Ismael De La Cruz

Informe de Mercados

Muchos inversores se preguntan que escenario es el más probable en los mercados bursátiles de cara a final del presente ejercicio 2010. Es cierto que existen muchas incertidumbres, desconfianzas y recelos, pero vamos a intentar dar nuestra opinión al respecto.

Tenemos 2 frentes:

1º) Cierre del año 2010 En principio, esperamos que el Ibex cierre de los 11.00 puntos hacia arriba sin llegar a sobrepasar los 11500 puntos. Previamente, seguramente asistamos a un recorte para poder coger el impulso definitivo en la recta final.

2º) Año 2011 Existen aún una serie de causas que hacen que no seamos muy optimistas a día de hoy:

– El BCE está cerrando el grifo de la liquidez al sector bancario europeo, le endurece las condiciones de crédito, se les exige un mayor aumento de las provisiones de morosidad, las solicitudes de hipotecas están muy bajas (es su principal fuente de ingreso), asistimos a una cruel guerra por captar pasivo de los clientes, etc, etc. Todo está hará que las cuentas trimestrales de los bancos se vean afectadas, así como sus resultados, y pueden lastrar a los índices bursátiles.

– El déficit de los países aún es elevado, incluso el de USa subió más de lo esperado en un principio. Con una balanza comercial negativa, el saldo importación-exportación no sanea la economía y favorece la economía sumergida.

– El índice compuesto de indicadores de la OCDE aún marca claramente señales de ralentización de la recuperación económica. Es más, en verano bajó por tercer mes consecutivo y se situó en 102,90 puntos, donde el nivel 100 marca la media de largo plazo. Se constata que los países con una mayor ralentización son Inglaterra, Italia, Francia, USA, Canadá y España, siendo Alemania el mejor parado.

-Los indicadores compuestos avanzados (miden por anticipado inflexiones en la actividad económica) retrocedieron en la mayoría de países.

– Las tasas de desempleo siguen siendo muy elevadas, y en países como España en el 2011 incluso se incrementarán ligeramente.

– Costará tiempo y esfuerzo conseguir que la confianza vuelva a instalarse entre los inversores. De momento prefieren el bono alemán a 10 años (Bund) y el oro.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea