Prepárense, aunque creo que ya lo están tras la «matraca» con la que nos llevan inundando los medios de comunicación, porque se van a cansar de escuchar una y otra vez hablar sobre la esperada recuperación económica tras la crisis originada por la pandemia del Covid 19.

Escucharán diversas teorías, opiniones y mucho de ello en realidad lo que esconderá implícitamente será más un deseo, un anhelo, que una visión objetiva del tema. Unos abogarán por una recuperación en forma de V, otros en forma de L, incluso tenemos la alternativa de en forma de raíz cuadrada. Pero aquí no acaban las opciones.

En efecto, si analizamos a una serie de países dela eurozona podemos observar que están dibujando una W, lo que implicaría uno de los peores presagios y escenarios, es decir, una doble recesión económica. Y es que después de un intenso crecimiento durante el 3º trimestre del ejercicio, estamos ya inmersos en la segunda ola del coronavirus y las medidas de confinamientos y restricciones se están volviendo a imponer en varios países, de momento a nivel local, pero tarde o temprano asistiremos ineludiblemente a cierres generales, con lo que el consumo se verá gravemente afectado.

El caso de España es uno de los más delicados, no en vano todo apunta a que la contracción en el último trimestre del año será más fuerte que en el resto de países de la eurozona. Otros países como Francia y Portugal también tendrán que hacer frente a una contracción, aunque será menos intensa que la española (recordemos que en el primer trimestre, el producto interior bruto español cayó -5,2%, algo menos que Francia -5,9% e Italia -5,5%, pero en el 2º trimestre el PIB de España se hundió -17,8%, más que Francia -13,8% e Italia-13%).

Europa (y sobre todo España) se enfrentarán a un aumento considerable de insolvencias y una fuerte subida de la tasa de desempleo éste año y buena parte del próximo. Además, por si algún despistado no se ha dado cuenta todavía, en nuestro país tenemos dos millones y medio de personas desempleadas ocultas, porque la prórroga de los ERTES sólamente en una serie de circunstancias concretas va a originar que se incrementen las cifras oficiales de desempleo, puesto que hasta éste momento los empleados acogidos a ERTE no constan como desempleados. Así pues, imaginen a esos dos millones y medio de «parados» pasando a ser oficialmente parados de verdad. La previsión de desempleo a final de éste ejercicio se sitúa entorno al 20-23%. Todo resultado de un cocktail explosivo entre la incertidumbre política y una debilidad que ya venía arrastrando nuestra economía, han hundido la contratación un 30%, el triple de lo que cayó en el mismo periodo inicial de la crisis de 2008 (entre junio y septiembre cayó un 10%).

Esperen, que la cosa no acaba aquí. Prepárense también para un considerable aumento del concurso de acreedores para el 2021. ¿Por qué? Pues porque el Gobierno aprobó un decreto ley que paraliza los concursos de acreedores hasta el 31 de diciembre. No hace falta que diga más, ¿verdad?

De momento, es hablar por hablar el tema de cuándo los Gobiernos empezarán a retirarlas medidas, porque ésto no ha hecho más que empezar, es como si en un restaurante nos atiende el camarero y lo primero que le decimos es qué hay de postre, cuando todavía tendríamos que preguntar, pedir y comer el primer y segundo plato. Pero es cierto que el tiempo corre en contra, ya que mientras tanto la deuda pública se dispara.

El FMI estima que este año, el coronavirus tendrá un impacto en la economía mundial 44 veces superior al de la crisis financiera de 2008-2009.

La idea es que nos esperan semanas y meses muy duros, con un grave empeoramiento de la crisis sanitaria, con cierres y confinamientos, con lo que la crisis económica se intensificará y los activos refugio seguirán en auge, sobre todo el oro y el franco suizo. BNP Paribas Asset Management ha recurrido a los derivados para protegerse de una caída de la renta variable estadounidense. Para Citigroup, el dólar australiano es la herramienta preferida para proteger las posiciones de inversión antes de las elecciones estadounidenses.

El Ibex 35 tiene el problema de su exposición en bancos y ocio, sectores más lastrados por la pandemia, y además el sector de las farmacéuticas que está que se sale (el Nasdaq Biotechnology Index formado por 200 compañías del sector cotiza en máximos históricos) apenas tiene peso en el selectivo español, sólo un 3%, no como en el caso de  Wall Street.

La temporada de resultados trimestrales seguirá ésta semana. En Estados Unidos le toca el turno a Netflix, Philip Morris, Procter & Gamble, Verizon, Morgan Stanley, Microsoft, Harley-Davidson, Kimberly-Clark, AT&T , NextEra Energy , Intel, McDonald’s, Coca-Cola, eBay, American Express , Visa , American Airlines Group, Nasdaq, Boeing, PayPal, Amazon, Hilton Worldwid, Twitter y DowDuPont.

Por su parte, en Europa será el turno de Tele2 , Husqvarna , Volvo , UBS, Saab , Randstad , Iberdrola, Dassault Systemes , Enagas, Daimler , Schindler Holding , Barclays y Banco de Sabadell.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.