Ismael De La Cruz

Informe de Mercados

Es cierto que estamos asistiendo a una guerra en toda regla de las divisas, básicamente porque algunos países están “alterando” el tipo de cambio de sus divisas para de esta manera favorecer las exportaciones y crear una apariencia ficticia de que están saliendo de la crisis económica (por este hecho el euro está tan sobrevalorado).

Pero este hecho puede perjudicar gravemente a otros países. Un primer peligro está en que el euro siga revalorizándose a este ritmo mientras USA, China, Inglaterra y Japón siguen con las devaluaciones.

Este hecho implicaría que Alemania vería perjudicadas sus exportaciones, de manera que dejaría de tirar de Europa como motor económico y lastraría poco a poco al resto de países de la UE. Por ello, al ver Alemania cómo se reducen sus exportaciones y bajar su crecimiento económico, compraría menos a España, afectándonos a nosotros.

Además, casi la mitad de las exportaciones de España se realizan a USA, Inglaterra y China (países que andan devaluando sus divisas), con lo que muchas empresas españolas tendrían que bajar el precio de sus artículos para poder competir con las divisas devaluadas.

Al estar el euro tan alto y la libra tan devaluada, Inglaterra nos mandaría menos turismo porque les saldría muy caro viajar a España, y no olvidemos que Inglaterra es nuestro principal país exportador de turistas a España.

En principio, los países que devalúan sus divisas tienen a provocar un incremento de los precios (inflación). En la UE, al no haberse intervenido el euro, la inflación se ralentizará poco a poco.

¿Solución? El FMI, el BCE y el Banco Mundial están pidiendo a estos países que devalúan sus divisas queacaben con las políticasproteccionistas sobre los tipos de cambio y se acojan a lo aprobado en el año 2009 por el G20. La cita clave la tendremos en la reunión en Seúl los días 11 y 12 de noviembre.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea