%, el de la tecnología de la información +48% y el de productos de primera necesidad +21%.

Sí, en momentos como el actual es cuando más surge el ánimo meramente especulativo. Hay compañías que casi nadie conoce. Podríamos citar a modo de ejemplo a Nikola y a una pequeña empresa inmobiliaria china llamada Fangdd cuyas acciones se dispararon llevando su capitalización de mercado a 4.000 millones de dólares, pero a los pocos días ha vuelto a caer por debajo de los 1.000 millones de dólares. Pero la lista es amplia, compañías que han visto, en sólo unas horas o días subir el precio de sus títulos de una manera increíble y sin tener una base sólida para justificarlo. Pero los inversores institucionales no se meten generalmente en estos fregaos y apuestan por compañías más «seguras» y que se entienda por qué suben o bajan. Suelen ser los inversores aficionados que no tienen miedo a perder (o que son iniciados y no son conscientes del riesgo que asumen) los que se embarcan en estos entramados del todo o nada, o te sale muy bien o te sale muy mal, no hay punto intermedia que es donde suele radicar la virtud.

Y siguiendo con el tema de la volatilidad, el foco está ahora centrado en el gigante asiático. Y es que los inversores de China se preparan para grandes movimientos en el mercado de valores del país. Resulta que por primera vez en varias décadas, se va a permitir que algunas acciones que cotizan en Shenzhen se puedan mover y oscilar hasta un 20% en cualquier sentido (al alza o a la baja) en una sola sesión. Esto implica el doble de lo que hasta ahora estaba permitido desde el año 1996.

Y siguiendo con China, decir que una «cesta» de compañías norteamericanas que tienen una elevada exposición a China ha superado al índice S&P 500 en 15 puntos porcentuales desde mediados de marzo. La idea que se puede extraser es clara: los inversores están más centrados en la recuperación económica de China que en las tensiones geopolíticas entre Estados Unidos y China. Fínense que el índice MSCI de los mercados mundiales con una exposición fuerte de ventas de China ha subido un +46% desde el 18 de marzo, mientras que el índice MSCI mundial ha subido un +32% en el mismo período.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.