Continúa el miedo y la desconfianza en los mercados bursátiles debido a las primas de riesgo de diversos países. En efecto, dicha prima de riesgo en algunos países de la zona euro sigue aumentando: la prima de riesgo de Portugal se ha elevado hasta 459 puntos, la de Irlanda hasta 617,  la de España a los 205, la de  Grecia a los 896 puntos.

Una prueba del miedo palpable que se siente es la subida del tipo de interés en la subasta de deuda que ha celebrado hoy Portugal.

¿En qué se traduce todo ello? Pues en que el mercado ha bajado su demanda ante la posibilidad de un rescate como el de Grecia, unido a la petición de Alemania y de Francia de reestructurar de la deuda si hay necesidad de ello.

Así pues, con este panorama de fondo, la renta variable sufrirá hasta que los diferenciales vuelvan a sus niveles normales.