Ismael De La Cruz

La caída del Imperio Romano

Recordarán que en el último artículo que escribí les hablé de que Europa es como una mesa que está coja, donde la primera pata que amenazaba con destrozar la mesa era Grecia y que había una segunda pata que en breve daría problemas y que era Italia (España es la tercera pata). Pues bien, es dejar de hablar un momento de Grecia y aparece Italia. El caso es que entre una cosa y otra aquí no vamos a estar tranquilos en años.

La situación de Italia se agrava a pasos agigantados. No es que estuviese bien los días anteriores, pero los acontecimientos se están precipitando a pasos agigantados, y por ende, el efecto contagio a otros países, tales como España.

Hoy, Italia ha marcado un nuevo record en su prima de riesgo, 571 puntos, (al igual que España con 411 puntos) y el rendimiento de su bono a 10 años ha llegado al 7,43%, un nivel muy peligrosos (recuerden que Irlanda, Grecia y Portugal solo aguantaron un mes más o menos en dicho nivel hasta que tuvieron que ser rescatados). Y es que superar la barrera del 7% implica que Italia ha de pagar unos 72.000 millones de euros adicionales en intereses.

El Banco de Italia cree que el país podría soportar un 8% durante 2 años. Con todos mis respetos, a mí se me antoja que no.

Hay que tener en cuenta otra cosa también… la Cámara de Contrapartida de Londres (LCH Clearnet) ha aumentado hoy las garantías (las aumenta en 5 puntos) que exige a la banca para poder lograr financiación de otras entidades usando la deuda italiana como aval. Este hecho afecta al sector bancario de Italia como es lógico. A modo de resumen rápido, mediante esta Cámara, un banco presta dinero a otro banco mediante un aval, por ejemplo deuda pública y la Cámara garantiza el cobro y el pago entre los dos bancos, minimizando el riesgo de la operación. Así pues, ayuda mucho en estos tiempos en los que los bancos no se fían de prestarse dinero entre ellos mismos en el mercado interbancario. Este hecho implica que el coste de usar bonos italianos como colateral para captar fondos se encarece, dificultndoa que las entidades puedan financiarse.

El BCE lleva desde el pasado mes de agosto comprando bonos de Italia (también de España) de manera agresiva para transmitir tranquilidad. Parece que la estrategia ya no es suficiente para calmar a los mercados.

Ahora vamos a hablar del otro foco de infección, Grecia. El miedo y el temor entre los ciudadanos a un corralito sigue extendiéndose, la fuga de capitales es la estrategia de los ciudadanos. La cuestión radica en que los titulares de depósitos no quieren que su dinero sea congelado y redenominado a una moneda más débil si Grecia sale del euro, por lo que está produciéndose una fuerte retirada de dinero de los bancos helenos, hecho que agrava más aún si cabe la crisis bancaria en Grecia.

Veamos la situación de los mercados de renta variable. En el artículo de ayer les comenté que los índices bursátiles, en el corto plazo, dependían de que el futuro SP500 no perdiera los 1248-1250 puntos. Pues bien, hoy ha perdido este nivel, originando señal de debilidad bajista en la renta variable de europa y de USA.

Llevo semanas comentando que no hay ningún cambio en la situación macro ni ningún signo de que las economía estén saliendo de la recesión, que lo peor está aún por llegar y que los rebotes al alza que vemos obedecen a movimientos especulativos. Son muy jugosos e interesantes de cara a trading, pero no para buscar un suelo o giro de mercado.

La caída hoy tiene su primera proyección en los 1230-1233 puntos como pueden ver en el gráfico desde que perdió su canal alcista de corto plazo. Así pues, esperamos que los recortes lleguen hoy a dicha zona. Perder esta referencia implicaría continuidad bajista con riesgo de buscar los 1216 puntos.

 

El sector bancario, el cual está muy presente en el Ibex 35 y en el Eurostoxx 50 debido a su nivel de ponderación, sigue muy débil. Aunque de momento aguanta y sigue vigente el patrón de doble suelo formado el pasado mes de septiembre, está perdiendo los 97,85 puntos, hecho que le generaría más recortes, al menos a los 95,55-95,60 puntos.  El tema de las ponderaciones sectoriales en los índices es interesante. Por ejemplo, el Ibex tiene muchos bancos, aerolíneas y alguna petrolera. De esta manera está muy condicionado por lo que hagan bancos y el petróleo. En cambio, el Dax se comporta mejor que el Ibex frente a una subida del precio del petróleo, pero en cambio es más vulnerable a lo que acontezca en el sector automovilístico.

 

Como les he mencionado en alguna ocasión, me fijo mucho en el Aud/Usd como indicador adelantado de lo que hará la renta variable. Miren hoy por ejemplo: el futuro SP500 empezó a bajar a las 4:30 de la madrugada pero muy despacito, hasta las 8:00 no empezó a caer con fuerza. En cambio, el Aud/Usd fue a las 3 de la madrugada cuando comenzó a caer con ritmo, adelantándonos que hoy sería un día de caídas. No hay que tomarlo como una bola mágica, sino como una referencia, una herramienta más.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea