Las acciones europeas fueron las que más cayeron después de que las medidas políticas del Banco Central Europeo para contrarrestar el impacto del coronavirus decepcionaran a los inversores que ya se estaban tambaleando por la prohibición de viajar a Estados Unidos. El índice Stoxx Europe 600 cayó hasta un 10% después de la decisión del BCE de mantener los tipos sin cambios. Las Bolsas europeas han caído un 31% desde el máximo histórico del mes pasado, y la respuesta política mundial hasta el momento ha inspirado poca confianza en que las consecuencias de la propagación del virus sean contenidas.

La fuerte caída del Dow Jones éstas tres semanas ha llevado al índice a dejarse más de un -20%, por lo que según los cánones y la ortodoxia de las finanzas significa que entra oficialmente en tendencia bajista. Nunca me ha llegado a convencer mucho esta regla, pero entiendo que el sistema tenga que fijar algún % de caída para empezar a cambiar el chip.

Hoy escribí a primera hora de la mañana en Investing.com lo siguiente: «en Expansión comenté en enero que si la OMS declaraba oficialmente una pandemia, los mercados caerían entre un 10% y un 15%, pese a que se trata de una palabra y que conlleva la expansión geográfica del coronavirus. Pues bien, ayer llegó ese día, oficialmente ya estamos con una pandemia. Esto abre un nuevo escenario y el S&P 500 podría caer incluso a los 2.450-2.500 puntos, siendo dos sectores especialmente los más afectados: bancos por el recorte de tipos de la Fed y energéticas por la caída del crudo».

Pues bien, hoy al mediodía (hora española) abrió el S&P500 hundiéndose. en el momento de escribir éste artículo cae un -7,80%, teniendo el -10-15% cada vez más cerca…

Como les iba diciendo, el Dow Jones ha caído más del 20% desde su último máximo del pasado 12 de febrero. Partimos de la premisa de que las correcciones son comunes incluso durante los mercados alcistas y que se consideran normales e incluso saludables, además de que permiten a los a los inversores la oportunidad de comprar acciones a precios más bajos. En el S&P 500, ha habido 23 correcciones desde el año 1945 y 12 mercados bajistas. Si el S&P 500 entrara en un mercado bajista antes del 11 de abril, marcaría la caída más rápida registrada de un -20%. El último mercado bajista para el S&P 500 fue desde el 9 de octubre de 2007 hasta el 9 de marzo de 2009, cuando cayó un -56,8% en 17 meses, con la caída de la vivienda en Estados Unidos y la crisis hipotecaria.

Decir que, desde la Segunda Guerra Mundial, de media, los mercados bajistas han durado 14 meses, mientras que las correcciones del mercado han durado un promedio de cinco meses. La historia muestra que cuanto más rápido entra un índice en un mercado bajista, más corto tiende a ser su duración. ¿Y cuándo se considera que se ha salido de un mercado bajista? Pues al revés, cuando el índice ha subido un 20% desde los mínimos con ganancias sostenidas durante al menos un período de seis meses. De media, los mercados alcistas duran 4,5 años. El mercado bajista más corto para el S&P 500 fue en 1990. Duró casi tres meses, cayendo un -20% en ese período. El más largo duró -61 meses y terminó en marzo de 1942 acumulando una caída de -60%.

De media, un mercado bajista para el Dow Jones dura 206 días, mientras que el período bajista promedio para el S&P 500 es de unos 146 días.

El movimiento del Dow Jones también representa el segundo movimiento más rápido del índice para caer un -20%: 19 días. En noviembre de 1931, durante la Gran Depresión, el Dow Jones tardó sólo 15 días.

Dentro del Dow Jones, las compañías que más caen hoy son: Boing -51,1%, Dow -52,1%, American Express -39%. Dentro del S&P500 tenemos Norwegian Cruise -46,5%, Apache -37,4% y Kimco Realty -34,8%. Dentro del Nasdaq están Align Technology -22,3%, Expedia -21,9% y Western Digital -20%.

El índice Russell 2000 (pequeñas compañías de USA) se hundió más del 7% en las primeras horas de negociación,  borrando lo que era un gran repunte desde la victoria de Trump el 8 de noviembre de 2016 (cae un -31% desde el máximo de enero). Trump se ha jactado a menudo del rendimiento de las acciones durante su mandato y S&P 500 sigue subiendo más del 17% desde su elección a pesar de su reciente derrota.

Las acciones canadienses se desplomaron aún más después de reanudar el comercio tras una breve interrupción. El índice S&P/TSX cayó hasta un 11,2%, la mayor cantidad intradía desde mayo de 1940. Canadá parece estar al borde de la recesión mientras la economía recibe un doble golpe del coronavirus y de la caída de los precios del petróleo, aumentando la presión sobre el gobierno del Primer Ministro Justin Trudeau para que entregue un paquete de estímulo fiscal.

La Bolsa de Reino Unido sufriendo hoy la mayor caída intradía desde el año 1987 con el FTSE 100 cayendo un -10%. Entre sus compañías destacan hoy la caída de IAG con -10% porque su unidad española, Iberia, se verá afectada por la prohibición de viajar a Europa de Trump. EAl estar Reino Unido e Irlanda exentos, significa que British Airways y Aer Lingus se verán menos afectados. Por su parte, Carnival, cae un 21% después de anunciar que suspendía las operaciones de sus cruceros por dos meses.

La caída de las acciones de los mercados emergentes de Asia no levantan tampoco el vuelo. Después de que la mayoría de los indicadores entraran en territorio bajista en las últimas semanas, ahora la caída está provocando que se active el mecanismo circuit breaker, como fue el caso en Filipinas y en Tailandia (esta misma semana también sucedió en Brasil y en Wall Street). Las monedas de allí también fueron golpeadas duramente, máxime el bath y la rupia, que tienen el peor rendimiento este año en Asia.

Hasta ahora hemos visto numerosas medidas de relajación por parte de los bancos centrales, pero los mercados aún no han respondido positivamente, ya que aún no hemos visto, fuera del presupuesto del Reino Unido ayer, la respuesta fiscal que se espera. Es posible que las medidas fiscales y monetarias sólo ayuden a paliar los efectos de la paralización generalizada de la actividad económica a causa de la pandemia, dejando a los inversores pocas opciones, salvo esperar a que el propio virus disminuya.

Otra cuestión no menos importante, el empeoramiento de los precios del petróleo está llevando a las reservas energéticas de los Estados Unidos a su nivel más bajo en 16 años. El índice de energía cayó más de un -10% a su nivel más bajo desde marzo de 2004, ya que el crudo perdió cerca de un cuarto de su valor. El sector ha sido uno de los más afectados, ya que la pandemia del coronavirus reduce las perspectivas de la demanda, mientras que Rusia, Arabia Saudí y otras naciones de Oriente Medio se esfuerzan por aumentar la producción.

Los rezagados del jueves incluyen a Marathon Petroleum Corp., Apache Corp., Oneok Inc. y Occidental Petroleum Corp., todos con una caída de al menos un 15%. Apache Corp. se convirtió en el último productor de petróleo de esquisto de los EE.UU. en recortar sus dividendos y reducir el gasto de capital después de la enorme caída de los precios mundiales de esta semana.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.