Ismael De La Cruz

Hablar es gratuito, pero creer todo puede salir caro

De momento el año va bien para los mercados y el viernes ayudó bastante, y eso que estadísticamente hablando los viernes suelen tener más malas que buenas noticias.

Fuente: Thomson Reuters

En Wall Street y en Europa siguen bastante entretenidos con la “porra” acerca de la posible recesión de Estados Unidos. Por ejemplo, Deutsche Bank ve el peligro de recesión en USA tan pronto como este año, ya que si el Gobierno sigue cerrado podría causar bastante daño. El banco germano le otorga un 20% de probabilidades a día de hoy.

Fuente: Reuters

En cambio, el modelo de recesión global de Ned Davis muestra un 92,11% de probabilidad de que estemos ya en una recesión…

Fuente: Ned Davis Research

Y atendiendo a New York Fed’s Research, la probabilidad de recesión en USA en los próximos 12 meses es del 21%.

Fuente: New York Fed’s Research

En este contexto, es una realidad que la Reserva Federal tiene muchos motivos para detener o al menos frenar los aumentos en las tasas de interés en el mes de marzo, más que nada para hacer balance de la economía. Pero una pausa, si bien está justificada, no significa que el ciclo de endurecimiento haya terminado, de hecho, la tasa de referencia de los fondos federales aún está por debajo de lo que la Fed considera neutral, y probablemente se necesiten dos aumentos más para llegar a ese nivel. La entidad está hasta de las intromisiones de Trump y de los inversores fuertes, por lo que lanzó un mensaje muy contundente: la política monetaria tiene que ver con la economía real, no con la economía financiera, así que el FOMC hará lo que crea que es más conveniente.

¿Y qué piensan los inversores individuales sobre el escenario en el que nos encontramos? En la última semana, el pesimismo, que se había mantenido en un alto nivel, se desplomó a su nivel más bajo en más de tres meses en la última Encuesta de opinión de AAII. Tanto el sentimiento alcista como el neutral subieron fuertemente:

– El sentimiento alcista (expectativas de que las acciones aumentarán en los próximos 6 meses, aumentó 5.4 puntos porcentuales a 38.5%. Este es un máximo de 9 semanas. El promedio histórico es del 38,5%.

– El sentimiento (expectativas de que las acciones se mantendrán sin cambios durante los próximos 6 meses) aumentó en 8 puntos porcentuales a 32.2%. El aumento puso el sentimiento por encima de su promedio histórico de 31.0% por 2ª vez en 10 semanas.

– El sentimiento bajista (expectativas de que las acciones caerán en los próximos 6 meses) bajó 13.4 puntos porcentuales a 29.4%. El promedio histórico es del 30,5%. La caída del pesimismo termina con un lapso de 13 semanas de lecturas por encima del promedio.

Como dato anecdótico, decir que el sentimiento de los consumidores en USA cae al nivel más bajo de la Presidencia de Trump…

Fuente: University of Michigan

Como es lógico, no podía dejar de hablar de la libra esterlina a tenor de todo lo que está sucediendo. Es cierto que el mercado en general (y un servidor en particular también), pensábamos que la divisa británica sufriría y caería tras la histórica (en sentido literal de la palabra) derrota de May en el Parlamento. Pero no fue así, al menos los días siguientes. ¿La razón? En mi opinión creo que los inversores están apostando cada vez más a que se verán obligados a posponer su salida programada para el 29 de marzo, aunque pocos tienen claridad sobre lo que eso significaría para el país a largo plazo. Así las cosas, creen que hay una gran probabilidad de una extensión del artículo 50 y eso significa que hay una mayor probabilidad de un Brexit más suave o incluso ningún Brexit. De momento, la UE estaría dispuesta a prorrogar el plazo hasta el año 2020.

El banco HSBC se está volviendo optimista con la libra, ya que piensan que hay una nueva probabilidad ahora de que tal vez no haya Brexit. Y es que la libra ha avanzado de manera constante durante las últimas cinco-seis semanas. La entidad bancaria cree que si se quedaran en la UE, la libra podría subir a 1.55 frente al dólar (eso representaría una ganancia de aproximadamente el 20% de los niveles actuales). En el caso de un Brexit blando, la libra podría subir a 1.37. Una salida sin un acuerdo implicaría una caída a 1.10. En cambio, el consenso en Wall Street es que la libra alcanzará 1.36 al final del año.

Esto que les acabo de comentar de predicciones de HSBC y de Wall Street, lo he puesto a modo de curiosidad, no se les ocurra hacerle mucho caso. Primero porque es una vanidad e incluso un ejercicio de irresponsabilidad decir a mediados de enero dónde acabará el año una divisa, y ya si nos referimos a la libra con todo lo del Brexit, ni les cuento. Es una auténtica lotería, porque en estos momentos no se puede descartar ningún escenario (nuevas elecciones, otro referéndum, acuerdo, salida sin acuerdo). Es más, es que aunque supiéramos exactamente lo que sucederá, es imposible hablar de niveles.

¿Le gusta el blog? Pues suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

A %d blogueros les gusta esto: