Ismael De La Cruz

La cara y la cruz del Brexit

El gobernador del Banco de Inglaterra ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad diciendo que la entidad está perfectamente lista y preparada suceda lo que suceda finalmente con el Brexit, es decir, si hay acuerdo o no. Carney ya dijo hace unos días que pensaba que se llegaría a un acuerdo satisfactorio para ambas partes, porque los peligros y consecuencias de lo contrario serían considerables, tema que traté en un artículo que pueden ver pinchando aquí 

Concretamente Carney se centró en algunas de ellas, como el incremento de las tasas hipotecarias, una fuerte depreciación de la libra esterlina, caída del precio de la vivienda en un 35%, el desempleo aumentaría con fuerza, aranceles mayores e incremento de la inflación, con lo que los tipos de interés aumentarían también, la invalidez de los pasaportes, el final de los teléfonos móviles sin costes de roaming. Las pruebas de stress test mostraron que los bancos estarían preparados para afrontar la situación, al menos en teoría.

El tiempo corre deprisa. Por ejemplo, a partir del 29 de marzo, que es la fecha oficial de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, los turistas británicos que vayan a viajar a cualquier país europeo y tengan un pasaporte que caduque en seis meses o menos deberán renovarlo o verán rechazada su petición de entrada. Y lo mismo ocurre con los británicos residentes en el continente, que podrán ser expulsados.

Las últimas noticias provienen del diario Financial Times y comentan que el partido laborista votaría en contra del acuerdo del Brexit en el que está trabajando Theresa May, por lo que estaríamos abocados a nuevas elecciones generales dentro de unos meses.

Lo que preocupa es que los euroescépticos quieren boicotear el acuerdo con la UE. Fíjense las dos posturas o dos bandos que tendríamos: por un lado, el Gobierno de Reino Unido que desea alcanzar un acuerdo de mínimos con la UE que le permita venderlo al país como un éxito (hemos ganado, hemos logrado un acuerdo y ya hemos salido de la UE); por otro lado, los euroescépticos que no desean medias tintas y claman por un acuerdo total de ruptura y dejar la UE amenazando con dejar de pagar bastante dinero de la deuda.

En las últimas semanas se está transmitiendo la sensación de que sólo hay una cosa peor que un Brexit sin acuerdo, y sería un Brexit con un mal acuerdo,y se observa que éste escenario cobra bastantes posibilidades a día de hoy.

Todo esto está teniendo repercusiones en la libra esterlina. Su volatilidad implícita aumenta (es la más elevada entre las divisas del G10) y comprar protección para cubrirse de eventuales movimientos que puedan ser fuertes está resultando cada vez más caro para el inversor. En el lado contrario tendríamos por ejemplo al euro, cuya volatilidad ha caído a mínimos de 5 semanas.

En el gráfico pueden ver cómo la libra viene cayendo en lo que llevamos de año, y en las últimas cuatro semanas se ha animado un poco, pero básicamente por rumores y declaraciones acerca de que se podría llegar a buen puerto con el Brexit. Este es el escenario que tenemos por delante, la libra se va a ir moviendo al ritmo que marquen las palabras, en función de

* Suscríbase al blog (es gratuito) y recibirá en tiempo real en su correo los artículos que escriba. Pinche aquí para suscribirse

Hágase socio del blog. La información seria y de calidad es fundamental, pero en los tiempos que vivimos existe un exceso por lo que se requiere filtrarla. Le ofrezco una información veraz, objetiva, independiente. Es importante poder contar todo lo que debe de saber acerca de lo que ocurre en las economías, qué está pasando en el mundo, a qué mercados financieros afectará, por qué, y cómo poder aprovecharlo. Todo explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda. Pinche aquí para más información

Tags:

A %d blogueros les gusta esto: