Las doctrinas económicas en los últimos años

Las doctrinas económicas en los últimos años

 

La mayoría de los lectores de mi blog han vivido estos últimos 40 años del mundo económico. Tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, la filosofía de las doctrinas Keynesianas (recordemos que están a favor de la intervención del Estado, es decir, consideran que el Estado ha de asumir un papel activo en la economía) se impusieron y en líneas generales trajeron buenos resultados.

Pero las cosas no son puestas en tela de juicio mientras parecen funcionar, y esto es precisamente lo que comenzó a suceder en los años 70 cuando estalló la crisis del petróleo (por el embargo llevado a cabo por la OPEP).

El desempleo comenzó a incrementarse, así como la presión inflacionista. Como era de esperar, fiel a la naturaleza intrínseca del ser humano, lo que hasta entonces había servido parece que ya no estaba tan claro, tocaba redefinir el modelo económico.

Era el momento del monetarismo bajo la figura de Milton Friedman (economista perteneciente a la escuela de Chicago). Básicamente esta doctrina consideraba que la clave radicaba en centrarse en la inflación y al contrario que los Keynesianos, asignaba al Estado un papel secundario en la economía, principalmente controlar la oferta de dinero, de manera que los mercados debían de actuar por sí mismos, arbitrariamente, sin intervención estatal, puesto que los mercados son eficientes y racionales.

Aunque el primer país en implementar una política económica monetarista fue Chile tras el golpe de Estado de Augusto Pinochet, el momento cumbre del monetarismo vino con la llegada al poder de Ronald Reagan en Estados Unidos y de Margaret Thatcher en Gran Bretaña en los años 80. Ambos eran partidarios de la doctrina de Friedman.

Pero la historia se repite, mientras todo va bien todo son elogios y aciertos, pero cuando vienen mal dadas se tiende a discernir y a poner en tela de juicio lo aplicado. En la primera década del nuevo siglo XXI, la crisis bancaria, la escasez de crédito, el elevado incremento del desempleo y el estallido de la burbuja inmobiliaria, sumen al mundo en una nueva crisis económica.

Surgen las críticas a los partidarios de políticas monetaristas. Los mercados no son eficientes ni racionales, se mueven por la psicología de masas y la Teoría del Caos.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.