Ismael De La Cruz

Informe de Mercados (08/05/2012)

putcall

Grecia y Portugal representan aproximadamente un 5% en el peso de la Unión Europea y aún así ya ven ustedes las repercusiones económicas que ha tenido (sí es cierto, debido a la fuerte exposición que los bancos de la zona euro tienen a los bonos de los países periféricos, precisamente los que están en más apuros).

Comprenderán por qué preocupa el tema de otros dos países con mayor peso en el seno europeo, España e Italia. Si España necesitase un rescate al estilo de Portugal o Irlanda podríamos estar hablando de 450.000 millones de euros, básicamente para cubrir el déficit, los vencimientos de la deuda de los próximos tres años y la ayuda al sector financiero.

Actualmente el Fondo de Rescate (FEEF) no podría cubrir semejante cantidad de dinero. Habría que recurrir al Mecanismo de Estabilidad Financiera (MEDE), el cual comenzará a actuar en el próximo mes de julio.

Al menos, gracias al bajo nivel de deuda pública, se podría incluso aguantar al menos un año con intereses de la deuda a diez años en la zona del 7%.

Cada día que pasa parece estar más cerca la salida de Grecia del euro. Personalmente no confío mucho en que el país cumpla el compromiso que alcanzó con la UE (para recibir a cambio más ayudas) de adoptar duras medidas de austeridad para recortar el elevado déficit público. ¿Y por qué? Pues porque tras los comicios del pasado domingo se observa una clase política helena dividida que dificultará la formación de una coalición sólida y firme que pueda, sin que le tiemble el pulso, aplicar las medidas de ajuste necesarias.

Estamos ante la serpiente que se muerde la cola. Grecia tendrá bastante difícil cumplir con sus compromisos adquiridos y la UE sabe que no puede permitirse el lujo de cesar en las ayudas  porque entonces los bancos no tendrían liquidez.

¿Que ocurriría si un país  abandona eu euro? el primer efecto negativo que surgiría sería una fuerte devaluación de la moneda nacional que se adoptase. Podríamos estar hablando de entre un 25% como mínimo y un 55% como máximo. Esa es la horquilla estimada en general para los países. En el caso de España, la estimación ronda el 32-36%. ¿Qué significa esto? Pues que al ser la peseta una moneda más débil que el euro, las personas perderían entre un 32% y un 36% de todo su dinero. Como verán, el primer efecto negativo es demoledor para empezar.

Adivinen cuál sería el único país que no sufriría devaluación… exacto, Alemania, porque su marco cotizaría por encima del actual euro.

El segundo efecto negativo sería una fuerte inflación que superaría el 10% sin problema durante unos años, entre 8 y 10 concretamente. Y no olvidemos que surgiría un corralito financiero para adaptar y cambiar los depósitos de euro a la nueva divisa.

Esto es en lo referente a las consecuencias que sufriría un país que salga del euro. Pero, ¿qué efecto tendría dicha salida para el propio euro? Personalmente creo que en el corto plazo veríamos mucha volatilidad y bajada del euro. Una vez asimilada la noticia, en el medio plazo veríamos a un euro alcista y más fuerte y sólido. Se recuperaría la confianza en la divisa comunitaria. Ya saben el dicho de que la propia naturaleza selecciona a los fuertes y elimina a los débiles para que éstos no sean una rémora para el desarrollo y crecimiento del resto.

La estructura de los mercados bursátiles continúa siendo bajista. En Europa, en intradía, vemos al futuro del Dax perdiendo su soporte de 6539 originando señal de bajadas y al futuro del Eurostoxx no poder con su resistencia de los 2254 puntos. Estos hechos, unido a que el el futuro del Bund está subiendo (ya saben que tienen correlaciones inversas), provocan que la sesión esté siendo bajista. 

En Estados Unidos, el futuro del S&P500 no puede superar la zona de los 1370 puntos, con lo que no puede activar una señal de impulso alcista y por tanto también retrocede.

En cuanto a swing (no intradía), hay varias claves a tener en cuenta. Por un lado que el futuro S&P500 de momento aguanta los 1340-1341 puntos, nivel clave que les vengo comentando semanas atrás. Por tanto, los mercados norteamericanos mantienen su tendencia alcista originada el pasado mes de octubre y mientras no suceda lo comentado no tendremos un primer síntoma de debilidad o agotamiento.

En cambio, en Europa, a diferencia de Estados Unidos, la tendencia es bajista (básicamente porque el tema macro está más deteriorado en el viejo Continente). Como les dije ayer, mientras el futuro Eurostoxx no rompa al alza la zona de los 2305 puntos no empezaré a pensar que la renta variable europea ha formado un suelo de mercado.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea